Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

lunes, 29 de junio de 2015

A PROPÓSITO DEL DÍA DEL MAESTRO

A PROPÓSITO DEL DÍA DEL MAESTRO
Por Manuel Moncada Fonseca

Hoy 29 de junio, se celebra en Nicaragua -y no sabemos en cuántas partes más- el día del maestro, sinónimo inequívoco de educador. Agradecemos a las personas que nos han felicitado por este día.

No obstante ello, deseamos y debemos decir, así sea someramente, algunas cosas respecto a estas dos palabras que, lamentablemente, suelen confundirse con la mera enseñanza de cosas y la instrucción.

A nuestro entender, se educa, no tanto por lo que se enseña, como por los valores sociales transmitidos.

Se educa no porque se instruya en algo o para algo, sino por vocación.

Se educa no simplemente en función de egresar profesionales de uno u otro campo científico...

Se educa, primordialmente, en función de formar a seres humanos sensibles; capaces de indignarse ante las injusticias mayores o menores que se practican en el mundo; de celebrar los alcances libertarios de los pueblos, incluyendo, desde luego, sus saberes y sus profesiones.

Por consiguiente, poco o nada sirven los conocimientos y las tecnologías cuando no están puestos al servicio de la humanidad.

Dicho de otra manera, educar sin vocación, sin sentimiento, sin la pasión necesaria, sin que, por tanto, estén presentes verdaderos valores humanos, como la hermandad, la solidaridad y la integración real entre las naciones; por mucho saber e instrucción que se transmitan, es un contrasentido, una aberración.

Y no nos referimos, precisamente, a educar en buenos modales, porque éstos pueden estar abundantemente presentes entre los llamados pudientes- sino en humanismo a toda prueba.

Como dijera Juan Jacobo Rousseau (Suiza 1712, Francia 1778), en el prefacio de su “Emilio”, refiriéndose a la educación:

“…a pesar de tantos escritos que sólo tienen, según se dice, por finalidad la utilidad pública, la primera de todas las utilidades, como es el arte de formar a los hombres, permanece todavía olvidada”.


El Che lo expresa de esta forma:

“...sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total