Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

domingo, 27 de septiembre de 2015

IMPERIO DICE ACTUAR EN NOMBRE DE DIOS

IMPERIO DICE ACTUAR EN NOMBRE DE DIOS
Manuel Moncada Fonseca

En nombre de Dios se han perpetrado los más atroces crímenes que registran los anales de la historia de la humanidad. Así lo hizo el dominio colonial en Nuestra América. El Requerimiento de Palacios Rubio (1450-1524), documento de carácter jurídico, fue la muestra más cínica. 

Hablaba de un sólo Dios que había nombrado a Pedro Sumo Pontífice, invistiéndolo de poderes para que pudiera decidir las cosas de este mundo, poniendo y quitando reyes, por ejemplo. Uno de sus sucesores, “teniendo noticias que las gentes de estas partes  [las del Nuevo Mundo] no conocían a Dios hizo donación de estas tierras a los católicos reyes de Castilla y de León”, a quienes los nativos “por virtud de esta gracia les debían vasallaje”. 

El mismo documento, exponía que se acogería y se protegería a los indios que aceptaran este vasallaje, pero no así a “los que no quisiesen obedecer y dejar sus ritos” a los cuáles se les castigaría “como gentes que no querían el conocimiento de Dios y eran rebeldes a su Rey natural y como tales se les haría la guerra”. 

Durante el medioevo, se inventaron la Inquisición y sus crímenes nefandos… Sus víctimas fueron herejes (de lo cual se podía acusar a cualquiera fácilmente), supuestos posesos, hechiceros y brujas... opuestos a la opresión de clase de ese entonces.

Actualmente, con un disimulo a medias, así actúan los gobernantes de EEUU cada vez que pronuncian su ¡qué Dios bendiga a América! Frase que esgrimen cuando se disponen a intervenir naciones en connivencia con los gobernantes de Europa Occidental y de otras latitudes, imponiendo con él una suerte de gran garrote ideológico "santificado", por medio del cual, más que justificar sus fechorías, las anuncian con esa advertencia prepotente que puede traducirse de este modo: “Vamos con todo, vamos a avasallarte, a dominarte. No te servirá de nada ninguna resistencia. Dios está con nos”.   


La civilización capitalista, ha ocupado, saqueado y destruido territorios enteros, de los cuales a no pocos ha vuelto Estados fallidos, con toda la carga negativa que esto encierra; ha sacrificado a millones de seres humanos por todo el planeta; realiza experimentos monstruosos contra ellos; ha perseguido a los seguidores del comunismo y de toda ideología libertaria existente en el mundo, tenga o no naturaleza religiosa; envenena el medio ambiente y los recursos naturales; enriquece sin límites a los menos y empobrece, cada vez, a más y más personas, por más retos del milenio que diga emprender; bombardeó con bombas atómicas a Hiroshima y Nagasaki y, más recientemente, a varios territorios con bombas hechas a base de uranio empobrecido que, para todos los efectos, actúan como atómicas, son los casos de países como Afganistán, Iraq, Libia, Yugoslavia; justifica la explotación del hombre por el hombre con todo tipo de mentiras y subterfugios y ha convertido al empresario capitalista en el héroe de nuestros tiempos… 

Tan suyo sienten las fuerzas imperialistas el mundo que Bill Richardson, embajador de EE.UU ante la ONU, en 1998, haciendo referencia a la recién formada Corte Penal Internacional, declaró sin ambages: “EE.UU. debería estar exento [de encausamiento por la corte] porque tiene “responsabilidades globales especiales”.

Puñaladas traperas 

En el mismo mundo capitalista, desde falsas posiciones humanistas, se pretende arrebatar el discurso revolucionario y anti-imperialista a las organizaciones y movimientos sociales que abogan por la transformación radical -no extremista- del mundo, buscando su manipulación en provecho de los que han declarado la exclusividad de EEUU y la eternización del llamado mundo libre; se niega la lucha de clases -como si de un capricho se tratara- con la pretensión de convertirla en paz entre las clases, reduciéndolo todo a que los ricos se porten mejor con los pobres, repartiéndoles limosnas, tratando así de evitar que las cosas lleguen al punto en que el planeta entero decida cambiar de forma radical las relaciones de propiedad y de poder a favor de toda la humanidad.

Duda no cabe que el alerta contra los fundamentalismos hecho recientemente, incluye al marxismo y al comunismo. Jamás al capitalismo. Mas se habla, como es costumbre, desde supuestas banderas despolitizadas y desidiologizadas...

Para colmo, días atrás, como si de una simple e inocente frase se tratara, se dejó oír, nuevamente, el !qué Dios Bendiga a América!, frase que, en Nuestra América, sólo significa que Dios mandata a EEUU a actuar como siempre lo ha hecho y, a la vez, reafirma la preeminencia de un sólo país del hemisferio occidental sobre el resto de los países que lo integran. 

Qué alejado está de ese discurso dual -que oculta mucho más que lo que declara-, de aquél que, de modo abierto, llama a las cosas por su nombre, como Putin al decir que EE.UU. experimenta con los países como si fueran ratas; y Evo Morales, sosteniendo en la ONU que el sistema capitalista favorece a banqueros y arremete contra el pueblo, exhortando a “acabar con el sistema capitalista a fin de erradicar la pobreza en el mundo”...
------------
Nota: 

Recomendamos escuchar el video con el discurso íntegro de VladimirPutin en la ONU en: 

Putin habla en la Asamblea General de la ONU por primera vez en 10 años (Versión completa). Publicado: 28 sep 2015 16:01 GMT. Última actualización: 28 sep 2015 17:39 GMT. http://actualidad.rt.com/actualidad/187132-putin-interviene-asamblea-general-onu

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total