Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

viernes, 19 de junio de 2015

El yanqui de ayer es el yanqui de hoy…

El yanqui de ayer es el yanqui de hoy…
Manuel Moncada Fonseca

"Cuba no se ha rendido, ha resistido, pero ¡vamos ahora contra Venezuela! Porque Venezuela no es Democrática; con 20 Elecciones, y no es Democrática. Porque Venezuela ahora es el diablo, ahora es el malo, porque les está llevando un Ejemplo de Solidaridad a los Pueblos de Nuestramérica. Entonces, un golpe por aquí, y una mano por acá... "Presidente Daniel Ortega Saavedra[1] 

I. La naturaleza humana es contradictoria, como todo lo existente. Así, amén del afán por competir, en ella también está presente, como práctica y aspiración, la solidaridad. Lo primero ha prevalecido desde que se originaron el patriarcado, la propiedad privada y el estado, impuesto por los opresores a todos los demás. Lo segundo ha existido abundantemente entre los pueblos, pero el dominio global ha tratado de ocultarlo a la vista de todos. La guerra mediática juega, pues, contra la humanidad, no la soslayemos. Debe lograrse que lo instintivo pase a segundo plano, para que prevalezca la solidaridad. 

II. La guerra fría no creó las contradicciones antagónicas, sino el capitalismo y los sistemas sociales que le antecedieron, con los que tiene en común la explotación del hombre por el hombre. El fundamento real de esta última es, insistimos, el predominio de la propiedad privada sobre los principales medios de producción y de vida. Ahí radica la fuente de los grandes conflictos que nos dividen hasta hoy.  

III. La Comuna de París (1871), la Revolución de Octubre (1917), revoluciones como la Cubana (1959), la Boliviana (2005); la Ecuatoriana (2007); la Nicaragüense (1979), la Venezolana (1999), han sido la repuesta de los pueblos a las injusticias sin nombre del capitalismo; sin hablar de otras verdaderas revoluciones en el resto del mundo. Por eso, Fidel sostiene que “los pueblos son como volcanes: se encienden solos”. Mas esto no se relaciona con las atroces “revoluciones naranjas” de manufactura occidental; ni con la Ucrania fascista de igual origen; ni tampoco con la promoción del narcotráfico y el terrorismo globales, como los de México y Colombia, también promovidos por Washington y sus secuaces en el orbe. Menos que tenga que ver con el propósito de provocar un genocidio con ántrax en Corea del Norte; o usar a Ucrania y a otros países que formaron parte de la URSS o del campo socialista para cercar y tratar de destruir a Rusia y a China. 

IV. No seamos ilusos. EEUU quiere el fin del socialismo en Cuba; practica la tortura y realiza experimentos con personas como política oficial en su propio territorio y, ya no se diga, fuera del mismo. No obviemos estas realidades cuando se evidencia tan profusa y persistentemente que el yanqui de ayer es el yanqui de hoy; eso sí, mucho más agresivo y peligroso; pero este concepto no designa al pueblo estadounidense, sino a sus gobernantes. Con propiedad, parlamentarios,  intelectuales y luchadores sociales de América Latina, El Caribe y Europa declararon, en Bruselas, su “rechazo a la ofensiva del capital, en la llamada Doctrina Obama [...] que enmarca las nuevas reacciones del imperialismo a través de una geopolítica del miedo, que amenaza en términos políticos, económicos y  sociales a todo el mundo y particularmente a los pueblos y fuerzas insurgentes de Nuestra América y  Europa…[2]

V. El Presidente Daniel Ortega, en la cumbre de Las Américas de marzo pasado, expresó que el antiexpansionismo, en lo que a Centroamérica respecta, no nace con la Revolución de Octubre de 1917, sino con la intervención filibustera de William Walker contra esta región y, en particular, contra Nicaragua (1856-1857). Los yanquis no cambian, acusó, muestran un gesto con Cuba, y una amenaza contra Venezuela que también envuelve a Nuestra América entera. misma que recuerda la Nota Knox de 1909 que EEUU esgrimió para obligar a José Santos Zelaya a renunciar.[3]

VI. El conflicto este-oeste, la guerra fría como se le llamó, fue expresión del antagonismo entre el capitalismo y el socialismo. Ese conflicto lo inició EEUU en agosto de 1945, cuando queriendo chantajear a la URSS, le mostró a ésta su poderío atómico, mas no en su territorio, sino en el de dos ciudades japonesas, Hiroshima y Nagasaki. Y toda la carrera armamentista que se desató a partir de entonces fue, siempre, iniciativa de los yanquis. Los soviéticos no hacían más que responder a ella para no verse sometidos a exterminio. Lo mismo está ocurriendo en la actualidad. El Club Bildelberg está maquinando más acciones contra la humanidad. ¡Alerta!  


[1] Palabras de Daniel Ortega en la Cumbre de Las Américas. Marzo de 2015. Video.
[2] Radio Mundial. “Intelectuales y luchadores sociales rechazan injerencia en procesos de cambio de Latinoamérica (+Declaración). http://www.radiomundial.com.ve/article/intelectuales-y-luchadores-sociales-rechazan-injerencia-en-procesos-de-cambio-de
[3] Discurso del Presidente-Comandante Daniel en la VII Cumbre de las Américas (12/04/2015) (Texto íntegro) http://www.lavozdelsandinismo.com/nicaragua/2015-04-12/discurso-del-presidente-comandante-daniel-en-la-vii-cumbre-de-las-americas-11042015-texto-integro/

4 comentarios:

  1. Muchas gracias por el comentario. Saludos fraternos.

    ResponderEliminar
  2. Fatalmente, el sionismo domina al mundo occidental teniendo como base la religión, la cual le permite manipular a la gente más pobre que somos la inmensa mayoría, ni hablar de las entidades financieras, petroleras, mineras, farmacéuticas, alimentarias, etc. en manos de los judíos sionistas. En la China no pudieron infiltrarse, gracias a ello esta gran nación ha tenido un desarrollo excepcional en tan corto tiempo y, ahora, se codea de igual a igual con EE.UU. tanto militarmente como económicamente; lo que ha permitido junto a Rusia encontrar el equilibrio en la geopolítica mundial: EE.UU. y su OTAN vs China y Rusia.-

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por el comentario Armando Leon

    ResponderEliminar

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total