Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

miércoles, 9 de noviembre de 2016

El guayabo de CNN




El guayabo de CNN
JEAN VALGEAN

9 noviembre, 2016 



Caras largas y tristes se le vieron a los conductores de la corporación mediática que impuso su realidad imaginaria durante más de dos décadas. El mito se caía y el monstruo come niños, racista, xenófobo, amigo de los comunistas, loco, misógino y homófobo, ganaba la contienda electoral. La realidad real, que vive el norteamericano día a día, se impuso ante la realidad virtual creada por las corporaciones mediáticas: Ni Superman con Batman y todos los Avengers, pudieron con el malvado Trump. Y sí, aunque ustedes no lo crean, hasta los superhéroes de las películas hicieron campaña junto a Hillary; el culo de Jennifer López incluido.

Entre pataleos mediáticos hacia Trump, se vio la programación del canal CNN en español al conocerse los resultados de la contienda electoral. La primera barbaridad fue arremeter en contra del electorado de Donald: “La mayoría de los que votaron por Trump son gente blanca y pobre sin ningún tipo de estudios”, brutalidad que asume que la mayoría de los estadounidenses son gente pobre y sin acceso a la educación ¿Y acaso esa no es una consecuencia del fracaso del sistema que ha venido defendiendo CNN durante tres décadas?

Aún recuerdo las caras de sus narradores cuando caía el muro de Berlín y sonreían diciendo “llegó la libertad a Europa”, o del espectáculo que presentaban en los bombardeos a Bagdad, como si debajo de esas lucecitas que caían del cielo, no estuviese muriendo gente. No se me olvida tampoco la frase de un conductor de esa cadena decir “I loved the A-10 warhog”, refiriéndose al avión que masacró a pueblos afganos enteros que no contaban con protección antiaérea.

Ni hablar de la felicidad orgásmica con la que nos presentaron las ejecuciones de Saddam Hussein, Gadaffi, o de cuando comenzaron a narrar el inicio de la primavera (¿?) árabe, que ha significado la pérdida de casi un millón de vidas y de más de 7 millones de desplazados (sin contar las guerras previas de Irak y Afganistán).

Por eso es que hoy sonrío, porque si CNN siempre le puso buena cara a las calamidades de la humanidad, su frustración debe significar todo lo contrario. Las caras de culo de Patricia Janiot, Juan Carlos López y Openeheimer, cuando ganó Chávez, Correa, Evo, Néstor, Lugo, Lula, Dilma y Daniel, se tradujeron en felicidad para los pueblos que los eligieron. Y aunque mantengo el excepticismo con Trump, voy a confiar en la fórmula dialéctica del carómetro del canal de Atlanta.

Los mitos y miedos

Aunque es muy temprano y es muy incierto decir que el triunfo de Trump fue mejor que el de Clinton, hay que tomar en cuenta toda la guerra mediática a la que estuvo expuesto el candidato republicano, basada en una serie de mitos que al estudiarlos revelaron cosas interesantes acerca de las carencias del sistema que defiende a capa y espada CNN:

1. Trump es xenófobo: Aunque sus declaraciones acerca de la migración ilegal fueron totalmente radicales y nada delicadas, nunca mostró adversión hacia los inmigrantes que están conviviendo de manera legal en los EEUU. De hecho, gran parte de la comunidad cubano-[norte]americana residente en el estado de la Florida apoyó a Tump. Curiosamente, el gobierno de Barack Obama, representado en la candidatura de Clinton y defendido a capa y espada por medios como CNN, es la gestión que ha deportado a más inmigrantes de la historia, llegando a superar en número a las tres gestiones anteriores, juntas.

