Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Apuntes en torno al imperio incaico o Tahuantinsuyo


AL RESCATE DE NUESTRAS CULTURAS
Apuntes en torno al imperio incaico o Tahuantinsuyo
Manuel Moncada Fonseca

Primera entrega
                  
Breve presentación

Como ocurre con numerosas culturas, el origen de la etnia incaica se contempla tanto desde un plano histórico (fundado en hallazgos arqueológicos y documentales de los siglos XVI y XVII), como místico. Ambos tipos de fuentes coinciden en que el valle de Huatanay que atraviesa el valle del Cuzco, fue poblado desde antes que a él llegaran los incas, procedentes del sur, a fines del siglo XII de nuestra era.

Dos leyendas sirven de base para explicar el origen de esta singular cultura: la del dios Sol (Inti) y la de la diosa Luna (Quilla), quienes pese a que, según la profecía, no podían encontrarse, llegarían  a amarse y, de ahí, nacerían un niño y una niña, en el lago Titicaca. Un día la tierra se oscureció y la pareja pudo, al fin, realizar su idilio. Nacieron Manco Cápac y Mama Ocilo. Inti le dio a él la orden de adiestrar a los ignorantes en el cultivo de las plantas y en la crianza de animales; a ella, que enseñara a las mujeres a hilar y tejer, a trabajar en el hogar y conocer las labores domésticas. Y, a ambos, la tarea de llevar “la luz del conocimiento a los hombres”, así como Ilustrarlos “en la verdadera religión” y darles leyes y orden, “pues sin leyes ni orden no hay vida en la tierra”.1

Amplio imperio forjado a lo largo de una centuria

Aterrizando en lo histórico, hacia el año 1200 de nuestra era, tras penetrar el Cuzco y someter a una serie de pueblos, tribus quechuas crearon, en menos de una  centuria, un estado conocido, a partir del siglo xv, como imperio incaico, por el nombre de la tribu que lo forjó. Tuvo una extensión de cuatro mil kilómetros entre los andes y el pacífico. A los pueblos sometidos se les obligaba a aprender el quechua, lo que tenía por objeto mantener la unidad del imperio.2 A este propósito servía asimismo el ejército, cuya misión consistía no sólo en conquistar nuevos pueblos y tierras, sino también en mantener la obediencia de las tribus conquistadas que se levantaran en armas contra el estado incaico.3

El imperio de Tahuantinsuyo, compuesto por “cuatro países de la luz unidos entre sí” (Antisuyo, Contisuyo, Chinchaisuyo y Collasuyo), fue el más grande y antiguo imperio desarrollado en el continente americano. Tuvo por sede la ciudad del Cusco, cuyos asentamientos están situados  entre los 3.000 y 3.200 msnm. La misma se convirtió en El Dorado de los conquistadores españoles.4 El imperio tenía una población calculada entre 10 y 15 millones de habitantes. Antes de la conquista española, ocupaba una parte significativa de los actuales territorios de Argentina, Bolivia, Chile, las regiones del sur de Colombia, Ecuador y Perú.5 Poseía una enorme red vial y postal que posibilitaba dirigir a su enorme población.

Se estima que dicha red,  Capac Ñan o Gran Camino, poseía una extensión, según algunas fuentes, de unos 15 mil km  que, por su calidad, superaba los caminos del imperio romano.6 Fuentes más recientes, calculan la extensión de la misma en 23.000km, llegando hasta lo llanos de Venezuela;7 en cambio, para otros autores, el sistema de carreteras de los incas totalizó unos 40 000 km.8

Reviste mucha importancia la siguiente valoración del Capac Ñan; a saber que “mientras los europeos viajaban por senderos llenos de fango y de lodo, los peruanos ya caminaban por carreteras que no tenían ningún parecido en otro lugar, no existía nada en Europa o Asia, que pudiera servir de comparación.”9 La red fue utilizada básicamente, uno, en función del rápido desplazamiento de sus ejércitos por todo el imperio y, dos, como medio de comunicación para los  rápidos servicios de Chasquis o mensajeros.10 La red vial obedecía únicamente a los fines del gobierno central, servía para “comunicar las decisiones del Inca a las demás ciudades.”11

Tanto las leyendas como las crónicas coinciden en que los incas fueron trece: Manco Cápac, Sinchi Roca, Lloque Yupanqui, Mayta Cápac, Cápac Yupanqui, Inca Roca, Yáhuar Huaca, Huiracocha, Pachacútec, Túpac Yupanqui, Huayna Cápac, Huáscar y Atahualpa.12

El primero de ellos, Manco Cápac,  según transmite el Inca Garcilaso de la Vega,  “yendo poblando sus pueblos, juntamente con sus enseñanzas á cultivar la tierra á sus vasallos y labrar las casas, y sacar  acequias y hacer las demás cosas necesarias para la vida humana, les iba instruyendo en la urbanidad, compañía y hermandad, que unos á otros se habían de hacer, conforme á lo que la razón y la ley natural les enseñaba, persuadiéndolos con mucha eficacia, que para que entre ellos hubiese perpetua paz y concordia, y no naciesen enojos y pasiones, hiciesen con todos los que quisieran que todos hicieran con ellos; porque no  se permitía querer una ley para sí y otra para los otros.” Y llamó a sus descendientes a “que fuesen mansos y piadosos que redujesen a  los indios por amor, atrayéndolos con beneficios y no con fuerza, que los forzados nunca les serían buenos vasallos…”13   




[1] Wikipedia. “Origen de la etnia incaica”. https://es.wikipedia.org/wiki/Origen_de_la_etnia_incaica
[2] Wittman, Tibor; Kiadó, Corvina. Imprenta Athenaeum, Hungría, 1980. p. 39.
[3] Gavricov, YP. Perú: De los incas hasta nuestros días. Obra en ruso. Editorial “Ciencia”. Moscú,  1977. p. 17.
[4] HISTORIA DEL IMPERIO INCA o TAHUANTINSUYO. http://www.enjoy-machu-picchu.com/machu-picchu/historia-machu-picchu-historia-tahuantinsuyo.php
[5] Gavricov, YP. Ibíd. pp. 12-13.
[6]  Ibíd.  p. 18.
[8] Coe, Snow, Benzon. Altas cultural de la América Antigua. Civilizaciones Precolombinas. Editorial Óptima, sfe. p. 201.
[11] Historia del Perú. “Sistema Vial en el Tahuantinsuyo”. http://historiaperuana.com/periodo-autoctono/sistema-vial-tahuantinsuyo/
[12] HISTORIA DEL IMPERIO INCA o TAHUANTINSUYO. Ob. cit

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total