Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

martes, 28 de noviembre de 2017

EXALTACIÓN DEL MUNDO ZARISTA. (UNA NOTA BREVE)

 DESDE CATALINA LA GRANDE A LA RUSIA ACTUAL

EXALTACIÓN DEL MUNDO ZARISTA.  (UNA NOTA BREVE)


La grandeza de una nación, más propiamente de un pueblo, no son palacios suntuosos como los que erigió y ostentaba el zarismo explotando sin misericordia a los pueblos de Rusia, cuyo territorio con razón fue llamado cárcel de pueblos.

Mas ahora existe una fuerte y creciente tendencia a resaltar el Imperio Zarista, pintándosele como época de magnífico desarrollo cultural, sin acusar que ello se hizo a costa de explotar sobremanera a la población de la Rusia de ese entonces y, por consiguiente, a someter sobre su territorio a los rusos y no rusos que constituyeron la mayoría aplastante de sus habitantes. Hablar ignorando esta realidad es engañar al mundo con palacios majestuosos y al máximo suntuosos, y pasar por alto que la cultura de ayer hoy y mañana es creación de pueblos no de élites.



A manera de ilustración, leamos la siguiente información sobre lo que fue en verdad la Rusia zarista:

“El Imperio del Zar distaba mucho de ser un Estado nacional, en el sentido de un Estado homogéneo. Era un Estado plurinacional en el que la nacionalidad rusa era la dominante y sometía a las demás nacionalidades a la más feroz opresión; un Estado centralista que practicaba la rusificación a ultranza y la explotación más brutal, asfixiando cualquier tipo de manifestación cultural o lingüística que no fuera la rusa. El ruso se imponía en la escuela, en el ejército y por supuesto en toda la administración, mientras que la Iglesia imponía la religión ortodoxa, ejerciendo de "policía espiritual".

“Según el censo de 1897, el último realizado bajo el Imperio Ruso, sobre una población de 129 millones de habitantes sólo 55,6 millones eran rusos, es decir, un 43% del total. Sin embargo la lengua rusa, la religión ortodoxa oficial y la administración zarista se imponía al resto de la población no rusa, el 57%, compuesta por decenas de nacionalidades y grupos étnicos: Ucrania, con 22,4 millones de habitantes; Rusia Blanca, con 5,9 millones; Polonia, con 7,9 millones; Finlandia, con 2,1 millones; Lituania con 1,6 millones; Letonia, con 1 millón; 5 millones de judíos; el Cáucaso albergaba una verdadera amalgama de pueblos llegando a 5 millones de habitantes; los pueblos turco-tártaros sumaban 13 millones; los de origen finlandés eran 4 millones; 100 mil moldavos; 1,8 millones de alemanes, etc.

“El zarismo a menudo recurría al exterminio de poblaciones enteras, especialmente en el Cáucaso. También, para afianzar su dominio, utilizaba habitualmente la política del "divide y vencerás", fomentando el odio entre diferentes nacionalidades, llegando a organizar directamente progroms (limpieza étnica) contra los judíos. La opresión nacional en la Rusia zarista fue más brutal que la existente en los países vecinos debido a las exigencias del enorme aparato estatal ruso y el atraso de la población, mayoritariamente compuesta de campesinos pobres, y analfabetos.” (1)

Ahora aparecen, pues, los que se encargan de exaltar al imperio zarista, en detrimento de la inmensa obra económica, política, ideológica y cultural, creada por el esfuerzo de todos los pueblos rusos y no rusos en los tiempos de la URSS que fundara Lenin. Una muestra palpable de esa pretensión tan deplorable es la que presentamos a continuación:

“Para construir la Rusia moderna, la emperatriz Catalina II –también conocida como Catalina la Grande– decidió convertir su capital, San Petersburgo, en el centro cultural más importante del mundo. Para ello enraizó el país en su base cultural ortodoxa, desarrolló el uso de la lengua francesa e invitó a su corte a los intelectuales y artistas europeos más sobresalientes de su tiempo, sin importarle que fuesen católicos, protestantes u ortodoxos, o incluso musulmanes.”

“Franceses y británicos rechazaron aquel sueño durante la guerra de Crimea, en 1853. También lo negaron los bolcheviques, quienes rechazaban la importancia de la ortodoxia en Rusia. En 1918, los bolcheviques le hicieron el juego a Mustafá Kemal Ataturk, por cuenta del traficante de armas Alexander Parvus, mecenas de Lenin.

“El sueño de Catalina La Grande ha tenido que esperar hasta el año 2017 para alcanzar un comienzo de realización. El presidente Putin recuperó Crimea y liberó Siria –no de los otomanos sino de los yihadistas entrenados, armados y dirigidos por Francia, el Reino Unido y Estados Unidos. Rusia se ha convertido en la potencia protectora de todas las poblaciones, independientemente de la religión que profesen, desde las riberas del Nilo hasta los montes Elburz””

“El despertar de la cultura ortodoxa tendrá importantes consecuencias en Europa. Históricamente, ese continente ha estado dividido en una zona oeste, católica y protestante, y el este ortodoxo. En el oeste de Europa, las poblaciones hablan con Dios y negocian con Él. En el este, el hombre se somete a Su Grandeza y se le adora.” (2)

A groso modo, tras lo que hoy se expresa se esconden ideas tales como que el zarismo es lo mejor que le ha pasado al pueblo ruso; y que la Revolución de Octubre y la existencia de la URSS no son fenómenos que puedan estimarse positivos para Rusia y sus pueblos. 



(2) Thierry Meyssan. De Catalina La Grande a Vladimir Putin. http://www.voltairenet.org/article198911.html

1 comentario:

  1. ES LA DERECHA AL LADO DEL PRESIDENTE PUTIN, Y LOS DESENTIENDES DE ESTA FAMILIAS, DISQUE DE LA NOBLEZA RUSA, ANTES DE LA CAIDA DEL ZAR ALEJANDRO II, QUIEN EN AQUELLA ÉPOCA ERA PRIMO HERMANO DEL REY DE INGLATERRA, Y PRIMO HERMANO DEL EMPERADOR DE ALEMANIA, LA REINA VICTORIA ERA LA ABUELA DE LOS TRES MENCIONADOS.
    EN OCTUBRE DE 1917, UNA DE LAS MAS GRANDES EN EUROPA EN EL SIGLO XX.

    ResponderEliminar

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total