2. Trump es racista: Pese a que sabemos que Donald Trump representa al esterotipo del [norte] americano blanco y adinerado, mantiene relaciones laborales y amistad con gente afroamericana, aunque eso no es indicio de que sea racista o no. Por otro lado, el gobierno del Obama-Clinton, que es catalogado como “progresista” por las grandes cadenas de medios, ha sido la gestión durante la cual ha existido más ajusticiamientos de afroamericanos por parte de las fuerzas de seguridad. Antes de la gestión de Barack Obama el 4% de la población afro[norte]americana estaba tras las rejas, al final de su mandato esta cifra ya está llegando al 5%.

3. Trump es islamofóbico: Ciertamente en su discurso verborréico Trump lanzó algún comentario hacia los hombres que usan barbas largas y leen el Corán. Sin embargo, ha sido la gestión de Brack Hussein Obama y Hillary Rodham Clinton la que ha causado más calamidades a la vida de más de 100 millones de musulmanes que viven en África y Oriente Medio. No olvidemos que cada sicariato llevado a cabo por un dron en Yemen y Pakistán, lleva la autorización firmada del demócrata hasta ayer regente de la Casa Blanca.

4. Trump es guerrerista: Tal vez en esta categoría me toque defender un poco a Donaldo, puesto que en más de una oportunidad ha dicho que EEUU no debe financiar más nunca una guerra (convencional o no) en ninguna latitud, dijo también “basta” al chuleo de la Otan y dijo que había que acabar con el autodenominado estado islámico, sobre todo en el financiamiento que recibe. Está de más decir que el negrito y la catirita que eran llave en la Casa Blanca, facilitaron el financiamiento y el apoyo a grupos terroristas del Medio Oriente, para derrocar a los gobiernos legítimos de Siria, Libia y Yemen, países que ahora son un hervidero, gracias a la “ayuda humanitaria” enviada por la dupla “progresista” que gorbernó hasta ayer en Washington.

5. Trump representará un desastre económico sin precedentes: La economía en EEUU y en gran parte del mundo, como sabemos, no depende directamente de ningún gobierno, sino de esa “mano invisible” que mueve el mercado, es decir, un conglomerado de un centenar de corporaciones dirigidas por unas siete familias que son también parte del tristemente afamado “grupo de Bildenberg”. En las últimas cuatro décadas, los gobernantes que han desfilado por la Casa Blanca, se han limitado a favorecer y a establecer las políticas ordenadas por esta élite corporativa. El último que osó en contradecir a este poder económico, John F. Kennedy, recibió 3 disparos en la ciudad de Dallas.

Ante este caso particular, y fue lo que más me llamó la atención de Donald Trump, fue su promesa de devolverle al Estado norteamericano la administración de la Reserva Federal, que actualmente es un ente privado administrado por esta élite de las siete familias y que representa la fuente de corrupción y de enriquecimiento ilícito más grande de la historia, debido a que ellos mismos imprimen el dinero que van a sus arcas privadas, repaldado por una deuda que asume el Estado, es decir, todo el pueblo norteamericano (y el del mundo).

Si hablamos del caso Obama, salió más raspado en el ámbito económico que el mismo George W. Bush, recibiendo una deuda pública en $6 billones (millones de millones) y dejándola en $11 billones, sin haber favorecido en lo absoluto a la sociedad norteamericana que cada día suma más gente a la pobreza y a los problemas sociales que se creían superados en la super potencia mundial.

6. Trump es amigo de los comunistas: Esta es la matriz más bárbara de todas. Apelaron al viejo macartismo para generar aversión por el candidato republicano. Pero lo que ellos no tomaron en cuenta es que llevan años tratando de construirle una imagen a la dupla Obama-Clinton como personas “progresistas”, cosa que en los verdaderos progresistas no cala y en los conservadores generan rechazo. Aprovecharon la demonización de Rusia y Vladimir Putin, culpables de todo lo malo que pasaba en EEUU los últimos dos años, para vincularlos a Trump. Ante esto, el magnate inteligentemente dijo que no veía la necesidad de otra guerra y menos con Rusia. Esto, sumado a las derrotas diplomáticas imperiales y a las victorias políticas de Rusia en Europa, lo que hicieron fue fortalecer la imagen de Trump.

