Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

domingo, 20 de julio de 2014

Occidente - una amenaza constante a la paz mundial

Occidente - una amenaza constante a la paz mundial
Por tortilla con sal

Por tortilla con sal | tortillaconsal.com | 19 julio del 2014

La horrorosa catástrofe aérea cerca de Donetsk, a pocos kilómetros de la frontera de la Federación Rusa con la república autónoma de Donetsk tiene siniestros antecedentes e implicaciones. Entre los antecedentes, el más importante ha sido el apoyo de la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá a la minoría fascista que tomó el poder en Ucrania por medio de un golpe de Estado violento en febrero de este año. De allí, bajo las órdenes del gobierno estadounidense, en la zona  fronteriza de la Federación Rusa, las autoridades títeres ucranianos han atacado las milicias que defienden la población civil de las dos provincias de Donetsk y Lugansk que han declarado su independencia del gobierno ucraniano en Kiev.


Entre los móviles de este proceso guerrero lo más importante es la urgente necesidad norteamericana de asegurar su predominio en los asuntos de los países de la Unión Europea. Las élites corporativas occidentales quieren mantener un bloque occidental económico y político unificado frente al creciente poder económico de China y Rusia y sus aliados en Asia y América Latina. Ese es el fondo del esfuerzo de las oligarcas occidentales de forzar a los países de Europa a aceptar la llamado Asociación Transatlántico de Comercio e Inversión, un tratado hecho a la medida de las grandes corporaciones contra los intereses de los pueblos.

Frente a las consideraciones geopolíticos y estratégicos de las élites occidentales, la vida humana vale nada, o quizás menos que nada. Por ese motivo los gobiernos norteamericanos y europeos han fomentado la agresión en Ucrania, la guerra contra Siria y el hostigamiento permanente a Irán. Esto también ha sido la lógica inhumana del permanente bloqueo económico contra Cuba, la actual desestabilización de Venezuela y el reciente asalto jurídico-financiero contra Argentina. 

El contexto económico de la situación en Ucrania es que el país no puede sobrevivir económicamente sin el apoyo del Fondo Monetario Internacional. Como lo ha explicado el comentarista ruso Valentin Katasonov, en 2010 el FMI acordó, en la catorceava Revisión General de las Cuotas de sus miembros, aumentar el poder de miembros como Rusia y China, entre otros, y disminuir el poder de los países occidentales. Esto ha creado un dilema para el Presidente Obama y sus aliados europeos quienes quieren usar fondos del FMI para apoyar sus aliados en el gobierno de Ucrania.

Los derechistas en el Congreso estadounidense se han opuesto al Presidente Obama y no han permitido la ratificación de este acuerdo porque disminuye el poder económico estadounidense en las instituciones financieras internacionales. Pero la no ratificación del acuerdo de parte de Estados Unidos impide la ayuda del FMI que los poderes occidentales requieren para Ucrania. Además, la quinceava Revisión General de la Cuotas del FMI se acordará en 2015 y será todavía menos favorable al Occidente que el acuerdo anterior. Junto con esto coincide la decisión de Brasil, Rusia, la India, China y Sud-África de establecer un banco de desarrollo propio, llamado el Nuevo Banco de Desarrollo. 

Esta nueva institución da una alternativa a los cinco países BRICS al Banco Mundial, dominado durante casi 60 años por los Estados Unidos y sus aliados. Paralelo al Nuevo Banco de Desarrollo, los mismos países han establecido un Arreglo de Reserva de Contingencia que sustituye el Fondo Monetario Internacional, la gemela del Banco Mundial. En efecto, como observa Katasonov, Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica están diciendo al Occidente "O ustedes reformen el FMI como se acordó en 2010 o lo dejamos y vamos por otro camino...."

Es en este contexto que vienen las acusaciones occidentales y ucranianos que fue Rusia o las milicias anti-Kiev las que derribaron el Boeing 777, vuelo MH17 de Aerolíneas Malasias. Estas acusaciones vienen de las mismas fuentes desacreditadas que han mentido descaradamente y repetidamente en los últimos veinte años para fomentar guerra en Serbia, Afganistán, Iraq, Libia, Siria y ahora en Ucrania. Hay que recordar que el gobierno estadounidense durante décadas ha rehusado las repetidas solicitudes del gobierno venezolano para extraditar el terrorista Luis Posada Carriles.

Libre en Miami, Posada Carriles se ufana de haber derribado el vuelo 455 de Cubana de Aviación en 1976. En ese incidente, Posada Carriles, Orlando Bosch y sus cómplices asesinaron a 73 civiles. También hay que recordar que fue el gobierno de los Estados Unidos que justificó el derribo de vuelo 655 de Aerolíneas Iraníes en 1992. Con esta atrocidad del terrorismo de Estado, murieron más de 260 civiles, asesinados por el capitán del barco USS Vincennes de la marina de guerra estadounidense. Posteriormente el gobierno de Estados Unidos condecoró con una medalla a ese oficial por su acción.


Ahora el gobierno de Estados Unidos y sus medios de propaganda corporativa se apresuran a acusar a Rusia y las milicias de Donetsk y Luhansk de haber atacado al vuelo MH17.  Al contrario, lo más probable es que lo que derribó el vuelo del MH17 fue un misil ucraniano enviado a derribar el avión del Presidente Vladimir Putin que estaba regresando a Moscú, el mismo día y en la misma ruta del vuelo MH17. Parece que las fuerzas armadas ucranianas equivocaron de blanco. Fue un desastroso error, fatal para las y los pasajeros a bordo del vuelo MH17. 

La maquinaria de propaganda occidental ya está lanzando su veneno a toda velocidad y fuerza contra el Presidente Vladimir Putin y las milicias de Novorossia (Donetsk y Luhansk). Sin embargo, la voz de la razón viene del mismo Presidente Putin. Él ha dicho que esta tragedia nunca habría sido posible sin la insistencia del Occidente y sus títeres en Kiev, capital de Ucrania, de fomentar y sostener una guerra contra la gran mayoría de la población de Donetsk y Luhansk. 

Estas poblaciones  han declarado formalmente la creación del estado de Novorossia porque rechazan las autoridades en Kiev. Y es el ejército Ucraniano, no las milicias de Novorossia, que tiene el tipo de misil sofisticado que habría podido alcanzar el Boeing 777, MH17. Ahora hay que esperar una burda manipulación por los gobiernos occidentales del sistema roto de las Naciones Unidas para intentar aislar a Rusia. Y aquí, otro elemento que habrá que recordar es que la destrucción del vuelo MH17 ocurre precisamente en el momento de una invasión terrestre de Gaza por Israel.

Israel es el estrecho aliado de los países occidentales que han observado con complacencia el genocidio en cámara lenta del pueblo palestino por Israel durante décadas. Sin duda alguna,  el gobierno de Estados Unidos y sus aliados van a aprovechar el desastre aéreo del vuelo MH17 para intensificar su campaña de agresión militar, económica y mediática contra Rusia en relación al conflicto en Ucrania, porque a la vez les permite encubrir el ataque genocidio de Israel en Gaza. La profunda y malévola perversidad de las élites occidentales no tiene límites y constituye la amenaza más grave que existe para la paz mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total