Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

viernes, 6 de junio de 2014

El imperio contra el Japón y, sobre todo, contra la URSS

EEUU ES ENEMIGO REAL DE LA HUMANIDAD. (Tercera Entrega)
El imperio contra el Japón y, sobre todo, contra la URSS  
Manuel Moncada Fonseca



La mayor acción genocida de la historia contra un solo país antes del siglo XXI, el bombardeo atómico contra Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, no tuvo, no tiene, ni puede tener justificación alguna. Fue la forma de iniciar la Guerra Fría contra la Unión Soviética, fuerza  sobre la cual recayó, en verdad, el mayor peso para aplastar al eje nazi-fascista y nipón. Por cierto, Winston Churchill, recién creada la URSS expresó su deseo de “ahogar al niño soviético en su propia cuna”.[1]

Con el lanzamiento de la primera bomba atómica (Little Boy),  el 6 de agosto de 1941, en Hiroshima murieron 140.000 japoneses; la segunda, se lanzó sobre Nagasaki,  tan sólo 3 días después, provocando a lo inmediato, la muerte de 80.000 personas.[2]


Efecto de la "Little Boy" en Hiroshima

La guerra, siempre la guerra, ha sido el alimento por excelencia de los gobernantes de Occidente y en especial de EEUU. Lo que ha ido acompañado indefectiblemente de la mentira, sin importar para nada qué derive de ello. De ahí el sentido innegable y contundente de estas palabras:

“La mentira, siempre la mentira, principal instrumento de la propaganda de Estados Unidos, tanto en materia de política como de seguridad o en el sector económico, se manifiesta a través de la técnica puesta en manos del famoso Observatorio de la mentira orwelliana en esta implacable empresa guerrerista que se ha puesto en marcha agitando las banderas de la «Democracia» y de los «Derechos Humanos».”[3]

Citado por el periodista inglés Paul Johnson -quien cínicamente aplaude el bombardeo atómico del Japón aduciendo que sin ello esta nación asiática no se hubiera rendido y que ello salvó vidas tanto de japoneses como de alados-, Woodrow Wilson, elegido presidente en 1916, sin ambages expresó:


Efecto de la "Fat Man" sobre Nagasaki 

“Conduzcamos a este pueblo a la guerra, y olvidarán que alguna vez hubo algo llamado tolerancia… El espíritu de la voluntad implacable se incorporará a todas las fibras de nuestra vida nacional.”[4]

Opiniones sobre el bombardeo atómico

Un artículo de Washington's Blog[5] nos ilustra al respecto:
  
El general Dwight Eisenhower quien llegaría a ser presidente de EEUU, dijo: “Los japoneses estaban dispuestos a rendirse y no era necesario atacarlos con esa cosa horrible” (Newsweek, 11/11/63, Ike on Ike)

Dijo asimismo (pg. 380): “En [julio de] 1945… el secretario de Guerra [Henry L.] Stimson, en visita a mi oficina central en Alemania, me informó que nuestro gobierno se preparaba para lanzar una bomba atómica sobre Japón. Yo era uno de los que pensaban que había una serie de razones convincentes para cuestionar la inteligencia de un acto semejante… el secretario, después de darme la noticia del exitoso ensayo de la bomba en Nuevo México, y del plan de utilizarla, me pidió mi reacción, esperando al parecer una enérgica aprobación. / Durante su relato de los hechos relevantes, había sido consciente de un sentimiento de depresión y por lo tanto le expresé mis graves aprensiones, primero sobre la base de mi creencia en que Japón ya estaba derrotado y que el lanzamiento de la bomba era totalmente innecesario, y en segundo lugar porque pensaba que nuestro país debía evitar horrorizar a la opinión mundial debido al uso de un arma cuyo empleo, pensaba, ya no era indispensable como medida para salvar vidas estadounidenses. Pensaba que Japón estaba, en ese mismo momento, buscando alguna forma de rendirse con la menor pérdida de prestigio. El secretario se mostró profundamente perturbado por mi actitud…”

Por su parte el almirante William Leahy escribió (pg. 441): “En mi opinión el uso de esa cruel arma en Hiroshima y Nagasaki no fue una ayuda material en nuestra guerra contra Japón. Los japoneses ya estaban derrotados y se disponían a rendirse debido al efectivo bloqueo marítimo y los exitosos bombardeos con armas convencionales. / “Las posibilidades letales de la guerra atómica en el futuro son aterradoras. Mi propio sentimiento era que al ser los primeros en utilizarla, habíamos adoptado un estándar ético común a los bárbaros de la Alta Edad Media. No me enseñaron a hacer la guerra de esa manera, las guerras no se pueden ganar destruyendo a mujeres y niños.”