Cabe destacar que la administración Obama, especialmente su secretaria de Estado, Hillary Clinton, desprestigiaron la palabra de EEUU en múltiples ocasiones, con contradicciones discursivas hacia Europa y Medio Oriente. No olvidemos la guerra de las materias primas, que junto a la guerra contra Yemen, tienen en jaque económico a países como Arabia Saudita y Qatar, que ya han reaccionado negativamente ante sus ‘protectores’ occidentales.

¿Y Venezuela, cómo queda?

Esta quizá sea la incertidumbre más importante, puesto que a pesar de la propuesta de Trump de no interferir en los asuntos de otras naciones y de la crítica al financiamiento de guerras convencionales o no en todo el hemisferio, Venezuela no deja de ser la primera reserva de petróleo en el mundo y una de las principales reservas de otras materias primas, que se encuentra a una distancia de 20 minutos en misil, 3.5 horas en avión y 2 días en barco. Así que todo va a depender de la perspectiva que tenga el propio magnate-presidente de nuestra Nación, que ojalá no sea desvirtuada por patanes asesores como el infame Ernesto Ackerman, que también es asesor de Marco Rubio e Ileana Ros-Lethinen.

Por otro lado, nos queda apelar a la fórmula dialéctica del carómetro de los tristemente célebres personajes de CNN, los superamigos, los avengers, Bono, Jared Leto y el arrastrado secretario general de la OEA, Luís Almugre, que no pudo esconder su “arrechera” cuando vio que su panita Clinton, quien le había prometido la presidencia del Uruguay, perdía ante el hombre estadounidense más atacado por las corporaciones mediáticas.


No es perversión -al menos lo veo así- pero disfruté mucho al ver la cara de derrotado de Almagro (Almugre) cuando fue entrevistado por los otros cara de culo de CNN.

Así que debemos aplicar lo que decían mis viejas preferidas: Rezarle a la ánimas, a José Gregorio y hasta al Silbón, para que no se aparezca. Y ojalá Trump cumpla con la mitad de sus promesas, para que el mundo recobre un poco de Paz… Mientras tanto, no me queda más que disfrutar del placer culposo de ver el guayabo de CNN.

JEAN VALGEAN

8 comentarios:

  1. La verdad, no estaba conforme con ningún candidato pero esta perspectiva me alegra.
    Si la señora Clinton, hubiera ganado ya sabríamos como seria el resto de la historia y con el sr Trump, no sabemos es incierto y bueno mientras no sea peor que los otros que trabaje.

    ResponderEliminar
  2. CUNDO UN HOMBRE QUIERE PODER LO CONSIGUE SIN DUDA

    ResponderEliminar
  3. Esta excelente yo me disfrute la cara de tortura que tenían ayer al momento de cada resultado, ojala que Trump cumpla con lo de la ley que regulará a los medios de comunicación.

    ResponderEliminar
  4. Buenos puntos...porque será que a todos nos encantan lo incierto...el voto de las personas que están en silencio vale...y como pesa!!!

    ResponderEliminar
  5. Me encantó este artículo. ¡Como me gocé a esos pisados!

    ResponderEliminar
  6. ¡Patricia Janiot, te mando un beso de consuelo! ¿Se te acabó el financiamiento?

    ResponderEliminar
  7. Sencillo como eso...! Y no solo los de CNN, la tal Polo andaba en esas.. igual que un sinnúmero de "artistas" que decian que si Trump Ganaba se iban de EEUU...
    algo tengo claro... POCO A POCO VAN PERDIENDO LA CARETA QUE POR AÑOS SE HAN VENIDO IMPONIENDO... SALE A LUZ PUBLICA LO DAÑINOS QUE PUEDEN LLEGAR A SER...

    ResponderEliminar
  8. Muy buen artículo, creo que para los que no conocíamos esos aspectos, nos ha ilustrado mucho.

    ResponderEliminar

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total