Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

domingo, 10 de diciembre de 2017

Las Intervenciones Foráneas de Hoy en Día


Las Intervenciones Foráneas de Hoy en Día

Revista Libre Pensamiento

La peor forma de intervención: los fraudes electorales

Desde siglos ha que la humanidad ha venido sufriendo el flagelo de la intervención extranjera, sin que falten quienes vean en ella una salvación contra los conflictos internos. Como si éstos, por regla general, no estuvieran alimentados por la fuerza intervencionista y cuando ésta, como lo demuestran miles de experiencias, lejos de contribuir al arreglo de la situación de un país o territorio, la empeora sobremanera. 

Hoy en día, la intervención extranjera sigue provocando muertes, arrebatando territorios, recursos y destruyendo el medio ambiente, pero se ha sofisticado a tal grado que convierte las elecciones de un país en el peor de los fraudes hasta ahora conocidos, impidiendo que un pueblo establezca libremente qué tipo de sistema social llene sus expectativas de justicia social. 

Al respecto Stella Calloni acota:

“La injerencia de un gobierno extranjero, en este caso de la mayor potencia imperialista del mundo, creando las coaliciones políticas opositoras, corrompiendo todo con millones de dólares, es el verdadero fraude que puede imponerse en estos tiempos.” Y más adelante escribe: “En este período de expansión global del imperio y sus asociados dependientes, perder la mirada estratégica sobre el plan de recolonización trazado por Estados Unidos sobre nuestros países, sólo puede llevar al autosucidio.”[1]

En este mismo sentido se pronuncia Atilio Borón manifestando:

“Si esa práctica no puede ser removida del sistema internacional, si se sigue consintiendo que un país poderoso intervenga desvergonzada e impunemente sobre otro, las elecciones serán una trampa que sólo servirán para legitimar los proyectos reaccionarios de Estados Unidos y sus lugartenientes regionales. Y pudiera ocurrir que mucha gente comience a pensar que tal vez otras vías de acceso al –y mantenimiento del– poder puedan ser más efectivas y confiables que las elecciones.” [2]

El pecado original de la democracia: nacer atada a la esclavitud

Hablando de democracia, basándonos en un escrito propio de data relativamente cercana, nos cuestionamos: 

¿No es acaso inaudito que hoy se rescate un concepto que, más que ningún otro, estuvo vinculado de manera estrecha e ineludible al esclavismo griego? ¿No es inconcebible e injustificable admitir que el “pueblo” estuviera constituido exclusivamente por hombres libres, por esclavistas, borrando de un plumazo a las mayorías: mujeres todas, esclavos y metecos o extranjeros? 

¿No equivale eso a asumir como algo justo la esclavitud? ¿No estamos, acaso, ante un hecho semejante a que se acepte el perverso concepto del “descubrimiento” de América que, nuevamente, encierra una negación, amén de absurda, por completo injusta; a saber, que el hemisferio occidental estuviera poblado desde mucho antes de su conquista por los invasores europeos?

Debemos decir que para el esclavista, como para el feudal y el capitalista, la relación que establece con el oprimido es vista, predominantemente, como un hecho natural; o quizá al opresor, muchas veces, le sea preferible o convenga más ver y hacer ver, así, las cosas. Lo contrario significa admitir aquello de que el espíritu de la época es el que impone la forma de pensar, recurso del que se han valido siempre los opresores para hacer creer que su pensamiento y su acción son irrechazables e irrefutables.

Al respecto de lo planteado, cobra mucha relevancia el siguiente aporte de Edward H. Carr, en tanto que muestra una identidad indiscutible entre la democracia ateniense y la democracia burguesa, desde la óptica de la naturaleza elitista de ambas:

“…no es un accidente que la democracia ateniense” tomada por lo regular como fuente y modelo “de las instituciones democráticas modernas, fuera la creación y prerrogativa de un grupo privilegiado de la población”; tampoco que Locke, estimado “fundador de la tradición democrática moderna”, fuera “el filósofo elegido y el profeta de la oligarquía Whig inglesa del siglo XVIII” y que “la elaborada estructura de la democracia liberal inglesa del siglo XIX” se constituyera “sobre la base del altamente restrictivo voto censitario”.

Al hablarse de la democracia ateniense, no debe soslayarse la condición relegada en que el hombre libre, el esclavista, colocaba a la mujer. Engels es muy claro al respecto de este asunto, acusando que, en la época heroica de esta democracia, para el hombre ella “no es, en fin de cuentas, más que la madre de sus hijos legítimos, sus herederos, la que gobierna la casa y vigila a las esclavas, de quienes él tiene derecho a hacer, y hace, concubinas siempre que se le antoje”. 

En Atenas, continúa, las “doncellas no aprendían sino a hilar, tejer y coser, a lo sumo a leer y escribir. Prácticamente eran cautivas y sólo tenían trato con otras mujeres. […] Las mujeres no salían sin que las acompañase una esclava; dentro de la casa se veían […] sometidas a vigilancia; […] El hombre tenía sus ejercicios gimnásticos y sus discusiones públicas, cosas de las que estaba excluida la mujer”.[3]

En otros comentarios que hemos hecho recientemente, en función de contribuir a descubrir el mito que sostiene el supuesto rechazo a las fuerzas nazi-fascistas que trataron de someter al mundo a su pleno dominio, mostramos que tanto EEUU como el Reino Unido alentaron y auspiciaron el surgimiento de esas fuerzas que, de fondo, no tiene mayores diferencias que las de Occidente:

“La Reserva Federal (FRS) de EE.UU. y el Banco de Inglaterra financiaron a la Alemania nazi, así revela Yuri Rubtsov, historiador de la Segunda Guerra Mundial.

