Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

martes, 20 de marzo de 2018

Élites globales sienten pánico al socialismo


Aunque lo declaren derrotado
Élites globales sienten pánico al resurgir y expansión del socialismo
Revista Libre Pensamiento 

Leer a los enemigos del ser humano, a través o no de sus lugartenientes, causa aliento. Así se descubren, entre otros asuntos, sus líneas de acción, sus móviles y sus temores; se aprende, pues, de ellos, aunque no tengan la más remota intención de brindar servicio alguno. En parte porque con la promesa y empeño constante de “demostrarle” al mundo lo “mendaces” y “malos” que “son” los comunistas, los socialistas de verdad, se puede “esperar” que aduzcan argumentos, cuando menos, entendibles, pero no resulta así, por sofisticados y profundos que aparenten ser. 

No pueden ser convincentes en modo alguno, mucho menos cuando son capaces de exaltar a la figura, probablemente, más representativa del “Mundo Libre”, misma que se pronunciaba y actuaba, con mayúscula desvergüenza, a favor de la tortura y exterminio de pueblos “racialmente inferiores”. Hablamos de Winston Churchill, quien, sin ambages, dijo estar “totalmente a favor del uso de gas venenoso contra las tribus incivilizadas”[1] y propusiera “esterilizar a 100.000 degenerados mentales y enviar a otros varios miles a campos de concentración para salvar a la raza británica de la decadencia.”[2] No en vano, es fuente de inspiración de los jefes de los “países democráticos” en su conjunto, incluyendo los de Reino Unido. Es más, Occidente lo estima “el líder universal por excelencia”.[3]

Con la misma fuerza o más que lo expresado arriba, esos enemigos se retratan de cuerpo entero cuando la arremeten contra los “estandartes colectivistas”; clara señal de que la derecha, como fuerza que expone los intereses de los capitales más frondosos del orbe, carece de argumentos reales para lanzar improperios y miasmas contra las fuerzas que desean que este mundo sea para todos. Causa, así, regocijo que demuestre su temor ante los ideales comunistas. Evidencia que le tiene pavor, terror y le provoca furor el resurgir y la consolidación del socialismo. Sin desearlo, reanima a quienes estamos por la realización plena de este magno ideal. De sobra, pues, debe leerse al enemigo, aunque baste y sobre, a veces, con leer un pinche prólogo...[4]

En efecto, las élites globales están experimentando un miedo mortal ante la amenaza de otra guerra mundial y una revolución social que venga no sólo por sus riquezas, sino también por sus cabezas. Saben perfectamente que sus colosales fortunas, acrecentadas en un 23 por ciento a fines de 2016 -volviéndolos $1 billón de dólares más enriquecidos-,[5] no las deben al esfuerzo propio para nada… 

Enemigos se acusan a sí mismos 

No es necesario ir lejos para constatar que los depredadores de las energías y el bienestar de la Humanidad se delatan a sí mismos, por creerse dueños del mundo y sus riquezas; y por la inmoralidad y vesania que es propia de su esencia opresora y genocida. 

De esta suerte, no debe causar asombro alguno que estimen como Obama, Kerry y otros representantes del poder global, que Nuestra América es su “patio trasero” y que deben, en tal sentido, acercarse a ella “de manera vigorosa”;[6] que, de vez en cuando, deben doblarle el brazo a los insumisos;[7] que proclamaran y hayan defendido siempre la Doctrina Monroe y el Destino Manifiesto; que ayer impusieran dictaduras sanguinarias en el Hemisferio Occidental y fuera de él (por acá, las de los Somoza, los Duvalier, Ubico, Hernández Martínez, Videla, Pinochet, Strossner); que osaran invadir numerosos territorios (entre otros, los de Haití, Panamá, Honduras, Guatemala, Grenada, México, Nicaragua) y que hoy nos impongan dictaduras de “nuevo tipo” (las de Juan Orlando Hernández, Horacio Cartes, Michel Temer, Mauricio Macri, Enrique Peña Nieto; respectivamente, en Honduras, Brasil, Argentina; más Luis Almagro, defensor de las Peores Causas del Continente como cabeza visible de la OEA). 

Existe una numerosa documentación que da cuenta de tan abundante barbarie moderna: 

Kissinger no responde a las acusaciones de un periodista que le increpa que es buscado en muchas partes por genocidio;[8] la revista Harpers lo acusa de concebir la operación Cóndor que, entre otras cosas, impuso a Videla y Pinochet en el poder; el mismo The New York Times refrenda la especie.[9] Dicho plan se impuso con la perversa coordinación entre las cúpulas de los gobiernos dictatoriales de Argentina, Chile, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia y la CIA.[10]

El General Manuel Contreras condenado a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad en Chile, sostuvo que nadie murió a manos de la tenebrosa DINA, asegurando con cinismo que: “Los detenidos desaparecidos están en el Cementerio General” y que “Se salvó la Patria” de una dictadura totalitaria.[11]

La Doctrina Kissinger 

Según Kissinger la economía de su país, demanda “grandes y crecientes cantidades de minerales del extranjero, especialmente de los países en vías de desarrollo”, lo cual hace que EEUU tenga mucho interés en la estabilidad política, social y económica de los países que los suministran. Asocia lo dicho con una disminución de las presiones demográficas, mediante una disminución de los índices de natalidad. La política demográfica resulta relevante tanto para la obtención de esos recursos, como para salvaguardar los intereses económicos de EEUU. 

