Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

lunes, 6 de julio de 2015

LAS MEDIAS VERDADES DE UN EXASESOR DE OBAMA

LAS MEDIAS VERDADES DE UN EXASESOR DE OBAMA [1]
Manuel Moncada Fonseca 

I. En principio, es aceptable el cambio aquí, allá, en todas partes. Sólo que debe obviarse el pregonar del cambio por el cambio; aquél que conviene a los pocos de allá, pero no a los muchos de acá. Es lo que debemos sostener frente a esta afirmación de Dan Restrepo, exasesor de Obama: “Tanto América del Norte como América del Sur tienen que cambiar su mentalidad si quieren restablecerse y profundizarse las relaciones entre ambas”. ¡Aplausos!

II. Luego viene este viraje engañoso: su reconocimiento a “las críticas hacia EEUU”; para negarlo de inmediato agregando que “existía la tradición de echarle la culpa a los EEUU por todos los problemas de la región y a la vez pensar que todas las respuestas a esos problemas debían venir de los EEUU”. No es creíble un planteo que coloca en el mismo nivel los errores de EEUU y los de América Latina. Ello equivale a negar las críticas hacia el primero. Recuérdese: las relaciones que el mismo ha mantenido con América Latina se han expresado en vasallaje, maltrato y saqueo. No ha habido en la región, ni ayer ni hoy, ni dictaduras entreguistas, ni golpes de estado que no se urdieran por Washington. Tampoco ha dejado de sentirse su chantaje económico, político, militar, ni sus amenazas, contra los países de  nuestra región; Bolivia, Ecuador y Venezuela, por ejemplo.

III. De conjunto, se impone así que el cambio esperado debe partir no de América Latina -que por sí misma está cambiando obedeciendo a sus propios intereses- sino de EEUU. Esto debe traducirse en respeto a la independencia, soberanía y autodeterminación de nuestras naciones. Por lo demás, está claro que ello no puede ocurrir de la noche a la mañana. Pero, léase atentamente esta perla: “El cambio más profundo en los dos últimos mandatos de Obama” ha sido el “de una mentalidad de dueño a la mentalidad de socio”. Nuevamente: ¡Aplausos!  

IV. La experiencia histórica del continente americano demuestra que EEUU jamás ha visto a sus vecinos, ni como socios, ni como hermanos. Desde el nombre dado a esta nación antes de volverse efectivamente independiente del dominio británico; pasando por las disputas con sus primos ingleses de los territorios latinoamericanos, sus riquezas y sus mismos pobladores; su conducta entrometida, intervencionista y guerrerista contra lo que aún llama su patio trasero; hasta sus posiciones abiertas o solapadas en contra de los países más independientes de la región y el fomento de la desunión de nuestras naciones a través de la Alianza del Pacífico, la USAID, sus embajadas y múltiples ONG; más sus bases militares en la región; nada muestra la voluntad yanqui de vernos como socios. Obama no ha renunciado a la idea de que América Latina le pertenece a su país...  

V. No en vano, pese a la promesa del mandatario yanqui de cambiar de fondo sus relaciones con Cuba, según sus propias declaraciones, “ningún cubano debe ser víctima de acoso, arresto o golpizas sólo por ejercer el derecho universal de hacer que su voz se escuche”. Y, en esa tónica, promete que EEUU continuará “apoyando a la sociedad civil allí”; y que en la Cumbre de Las Américas insistiría en que la misma “se nos una para que sean los ciudadanos, y no sólo los líderes, los que conformen nuestro futuro.” “Washington aspira”, -continúa- a la “instauración de la sociedad más adecuada a los intereses de EE.UU. y la apertura de las inversiones norteamericanas para la isla más grande del Caribe, lo que pudiera significar mucho para las compañías norteamericanas.”[2] 

VI. Volviendo a las declaraciones de Restrepo, es demagógico que diga que por la población latina que EEUU posee, forma parte de las Américas, cuando el odio racial contra los latinos y los negros, en su propio territorio, está volviéndose una pandemia. Nada se hace, pues, por reformar el sistema migratorio de EEUU. Para “arreglarlo”, eso sí, se espera el voto pleno de la comunidad latina “a quienes apoyan una reforma migratoria”. Por tercera vez: ¡Aplausos! 

VII. Concluyamos. Restrepo dice que Venezuela y el ALBA “no quieren ser socios de EEUU”. En sus declaraciones, se lleva de encuentro a Cuba y Brasil. Y, cínicamente, cierra con estas palabras: “Francamente, la respuesta estadounidense es que es un problema de ellos y no un problema de nosotros”. Como repuesta, digamos que las posibilidades de que entre EEUU y la región se establezcan relaciones mutuamente fructíferas han dependido, dependen y seguirán dependiendo, en lo primordial, de que el yanqui deje de ser interventor y se vuelva, sino un amigo, un socio confiable de Nuestra América. Pero ¿quién puede creer que ello sea posible, si bajo el pretexto de los derechos humanos, supuestamente maltratados en Venezuela y en otras partes del orbe, EEUU continúa mostrando su naturaleza pérfida con el eufemismo de que seguirá alzando su vos en pro de ello?

[1]América tiene que cambiar su mentalidad, según exasesor de Obama http://mundo.sputniknews.com/politica/20150529/1037861517.html#ixzz3efuMFW00
[2] Obama. “En aquellos aspectos en los cuales no coincidimos, abordaremos esas diferencias directamente”. http://www.granma.cu/mundo/2014-12-17/en-aquellos-aspectos-en-los-cuales-no-coincidimos-abordaremos-esas-diferencias-directamente?page=6


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total