Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

domingo, 14 de diciembre de 2014

Desmintiendo lo que dicen dos periodistas españoles sosteniendo algo que no expresamos en torno al canal

Sesgos mercenarios de un par de periodistas
Desmintiendo lo que dicen dos periodistas españoles sosteniendo algo que no expresamos en torno al canal
Manuel Moncada Fonseca

Con el Sandinismo en el poder, jamás nos hemos opuesto, en sentido alguno, a la construcción del canal interoceánico sobre territorio nicaragüense. Y debe saberse que fue Sandino el claro inspirador del mismo:

“La civilización exige que se abra el Canal de Nicaragua, pero que se haga con capital de todo el mundo y no que sea exclusivamente de Norte América, pues por lo menos la mitad del valor de construcción deberá ser con capital de la América Latina y la otra mitad de los demás países del mundo que deseen tener acciones en dicha empresa [...] y Nicaragua, mi Patria, recibirá los impuestos que en derecho y justicia le corresponden, con lo cual tendríamos suficientes ingresos para cruzar de ferrocarriles todo nuestro territorio y educar a nuestro pueblo en el verdadero ambiente de democracia efectiva y así mismo seremos respetados y no nos miren con el sangriento desprecio que hoy sufrimos.” [1]

Sin embargo, una periodista española que se presentó ante nosotros como freelance nos pidió información al respecto del asunto y se la brindamos, pero alevosamente, la tergiversó. No le facilitamos otra cosa que un conjunto de vínculos que tratan sobre el tema, lo que acompañamos de una breve opinión personal en torno al mismo.

Les presentamos la correspondencia que sostuvimos con ella:

MENSAJES DEL 30 DE OCTUBRE

1. Primer mensaje de la periodista:

"Estimado Manuel, soy (…)* periodista freelance española. Coincidí contigo hace muchos años en Nicaragua... Y desde entonces me llegan tus correos. ¿Cómo te va todo?

Me pongo en contacto contigo porque voy a realizar un reportaje/análisis, junto con el periodista [omitimos también este nombre] (en copia), sobre la construcción de un canal interoceánico en Nicaragua para el medio online www.esGlobal. La idea es hacer un repaso histórico (cómo fue Nicaragua, siempre la primera opción para Estados Unidos, antes que Panamá) y ver qué puede suponer la construcción de esta infraestructura.

Nos gustaría contar con tu visión sobre la necesidad o no de esta construcción; es decir, ver un poco el sentir del pueblo.

Quizás también nos podrías ayudar con el contacto de algún experto. [Ojo con esta palabra, muchas veces utilizada sin inocencia...]

¿Cómo lo ves?

Te agradecemos de antemano tu tiempo y quedamos a la espera.

(Nombre de la persona)

Un abrazo cordial

Periodista freelance


2. Nuestra primera repuesta:

“(Nombre de la persona): gracias por tomar en cuenta a este servidor. El lunes te estaré enviando una serie de materiales que pueden serte de mucha utilidad. Por otra parte, como soy enemigo declarado de todo afán positivista te expondré mi propio criterio al respecto del canal, cuya construcción está por inaugurarse.

Muchos saludos.

PD. Me gustaría saber en qué momento y evento nos conocimos.”

3. Su segundo mensaje:

"Hola,  pues coincidimos porque yo viajé a Nicaragua en el año 2010 en un proyecto que se llama 'Jóvenes Voluntarios con América Latina', de Extremadura (España), que tenía su sede en Ticuantepe y nos diste una charla. Y desde entonces me llegan tus mails.

Te agradezco mucho que me expongas tu criterio, así que quedo a la espera.

Un saludo cordial

(Nombre de la periodista)

Periodista freelance


MENSAJES DEL 4 DE NOVIEMBRE

4. Nuestra segunda respuesta:

"(Nombre de la persona), aunque con un día de atraso, te remito algunos vínculos que pueden ayudarte mucho para tu reportaje sobre el Canal Interoceánico en Nicaragua. [Vienen luego los vínculos que este servidor le remitió a la periodista].

Una opinión muy somera de mi parte:

Pienso que, con todo lo controversial que el canal pueda ser, representa una gran oportunidad para que Nicaragua pueda despegar de forma firme al desarrollo. Y aunque ciertamente, como toda gran obra humana, representa riesgos para el medio ambiente, también lo es que se están tomando, desde ya, todas las medidas necesarias para minimizar su impacto ecológico. Muchos de los que critican este proyecto, hoy muestran una preocupación que nunca tuvieron cuando Nicaragua estuvo bajo dominio yanqui. De fondo, lo que les molesta es que no sea EEUU el que esté detrás de su construcción, sino una serie de países como China, Rusia, Bielorrusia. Algunos aducen que Sandino estaba contra toda posibilidad de que una obra semejante se hiciera realidad, pero, por el contrario, el héroe planteaba su interés por el canal, salvo que no deseaba, para nada, que EEUU se volviera su dueño, como lo hizo y, de hecho lo sigue haciendo, con el de Panamá. En 1914, se firmó el tratado Chamorro Bryan que concedía a EEUU el derecho perpetuo sobre el potencial canalero de Nicaragua, detalle que, por cierto, soslayan por completo las fuerzas que hoy se oponen a la construcción del canal. Ese tratado no concebía otra cosa que impedir, a toda costa, que otros países pudieran invertir en la construcción del canal en Nicaragua. La idea consistía en convertir a ésta en resguardo del canal por Panamá. Con el actual proyecto canalero, se abren, de par en par, las puertas a la inversión extranjera, sin más restricciones que aquéllas que pudieran poner en entredicho la soberanía nacional.

