Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

viernes, 14 de noviembre de 2014

JESUITAS

JESUITAS
Marcio Vargas

Durante mi reciente hospitalización de casi dos semanas, recibí la visita apreciada, para alivio espiritual, del cura nica José Idiáquez s.j., actual rector de la UCA de Nicaragua.

Además de lo agradable del reencuentro de un verdadero amigo jesuita, la visita nos sirvió para recordar nuestra relación mutua con al menos cuatro importantes sacerdotes jesuitas ya idos de este mundo, quienes tuvieron un enorme peso de positiva influencia en Nicaragua y El Salvador.

Me refiero a Amando López e Ignacio Ellacuría, asesinados por miembros de unidades élite de la fuerza armada de ese país, bajo la dirección transfronteriza de los yanquis, en un doloroso crimen múltiple en San Salvador, hace 25 años, en noviembre de 1989. Así como los sacerdotes César Jerez y Xabier Gorostiaga, muertos por enfermedad.

Es bueno recordar a estos curas jesuitas que lucharon desde distintas posiciones en favor de nuestros pueblos, y dejaron una huella imposible de borrar.

Noviembre es un buen mes para recordar especialmente a los asesinados en El Salvador.

Tal vez el propio Idiáquez aprovecha su cargo de rector de la UCA en Managua para rendir debido homenaje a estos mártires, víctimas del intervencionismo yanqui en nuestras tierras ensangrentadas por tantas décadas en el pasado reciente.

Y ojalá que el actual Papa, quien es jesuita de origen italoargentino, abandone el sempiterno temor del Vaticano ante los poderosos de la tierra, y eleve su voz para clamar justicia, a 25 años de la horrenda masacre.

Dios lo quiera así, pues.



Siempre PLOM.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total