Sostiene que es vital que el compromiso con los líderes de los países subdesarrollados no se vea como política de los países industrializados para mantenerlos bajo su férula. De ahí que resulte vital, según Kissinger, que el compromiso con dichos líderes no se vea por éstos como política de los países industrializados orientada a reducir su potencial y preservar recursos en función de lo países “ricos”. [12]

David Rockefeller, en sus Memorias, publicadas en 2004, amén de otros temas, revela este asunto: 

Según él, Chile fue lo más simbólico de los “sombríos” años 70 en América Latina, propiamente durante la presidencia de Allende. “Acusa” al que fuera derrocado y asesinado presidente Allende, de haber hecho campaña en 1970 teniendo como plataforma “una reforma agraria radical, la expropiación de todas las corporaciones extranjeras, la nacionalización de la banca, y otras medidas que hubiesen puesto a su país derechamente en la senda del socialismo.” 

Buscando enmascarar sus oscuras maquinaciones, expuso que en marzo de 1970, Agustín (Doonie) Edwards, propietario de El Mercurio, le expresó que Allende “era un embaucador soviético que destruiría la frágil economía chilena y extendería la influencia comunista a la región.” De ganar, advertía Doonie, Chile se transformaría en otra Cuba. A partir de esto, insistió en la idea de que Estados Unidos impidiera dicha elección. Así las cosas, ante las intensas preocupaciones de Doonie -aduce Rockefeller con dramatismo- debió ponerlo en contacto con Henry Kissinger. Y la coincidencia (falsa por entero) entre los informes de Doonie y los de inteligencia, condujo -como si el asunto se hubiera dado por sí mismo- a que “el gobierno de Nixon aumentara sus subsidios financieros clandestinos a grupos opositores a Allende.” 

Con todo, éste ganó las elecciones. Y, ya en el cargo, cumpliendo con sus “promesas electorales, expropió las propiedades norteamericanas y apuró el paso en la confiscación de tierras de la élite y su redistribución al campesinado.” Siendo expropiadas la mayoría de sus propiedades, Doonie Edwards salió huyendo con su familia a EEUU.[13]

Zbigniew Brzezinski, se estima más cerebral que el personaje antes mencionado. No es fortuito que Obama lo nombrara su asesor geoestratégico durante su primer mandato (2008). Fue él quien anunció “la aparición gradual de una sociedad más controlada y dominada por una élite sin las restricciones de los valores tradicionales, por lo que pronto será posible asegurar la vigilancia casi continua sobre cada ciudadano y mantener al día los expedientes completos que contienen incluso la información más personal sobre el ciudadano, archivos que estarán sujetos a la recuperación instantánea de las autoridades”.[14]

Brzezinski fue también quien urdió el 11 de Septiembre. Al respecto, en 2007, ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, declaró: “Un escenario posible para un enfrentamiento militar con Irán implica un acto terrorista en suelo [norte] americano del cual se haría responsable a Irán. Esto pudiera culminar con una acción militar [norte] americana “defensiva” contra Irán en el que estarían incluidos Irán, Irak, Afganistán y Pakistán”. [15]

Con todo, Winston Churchill, al que nos referíamos al inicio, es, quizá, el que mejor ha revelado la esencia interventora, rapaz y genocida del capitalismo. Veamos, en breve, lo que él expresara. 

En referencia a cómo los británicos actuaron en Afganistán y a lo feliz que él se sentía por ello, anotaba: “Hemos procedido sistemáticamente, aldea por aldea, y hemos destruido las casas, vaciamos los pozos, derribamos las torres, cortamos los grandes árboles que daban sombra, quemamos las cosechas y destrozamos los embalses”. Respecto a Iraq, expresó: “la provisión de todo tipo de bombas asfixiantes debería ser usado en operaciones preliminares contra tribus turbulentas”. Refiriéndose a los palestinos manifestó: “No estoy de acuerdo en que el perro de un pesebre tenga derecho a estar en el pesebre porque ha pasado allí mucho tiempo“.[16]

Nos corresponde reasumir la necesaria convicción, determinación, energía y unidad, para enfrentar con acierto la lucha contra el capital global, considerando las circunstancias de cada país, región y continente. Asumiendo como condición sine qua non la unidad indestructible del proletariado en los términos en que El Che la plantea: 

“...el proletariado no tiene sexo; es el conjunto de todos los hombres y mujeres que, en todos los puestos de trabajo del país, luchan consecuentemente para obtener un fin común.”[17]
_________________________________________

[1] RT. Churchill: “Apoyo firmemente el uso de gas venenoso contra tribus incivilizadas”. https://actualidad.rt.com/sociedad/view/127497-churchill-gas-tribus-incivilizadas

[2] 5.1. La eugenesia en Inglaterra: Winston Churchill y Leonard Darwin. http://09eugenesia.blogspot.com/2009/04/51-la-euegenesia-en-inglaterra-wiston.html
[5] World Socialist Web Site. “Fracturas, temor y fracasos”: las élites globales miran firmemente al abismo. https://www.wsws.org/es/articles/2018/01/19/pers-j19.html
[6] Excélsior. América Latina, el patio de Estados Unidos: Kerry. http://www.excelsior.com.mx/global/2013/04/17/894435
[7] RT. Obama: "A veces torcemos el brazo a otros países para que hagan lo que queremos" 
[15] Germán Gorraiz López. Brzezinski, el cerebro geopolítico de Obama 
[16] Diario de Octubre. Winston Churchill, un maníaco genocida. https://diario-octubre.com/2017/03/24/winston-churchill-un-maniaco-genocida/




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total