Y el general Douglas MacArthur, sostuvo (pg. 65, 70-71): “La guerra podría haber terminado semanas antes, dijo, si EE.UU. hubiera aceptado, como en todo caso lo hizo posteriormente, que se conservara la institución del emperador.”

El secretario adjunto de Guerra, John McLoy señaló (pg. 500): “Siempre he pensado que nuestro ultimátum al gobierno japonés emitido desde Potsdam [en julio de 1945] lo habría aceptado, si nos hubiésemos referido al mantenimiento del emperador como monarca constitucional y hubiésemos hecho alguna referencia al acceso razonable a materias primas del futuro gobierno japonés. Por cierto, creo que incluso en la forma en la que se dio dicho ultimátum había una cierta disposición por parte de los japoneses a considerarlo de manera favorable. Cuando terminó la guerra llegué a esta conclusión después de hablar con una serie de funcionarios japoneses que habían estado íntimamente asociados con la decisión del gobierno japonés de entonces de rechazar el ultimátum tal como se presentó. Creo que perdimos la oportunidad de lograr una rendición japonesa, completamente satisfactoria para nosotros, sin necesidad de lanzar las bombas.”

Y lo más importante y conclusivo: “Nuevos estudios de los archivos diplomáticos estadounidenses, japoneses y soviéticos sugieren que el principal motivo de Truman fue limitar la expansión soviética en Asia, afirma Kuznick. Japón se rindió porque la Unión Soviética inició una invasión unos días después del bombardeo de Hiroshima, no debido a las bombas atómicas en sí, dice. / Según un informe de Walter Brown, asistente del secretario de Estado de EE.UU. de la época, James Byrnes, tres días antes del lanzamiento de la bomba en Hiroshima, en una reunión Truman reconoció que Japón “busca la paz”. Sus generales del ejército, Douglas Macarthur y Dwight Eisenhower, y su jefe de Estado Mayor naval William Leahy, dijeron a Truman que no existía ninguna necesidad militar de utilizar la bomba. /“Impresionar a Rusia era más importante que terminar la guerra en Japón”, dice Selden.”

Aún más al respecto de las intenciones atómicas que EEUU tuvo contra la URSS:

Según revelaciones del historiador Anthony Cave Brown,  en 1949 Truman aprobó el plan “Dropshot”, consistente en lanzar contra ésta 300 bombas atómicas, más 250 mil toneladas de explosivos convencionales. Ello estaba previsto para el 1º de enero de 1957. Se trataba de un plan destinado a provocar una tercera guerra mundial.[6]

Siempre con la intención de chantajear a la URSS, EEUU pensó incluso en arrojar una bomba atómica sobre la luna, hacia 1959. Sin embargo, desistió de su propósito “debido a las preocupaciones por la posible contaminación nuclear del espacio. Los científicos también temían que la bomba pudiera explotar antes del tiempo indicado poniendo en peligro la vida de los humanos.”[7]

La repuesta de la forzada contraparte no se hizo esperar, desde 1949, la URSS se hizo de su propio armamento atómico, lo que, como reconoce Wikipedia, fue en gran medida estimulado “por las actividades desarrolladas en Occidente en ese ámbito, incluyendo a la Alemania Nazi y más tarde, los Estados Unidos. El desarrollo de armas nucleares por parte de la Unión Soviética estuvo impulsado por el conflicto antagónico con los Estados Unidos y otros países del bloque occidental durante la Guerra Fría.”[8]

Pero la intención de mostrarle a la URSS su poderío atómico, movió al imperio yanqui a atacar al Japón en 1945. Así comenzó la Guerra Fría. No fue Truman con un discurso de 1947 el que la proclamó, sino el estallido de dos bombas atómicas. Por cierto, Japón se rindió no tanto por el efecto del bombardeo atómico sobre su territorio, como por el ataque aéreo al que lo sometió la URSS desde Manchuria el 8 de agosto de 1945, así  como por la utilización de un millón y medio de soldados rusos en su contra.[9]

