Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

lunes, 28 de abril de 2014

La conciencia infantil escudo ante cambio climático: UNAM

La conciencia infantil escudo ante cambio climático: UNAM

26/04/14
  
Las amenazas del cambio climático son muchas y la educación representa la mejor política pública para frenar el deterioro ambiental, campo en el cual los niños de 4 a 10 años pueden consolidar una mayor conciencia ecológica y deben recibir formación en distintos temas en las escuelas rurales y urbanas, afirma Priyadarsi Roy del Instituto de Geología (IGL) de la UNAM.
En los programas de todos los niveles deben introducirse conceptos sobre los problemas generados por el calentamiento global, la superpoblación, la polución, la degradación de la biodiversidad y cómo cuidar el entorno.

A la par, deben impulsarse estrategias sobre el uso de energías limpias y eficientes para el hogar, la escuela y la industria, así como el tratamiento de aguas residuales, recomendó en ocasión del Día Internacional de la Madre Tierra, 22 de abril, que se celebra en más de 170 países.

En estos trabajos la colaboración entre académicos y el sector público es crucial. Podrían formarse comisiones para compartir información científica que sea considerada en las decisiones relacionadas; además, en la UNAM se genera conocimiento útil en la materia, subrayó el investigador responsable del Laboratorio de Paleoambientes del IGL.

­­Calentamiento Global


En el breve periodo de evolución de la civilización humana (en comparación con la historia del planeta), la actividad antropogénica ha tenido repercusiones duraderas, que pueden sintetizarse en los efectos del cambio climático. Con rapidez, el hombre ha contaminado el suelo, el agua y la atmósfera.

El aumento de dióxido de carbono (CO2) está relacionado: en 1950 era de 300 partes por millón (ppm) y hoy rebasa las 400 ppm. En los últimos dos millones de años la Tierra no había registrado una concentración tan alta, dijo.

Este gas d­­e efecto invernadero provoca el incremento de la temperatura, favorece la acidificación de los océanos, el derretimiento de las capas de hielo en los polos y el aumento del nivel del mar. Así, las zonas costeras quedan expuestas a inundaciones y se dan fenómenos naturales extremos como sequías y lluvias torrenciales.

El ambiente terrestre ha registrado, en más de cuatro 1,500 millones de años, una oscilación entre periodos cálidos (como el que vivimos) y fríos. Estos últimos, definidos como glaciares, duraban hasta 100,000 años, registraban una concentración de CO2 de 200 ppm y eran seguidos por los interglaciares, que se prolongaban por 10 milenios y en los que se observaba un aumento del dióxido de carbono a 280 ppm. En los últimos 60 años, este índice superó las 400 ppm.

En aras del crecimiento económico y por la demanda de productos y materias primas, en décadas recientes se han generado grandes cantidades de gases de efecto invernadero, lo que ha tenido repercusiones graves en el planeta, desde la desaparición de capas de hielo hasta la destrucción de arrecifes de coral. México ha contribuido como cualquier otro país al calentamiento global, advirtió.

El Protocolo de Kioto sobre el Cambio Climático (adoptado en 1997 y en vigor hasta 2005) tiene por objetivo reducir estas emisiones en un porcentaje aproximado de al menos cinco por ciento, en comparación con las generadas en 1990.

Este acuerdo internacional no ha sido ratificado por el mayor emisor a nivel mundial, Estados Unidos y países como Canadá lo han abandonado, detalló.

Si logramos educar a los niños en conservación ambiental, una generación completa instrumentará en el futuro las medidas necesarias para cuidar el planeta. Es un proceso de largo aliento que comienza con pequeñas acciones en casa, como separar residuos, reciclar o disminuir el consumo, concluyó.

Ecoportal.net

Campus México

http://campusmexico.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total