“Se trata de un artículo publicado (…) por el sitio Web estadounidense Veterans Today (VT), que empieza cuestionando quién es el verdadero responsable de la Segunda Guerra Mundial, al tiempo que inquiere: ¿Quién ayudó a los nazis a llegar al poder?

“La historia completa de Alemania previa a la guerra muestra que las políticas “necesarias” para llevar al mundo hacia el desastre fueron manejadas por las turbulencias financieras en que el mundo se hundió, continúa el artículo.

“Las estructuras clave que definen la estrategia de desarrollo posterior de la guerra del Occidente fueron las instituciones financieras centrales del Reino Unido y los Estados Unidos, es decir, el Banco de Inglaterra, la Reserva Federal, así como organizaciones financieras e industriales asociadas a ellas. Todo ello con el objetivo de establecer un control absoluto sobre el sistema financiero de Alemania para así vigilar los procesos políticos en Europa central.”[4]

De otra parte, existe un video que muestra a la futura reina Isabel II, haciendo el saludo nazi. Y según Karina Urbach, “experta en los vínculos de la aristocracia con el régimen nazi, ha explicado cómo la conexión de la familia real británica con los nazis pasó por la España de Franco, con qué está relacionado su interés por el fascismo y cómo debería reaccionar el Palacio de Buckingham ante la filtración del vídeo.”

“La reina madre y Jorge VI “apoyaron la política de apaciguamiento hacia Hitler del primer ministro Neville Chamberlain" y les llevó tiempo entender que Churchill había obrado correctamente al plantarse ante Hitler, aunque “una vez cayeron las bombas sobre el Reino Unido, la reina madre se comportó admirablemente", aseguró la historiadora.”[5]

Refirmamos así que Hitler no fue más ni menos criminal que los mandatarios estadounidenses y europeos, de ayer y hoy. 


Por eso mismo, nos preguntamos:

¿Qué hay detrás de la clara intención de lavarle la cara a Obama, el nobel de la paz que libró 7 guerras simultaneas y que pretendió dar lecciones de buena voluntad a cuba?

Dentro de esa “buena voluntad” mostrada por EEUU durante 5 décadas para apoyar la “democracia” en Cuba, debe incluirse la voladura de un avión de Cubana de Aviación el 6 de octubre de 1976, misma que costó la vida a 73 pasajeros. Orlando Bosch y Luis Posada Carriles fueron los principales responsables de ese monstruoso crimen tras el cual estaba la CIA. Igual ocurre con la conversión de Afganistán, Iraq, Libia y otros países en estados fallidos. Y si nos vamos más atrás, el bombardeo atómico contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, deben interpretarse de idéntica forma.

Y mientras Obama hablaba de “buena voluntad” con el “pueblo” cubano, exactamente por lo mismo criminalizó a y amenazó a Venezuela, Rusia, China, Corea del Norte, Siria, Irán y otro conjunto de naciones que no se le arrodillan. Exactamente por “buena voluntad”, EEUU impuso en Ucrania un régimen genocida y fascista, creó al Estado Islámico al cual dice combatir, justifica al Israel sionista como estado agresor y brinda su apoyo incondicional a un narco estado como el de México.

¿Orgullo y buena intención se les llama ahora a la brutalidad, impunidad, prepotencia y arrogancia para actuar? ¿Podemos ser impasibles ante tanto odio enfermizo de parte de EEUU y sus aliados?

Y todavía se atrevió a decir en la ONU que su país es un “compañero de trabajo de Dios” por bombardear, en tan sólo seis años, 7 países: Siria, Afganistán, Yemen, Irak, Pakistán, Somalia y Libia.[6]

Que de extraño tiene que la ONU, como tantas instancias internacionales trabaje en función de presentar de modo amañada los hechos para conveniencia de una multinacional como la Monsanto: 

“Para la ONU el cambio climático y las guerras de todo tipo son los principales responsables de la malnutrición. Pero esta imputación de la miseria humana a causas accidentales tiene el efecto de minimizar las causas estructurales, limpia de toda sospecha los mecanismos de la explotación capitalista y la mentira implícita es que las multinacionales no tienen nada que ver. Al contrario, la incriminación del cambio climático extiende la responsabilidad de la miseria al ciudadano de a pie. ¿El trabajador que utiliza su coche para ir al trabajo no es tan culpable como Monsanto?”.[7]


[2] Otilio Borón. Elecciones en Venezuela: La trampa. Atilio Borón.  http://www.cubadebate.cu/opinion/2015/12/07/la-trampa/#.Wi15F0qWaM8
[3] Manuel Moncada Fonseca. Esclavista y capitalista, democracias ineluctablemente opresoras. https://librepenicmoncjose.blogspot.com/2013/08/esclavista-y-capitalista-democracias.html
[4] Hispantv. Reserva Federal de EEUU y el Banco de Inglaterra financiaron a la Alemania nazi. http://www.hispantv.com/noticias/alemania/268499/reserva-federal-banco-inglaterra-eeuu-reino-unido-financiar-alemania-nazi-hitler
[5] “Los vínculos de la familia real británica con Hitler pasaron por la España de Franco”. https://actualidad.rt.com/sociedad/180648-reina-isabel-hitler-nazi-franco
[6] Manuel Moncada Fonseca. ¿SER PAN DE AZÚCAR ANTE OPRESIÓN, SAQUEO, DESTRUCCIÓN Y GENOCIDIO? https://librepenicmoncjose.blogspot.com/2015/02/ser-pan-de-azucar-ante-opresion-saqueo.html
[7] Bruno Guigue. Mentiras de la ONU sobre el hambre en el mundo. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=235002

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total