Así lo expresó el mismo emperador Hirohito en un mensaje “A los soldados y marineros” del Japón: «Ahora que en la guerra contra nosotros ha entrado la Unión Soviética [a partir de agosto de 1945], lo de seguir oponiendo resistencia significaría peligrar las bases mismas de la existencia de nuestro imperio».[10]

No deja de ser curioso que Henry L. Stimson "pacificador" de Nicaragua en mayo de 1927; fuera el cómplice principal de Truman en el bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, pues fue él, en su calidad de Secretario de guerra de EEUU, quien dio la orden para ello, hecho que admite, como si de nada se tratara, el proyanquista conservador nicaragüense Carlos Cuadra Pasos.[11]

Occidente falsea los hechos históricos


Occidente a través de sus diversos medios globales, muestra falsariamente los hechos históricos, acomodándolos a sus propios intereses. Ello va mucho más allá del bombardeo atómico al Japón y de la Segunda Guerra Mundial. Pero veamos sólo lo relativo a esta guerra por su conexión con lo expuesto. En la versión occidental de esta conflagración se presenta a los soldados estadounidenses como los verdaderos héroes de la misma. Pero conociendo las cifras de muertos registrados por países[12] las cosas adquieren su verdadero perfil:

Unión Soviética: entre 20.000.000 y 25.000.000
Alemania; 7.000.000
Polonia; 6.000.000
Japón; 2.000.000
Yugoslavia 1.500.000
Francia: 600.000
Gran Bretaña: 400.000
Italia: 400.000
EE.UU. 300.000

Lo que Occidente reconocía de la URSS

Los líderes occidentales de la época, no casualmente reconocían el papel primordial que la URSS jugó en la derrota del nazi-fascismo.

Al respecto, el 21 de diciembre de 1944, Charles de Gaulle, quien presidiera el Gobierno Provisional de la República Francesa y luego se volviera presidente de la misma, expresó: “… Los esfuerzos rusos, asestando un daño irreparable a la máquina bélica alemana, sirvieron de premisa fundamental para la liberación del territorio de nuestra metrópoli”. Por su parte, Winston Churchill, en su condición de Primer Ministro de Inglaterra, en febrero de 1945, escribió: “El Ejército Rojo celebra su vigésimo octavo aniversario de victorias que han conquistado la ilimitada admiración de sus aliados y decidieron la suerte del militarismo germano. Las futuras generaciones se sentirán en deuda igualmente indiscutible con el Ejército Rojo, así como nosotros, los que pudimos ser testigos de estas grandiosas hazañas.”[13]


La cada vez más abierta condición agresiva del imperio

Hoy en día, la naturaleza agresiva de EEUU se mantiene incólume y se expresa con mucho mayor cinismo. Sueña siempre con poseer un dominio global exclusivo. Obama lo expresa sin ambages: "Mi conclusión es que EE.UU. debe liderar siempre en el escenario mundial. Si no somos nosotros, nadie más lo será", ello a partir de su perennemente esgrimido “excepcionalismo americano”.[14]

Bajo este marco, EEUU y la Unión Europea perpetran un golpe de Estado en Ucrania con miras a cercar a Rusia, usando a fuerzas fascistas para reprimir a las fuerzas populares, destituir funcionarios públicos y destruir edificios y monumentos públicos. Grabaciones comprometedoras demuestran la injerencia yanqui directa en los sucesos de Ucrania.[15] Crimea declara su independencia y se adhiere a Rusia y occidente declara ilegal el asunto. Los representantes de EEUU y de la UE aplaudieron y siguen aplaudiendo a las violentísimas fuerzas que sembraron el caos y la destrucción en Kiev y hoy condenan que los pueblos del este ucraniano, de origen mayoritariamente ruso, protesten contra los usurpadores del poder en Kiev; se proclamen independientes o exijan el respeto a su lengua, costumbres y su integridad física, amenazándoseles con reprimirlos, como de hecho lo están haciendo al mejor estilo nazi.[16] 

Henry Kissinger, quien fuera el gran estratega del Plan Cóndor, del derrocamiento de Allende y la imposición del gobierno fascista de Augusto Pinochet en Chile (1973); de la imposición de la dictadura sanguinaria de Videla en Argentina y de muchos otros crímenes, como los perpetrados en indochina de los que se ha sentido orgulloso; habla sin tapujos de destruir a Rusia y a China como un hecho muy disfrutable:

“Hemos permitido a China aumentar su fuerza militar y a Rusia recuperarse de la sovietización, lo que les dará una falsa sensación de valentía, pero que traerá para todos juntos una muerte más rápida. Somos como el tirador que se atreve a dejar que el novato coja el arma, y ​​cuando lo intentan, es bang bang. La próxima guerra que viene será tan grave que sólo una superpotencia puede ganar, y esa somos nosotros, amigo."[17]

Y nuevamente, con toda la razón de su parte, Rusia muestra su voluntad inquebrantable de defenderse a cualquier costo ante las persistentes amenazas que devienen en su contra de parte de EEUU. Remus Markitán, profesor de la Academia Militar de las Fuerzas de Misiles Estratégicos de Rusia, expresa su orgullo de que su país posea "unos comandantes de las Fuerzas de Misiles, quienes sin temor a las consecuencias, han tomado una posición fuerte, han mantenido y creado las condiciones para garantizar la seguridad de las Fuerzas de Misiles a tal nivel, que Rusia puede permitírselo”. Y agrega: “Imagínense lo que podría pasar, si con los acontecimientos actuales en Ucrania no tuviéramos las fuerzas nucleares estratégicas y las fuerzas de misiles estratégicas listas para el combate”.[18]


Notas: 



[2] Wikipedia. “Bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki”. http://es.wikipedia.org/wiki/Bombardeos_at%C3%B3micos_sobre_Hiroshima_y_Nagasaki
[3] Hassan Hamadé. “Carta abierta a los europeos atrapados tras la cortina de hierro israelo-estadounidense”. http://www.voltairenet.org/article183955.html
[4] Paul Johnson. Tiempos Modernos. La historia del siglo XX desde 1917 hasta la década de los 90. Javier Vergara Editor s.a. Buenos Aires, Argentina. 1993.  pp. 433 y 26 respectivamente. 
[5] Washington's Blog. Information Clearing House. “La verdadera razón por la cual EE.UU. utilizó armas nucleares contra Japón”. http://rebelion.org/noticia.php?id=158037
[7] RT. “EE.UU. planeó lanzar una bomba atómica a la Luna para intimidar a la URSS”. http://actualidad.rt.com/actualidad/view/79520-eeuu-planeo-lanzar-bomba-atomica-luna-intimidar-urss
[8] Wikipedia. “Programa nuclear de la Unión Soviética”. http://es.wikipedia.org/wiki/Programa_nuclear_de_la_Uni%C3%B3n_Sovi%C3%A9tica
[9]  “Hiroshima y Nagasaki”. www.ajzanier.com.ar/hiroshima .htm 
[10] Anatoly Koshki. “No fue la bomba atómica lanzada sobre Japón lo que hizo finalizar la Segunda Guerra Mundial.” http://www.voltairenet.org/article124815.html
[11] Cuadra Pasos, Carlos. Historia de medio Siglo. En: Obras. Tomos I. Colección Cultural Banco de América.  Serie Ciencias Humanas Nº 4. 1976. p. 676.
[12]  M.R. - Canarias Semanal. “LA II GUERRA MUNDIAL: UN CONFLICTO BÉLICO FALSIFICADO POR LOS "MASS MEDIA"”. http://canarias-semanal.com/not/2739/la_ii_guerra_mundial__un_conflicto_belico_falsificado_por_los__media_/
[13] A.A. громыко; б. н. пономарева. история внешней политики ссср. 1945-1976. второй том. “наука”. москва 1977. стр. 9
[14]  RT. “Obama: "EE.UU. debe liderar siempre en el escenario mundial"”. http://www.librepenicmoncjose.blogspot.com/2014/05/obama-eeuu-debe-liderar-siempre-en-el.html
[15] Wayne Madsen. “La agenda secreta de Catherine Ashton y Victoria Nuland”. 
http://www.voltairenet.org/article182695.html
[16] Occidente condena las protestas en el sureste ucraniano aunque respaldó Maidán. http://actualidad.rt.com/actualidad/view/124701-occidente-condena-protestas-sureste-ucraniano-respaldar-ma
[18] “Teniente general ruso: “EE.UU. querría bombardear Rusia por lo de Ucrania"”. http://actualidad.rt.com/actualidad/view/129700-rusia-eeuu-bombardeo-ucrania-armas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total