Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

viernes, 14 de noviembre de 2014

PLÁTICA IMAGINARIA ENTRE ROSINA VALCÁRCEL Y ROSANA LÓPEZ C.

Foto de Milena Carranza Valcárcel, hija de la autora

Viajera por las circunstancias tuve como destino México
PLÁTICA IMAGINARIA ENTRE ROSINA VALCÁRCEL Y ROSANA LÓPEZ C.

RL: ¿Qué significa para ti rememorar tus poemarios?

RV: El tiempo, la historia nos transforman, soy otra persona en gran medida. Decisivamente, cada libro ocupó un espacio existencial.  Uno, cuando tuve 19 años: Sendas del bosque, 1966. En aquel tiempo, en Nueva York se estrenó Black and White Ball, llamada El partido del siglo, de Truman Capote. El otro espacio, gozó los 28 años con Navíos, 1975. Para entonces nuestra patria tuvo reformas y el mundo era otro: se celebró el Año Internacional de la Mujer, por la Organización de las Naciones Unidas (ONU); el 30 de abril, con la caída de Saigón, finaliza la Guerra de Vietnam.
  
Viajera por las circunstancias tuve como destino México y como acompañante de viaje, a mi familia. En mi retorno, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos me abrió cien ventanas, lo que significó los primeros pasos en la literatura, principalmente en la poesía.

El 9 de julio de 1991, en mis 44 años, ya no estuve sujeta a la vida académica ni a horarios: se amplió mi panorama.  Me sentí libre y, en retrospectiva, vi el túnel que llevaba en mis alforjas para una luz futura; y Una mujer canta en medio del caos fue el inicio de dicha luz. En 1995, gozaba entonces 48 años; y sentí con dolor lo que el Perú padecía; entonces, Loca como las aves confronta la realidad y rompe mis interiores. Posteriormente, el 6 de septiembre de 2001, Colmillo Blanco publica Paseo de sonámbula, cuando tenía 54; bordeo sendas y estilos que mi proceso me brinda. Una década después, el año 2011, selecciono poemas dispersos y armo un nuevo trabajo: Naturaleza viva. Esta obra fue editada el 2011 por Hipocampo dentro de la Colección Premio Libro de Poesía Breve 2010, tenía 64 años. Renací y elevé mis cualidades y ansias poéticas. Desde entonces la pluma se desliza en una constancia imparable para mi sorpresa que, en el año 2013, el Fondo Editorial Cultura Peruana edita Contradanza, contaba con 66 años. Y de modo lúdico le hago una gracia a mi nieta con una plaqueta que lleva su nombre: Luana. El año 2014, nace mi obra Poesía reunida por iniciativa del Fondo Editorial Cultura Peruana. Y me sentí complacida del eclipse lunar de «Luna Roja» enlazada a mi Poesía reunida.

La poesía, el proceso creativo y “las enfermedades mentales” parecen estar íntimamente enlazadas…

La depresión y la llamada locura son temas recurrentes a lo largo de la historia de la literatura. Dicen que los poetas tienen veinte veces más posibilidades de acabar en un asilo que el resto de la población. Eso dicen. A Keats, el amor obsesivo lo llevó al paroxismo; a Sylvia Plath la llevó al suicidio; a Kleist (1777-1811), la incomprensión de su época terminó con su vida de un  disparo. Páginas interminables de escritores y artistas sin definir esta situación. Edgar Allan Poe selló que aún no se había comprobado si «la locura era o no la más excelsa inteligencia». Como escritora, en muchos momentos he padecido tormentos propios de artista incomprendida e impotente ante la sociedad, ante la injusticia, ante la intolerancia. El libro Naturaleza viva es una prueba de mi existencia de lo dicho.

¿Por qué la problemática familiar, el hábitat más íntimo, aparecen en los últimos libros?

Porque la mujer de ahora, madura, no veía la fuerza que conlleva una familia. Mi infancia dista mucho con la edad actual; en ese entonces, no advertía que fui desarraigada y partí con mi familia a México por la dictadura de Odría. En la actualidad, como hija y madre, brota de mis adentros la necesidad de ofrendar lo que sé hacer: poesía. Por tal razón, están presentes mis padres, mis hijas y mi familia en general. Sí, la familia está más en Naturaleza Viva y en Contradanza desde un enfoque singular. Sí, el trama de fondo, el que sí me capta es el tema padre-hija; quizás con cierto origen kafkiano. Ese sí acorrala, es un tema sugerente; tal vez por la autoridad paterna, quizás porque he sido madre después. La relación madre-hija no es fácil en la sociedad-cultura occidental. Pero ahí vamos. 

Foto de Lucia Arellano, amiga de la autora

-¿Las lecturas de infancia son las que nos sellan?

Por cierto, porque tierno no solamente lees. Fabulas. Haces fantasías. Creas mitos, creas modos de vivir, creas una noción de pasado. Vives inventando un montón de formas, por eso puedes vivir de ellas después. Por ejemplo, La vuelta al mundo en ochenta días o las 20 mil leguas de viaje submarino, de Julio Verne, que leímos cuando teníamos doce años no se terminan jamás. El conocimiento y la inteligencia de la persona mayor es saber ir puliendo para advertir qué hay detrás de los primeros libros, de aquellas lecturas. ¿Qué evocamos? Hace alrededor de un siglo, ¿qué avión surcaba el cielo? Los barcos de vapor eran la primicia. Fue en aquel momento cuando surgió en el mar un monstruo, que era el pánico de los marineros. Para agarrarlo, se preparó la embarcación “Abraham Lincoln”... En mi caso, antes de los diez años leí diversos cuentos rusos valiosos como Chuk y GekLa Manopla. Sin embargo, el filme mudo de 1925: El acorazado Potemkin, dirigido por el  soviético Serguéi M. Eisenstein dejó honda huella en mí. La película representa el motín sucedido en el acorazado Potemkin en 1905, cuando la tripulación se rebeló contra los oficiales del régimen zarista.

-¿Se puede definir la poesía?

Es muy difícil. Un ente es poesía si, cuando lo lees, dices "esta soy yo". Y lo que te expresa a veces te sorprende. Una innovadora poesía necesita un buen lector. Es cierto que la poesía la pueden leer todos, pero solicita más energía que la lectura de un periódico. Aquí no se concede: si pretendes sacarle más partido, has de hacer más esfuerzo. Acaso la poesía sea un destino.

2 comentarios:

  1. Revista Libre Pensamiento: Quedo asombrada, satisfecha y orgullosa por vuestra acogida. Mi primera colaboración se las confié con aprecio. Éxitos en la labor cultural de proyección social. Abrazos, Rosina Valcárcel.

    ResponderEliminar
  2. MUCHAS GRACIAS ROSINA. CON MUCHO GUSTO ABRIMOS LAS PÁGINAS DE ESTE MODESTO MEDIO A TUS LETRAS INSPIRADAS

    MMF

    ResponderEliminar

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total