5. Tercer mensaje de la periodista:

"Estimado Manuel, muchas gracias por los links y por tu reflexión.

Una última duda: ¿cómo te cito?, ¿historiador?.... Como me digas.

Cuando se publique el artículo, te envío el link.

Gracias por tu tiempo.

Un saludo

Nombre de la periodista

Periodista freelance


6. Nuestra tercera repuesta:

"Si necesitas citarme, puedes hacerlo desde mi condición de historiador. Mas, yo no te he enviado sino un comentario muy general. Desde hace rato tengo pensado un artículo al respecto del tema que te interesa, pero otros temas y asuntos me lo han impedido hasta ahora.

Gracias a ti por tomarme en cuenta. Es un gusto atenderte.

Fraterno

Manuel."

MENSAJES DEL 12 DE DICIEMBRE

7. Mensaje de la periodista:

"Estimado Manuel, ya se publicó el artículo sobre el Canal de Nicaragua para el que te contacté, te paso el link

(Viene el vínculo)

8. Nuestra repuesta

"Hola (Nombre de la periodista).

Agradezco que me enviaras el artículo. Lo leeré con más atención para poderte dar mi opinión sobre el mismo. Por ahora te adelanto lo que sigue. Si bien lo que está entrecomillado es tal como te lo expresé en un mensaje, lo que sigue inmediatamente después yo no lo he dicho. Me refiero a esta parte del artículo:

“Con todo lo controvertido que pueda ser, representa una gran oportunidad para que Nicaragua despegue de forma firme hacia el desarrollo”, sostiene el historiador nicaragüense Manuel Moncada." Esto lo dije, en efecto. Esto otro no: "En sus declaraciones para esglobal, desempolva las dualidades que envuelven este megaproyecto: desarrollo y oportunidad, por un lado; pérdida de soberanía y grandes impactos sociales y ambientales, en el opuesto". Dije que como toda obra humana el canal implica riesgos ambientales, pero que se trabaja en función de reducir al máximo esos riesgos. Saludos cordiales.”

Epílogo

Exagerando sin fundamento de por medio, los freelance anotan que “los impactos ambientales y sociales siembran la duda sobre un proyecto que ha sido una aspiración nacional desde hace siglos.” Pareciera, pues, que alrededor del proyecto canalero lo único que hay son dudas, sin asomo de certezas. Y en verdad, hay quienes se encargan de sembrar dudas dentro y fuera del país, porque su interés no está puesto en Nicaragua, sino en Washington y en Europa… Y, ya no se diga, en sus propios egos e intereses personales, alimentados, generosamente, por los medios del imperio de aquí y de allá, también “interesados” ¡qué coincidencia! en la “preservación” del medio ambiente, pese a que el imperio al que representan esos medios, por decir algo, hace vomitar centenares de miles de bombas de uranio empobrecido en numerosos territorios del planeta, sin que ellos hagan otra cosa que guardar un silencio más que cómplice…  

Y pese al interés supuesto por mostrar la opinión de la ciudadanía, los periodistas,  en su “reportaje/análisis”, hablan con gran sesgo mercenario. La primera, apuntan, es la postura oficial: “Es un día histórico, de gran transcendencia en las rutas de evolución, de transformación de la vida material, social y cultural de nuestro país”. “La segunda es la de la ciudadanía que no ve con buenos ojos la iniciativa y exige “públicamente al presidente, a los diputados y a todos los funcionarios involucrados que actúen en función de los intereses de la nación, y no del gran capital””, ha escrito “una abogada y experta en cambio climático”, “quien asegura que el proyecto es anticonstitucional.” Cualquiera diría que la abogada, en verdad, está en contra del gran capital. Más importante aún, habla al peso de la lengua porque múltiples encuestas han evidenciado la grandísima aceptación que le brinda la población a la construcción del canal.

Reparamos en que la palabra "experto" aparece acá como para callarle la boca a todo aquél “profano” que hable de una temática sin poseer esa calificación, por lo demás, muchas veces inmerecidamente endosada. Si lo oficial es descalificado de por sí, lo de experto es elevado, interesadamente, a una escala en la que las dudas se tornan inexistentes. ¿Quién tiene más propiedad que el experto para hablar? Nadie, según los sesgos y estereotipos sembrados por los medios del imperio y sus loras repetidoras del tercermundismo.

¿Y a qué ciudadanía  se refieren los articulistas? ¿Acaso a esa que representa una miembro de la Fundación Popol Na? ¿Quizá a la que encarna “Confidencial”? Pero esto no pasa de unas cuantas personas, comprometidas con el derechista Movimiento de Renovación Sandinista (MRS) y otras siglas, mismas que reflejan su apego a las revoluciones naranjas con el sombrero de Sandino teñido con idéntico color; y capaces de inventar falsas huelgas de hambre y muchas otras perversidades para empañar la imagen del Sandinismo.  

Queda por enésima vez evidenciado que la derecha mundial está coligada con la local en el afán de desprestigiar un proyecto que es del, por y para el pueblo nicaragüense. Los ataques en su contra dan fe de este aserto.

Cerremos. Para su desgracia, haga lo que haga, la mentira nunca llega muy lejos, porque sus patas son cortas.

*Omitimos los nombres de los periodistas implicados por estimarlo innecesario y por evitar desprestigiarlos de modo personal. Y el medio que les publicó su artículo nos importa un bledo. No vale nada.



[1] El pensamiento vivo de Augusto C. Sandino. Editorial Nueva Nicaragua, Managua 1984. Tomo 2. p. 120.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total