Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

viernes, 26 de diciembre de 2014

Presidente Vladimir Putin: Conferencia de prensa 18 de diciembre 2014


Presidente Vladimir Putin: Conferencia de prensa 18 de diciembre 2014

Enviado por tortilla en Jue, 12/18/2014 - 19:49

Sputnik News, 18 de diciembre 2014

Vladímir Putin ha ofrecido este jueves, 18 de diciembre, su tradicional gran rueda de prensa para más de 1.200 periodistas. Sputnik Mundo publica la traducción oficial del texto completo de la conferencia.

VLADÍMIR PUTIN: Buenos días, estimados colegas.

Me alegra verles animados y de buen humor. Como hicimos la vez pasada, voy a empezar hablando de los resultados del año y luego intentaré responder a sus preguntas.

Lo primero, y, naturalmente, lo más esencial son los indicadores económicos. El crecimiento del Producto Interior Bruto, que en 10 meses de este año alcanzó el 0,7%, se situará probablemente en un 0,6%. Ayer no reunimos con los colegas para sacar cuentas más exactas. El saldo comercial creció en 13.300 millones de dólares alcanzando los 148.400 millones de dólares.

Tras una pausa el año pasado se aceleró un poco la producción industrial. Entre enero y octubre el superávit ascendió al 1,7%. En alguna ocasión llegó a descender por debajo del 5%, ahora se sitúa en torno al 5%, tal vez en el 5,1%.

Sigue desarrollándose el complejo agroindustrial. Creo que para finales del año, su crecimiento alcanzará el 3,3%. Y, como ya saben, este año hemos tenido una cosecha récord de 104 millones de toneladas de cereales.

A pesar de todas las turbulencias en el mercado financiero, el presupuesto federal este año va a prever un superávit, es decir, los ingresos superarán los gastos en 1,2 billones de rublos, lo cual representa un 1,9% del PIB. El Ministerio de Finanzas está terminando de hacer los cálculos pero ya es seguro que el presupuesto tendrá superávit.

El principal resultado del año en el sector social es, desde luego, la dinámica demográfica positiva.

El crecimiento natural de la población en diez meses fue de 37.100 personas, la tasa de mortalidad se reduce y la tasa de natalidad aumenta. Es una tendencia muy positiva y sin duda alguna es necesario hacer todo lo posible para mantenerla.

Como hemos prometido, continuamos indexando el subsidio de maternidad. En 2014, éste ascendió a 429.408,5 rublos. Se logró mejorar los indicadores del salario en 10 categorías de trabajadores. ¿Entendéis de lo que se trata? Son, ante todo, los maestros de escuelas y de centros de educación del segundo ciclo, pedagogos sociales, profesores de centros de educación superior, médicos, el personal de enfermería, el personal de instituciones culturales.

En 2014, las pensiones fueron indexadas dos veces: el 6,5% del 1 de febrero y el 1,7% más del 1 de abril.

Centramos una atención especial este año en incrementar la disponibilidad operacional de las Fuerzas Armadas. No voy a citarlo todo, a excepción de indicadores sociales. En 2014, 11.700 militares obtuvieron vivienda propia. 17.300 militares se han alojado en viviendas de servicio. Se cumplió el 100% de las metas anuales planeadas.

Es lo que quisiera decir al inicio en lo que se refiere a las cifras. Ahora diré un poco sobre la coyuntura actual.

Creo que todos entendemos que la cuestión principal que interesa a día de hoy a los ciudadanos de nuestro país es la situación económica, la moneda nacional, el desarrollo de la situación en el sector social, en vista a todo eso. Trataré dar una breve característica de la situación, decir como yo veo su desarrollo. Después de esto, se puede finalizar la rueda de prensa. Pero si tenéis algunas preguntas adicionales, trataré de contestarlas.

Entonces, la situación actual está provocada, ante todo, por factores externos.

Partamos de que aún no hemos hecho mucho de lo que nos planteamos hacer, de lo que, como decíamos, tuvimos que hacer para diversificar nuestra economía prácticamente dentro de los 20 años pasados. Llevarlo a cabo fue bastante difícil, por no decir difícilmente posible, tomando en consideración dicha coyuntura de economía externa, tan favorable en este caso, cuando el negocio escogía adónde invertir, mayormente, con tal de sacar provecho máximo y rápidamente. Este mecanismo es bastante difícil de reconstruir.

Hoy la situación, como saben, ha cambiado. La situación de hoy se ve afectada  ante todo por los factores de economía externa, por supuesto, por el precio de recursos energéticos, del petróleo, acompañado por el precio de gas. Considero que tanto el Banco Central, como el gobierno toman medidas adecuadas ante la situación de hoy. Hay preguntas sobre los plazos oportunos y la calidad de estas medidas tomadas por el gobierno y por el Banco Central, pero en general, actúan de manera totalmente adecuada y en dirección correcta. Espero que se mantengan la reducción del tipo de cambio de la divisa extranjera de hoy, de ayer y el crecimiento del valor de la divisa nacional (del rublo).

¿Es posible? Sí, lo es. ¿Es posible la futura caída de los precios de petróleo? ¿Afectará eso a la divisa nacional y, correspondientemente, los demás índices, incluida la inflación? Sí, eso es posible. ¿Qué pensamos hacer al respecto? Pensamos aplicar las medidas, que utilizamos de manera bastante exitosa, se lo voy a recordar, en 2008. En este caso tendremos que centrarnos en el apoyo a la población, que lo necesita de verdad, manteniendo, quiero resaltarlo, manteniendo los índices previstos en el ámbito de asuntos y problemas de carácter social. Me refiero, claro está, en primer lugar, a las pensiones, me refiero a los salarios de los empleados públicos, etcétera, etcétera.

Indudablemente, si la situación sigue desarrollándose de manera tan desfavorable, tendremos que corregir de alguna manera nuestros planes, tendremos que realizar, indudablemente, ciertas reducciones. Pero, y quiero resaltarlo, lo mismo indudable es, como dicen los peritos, el repunte del tipo de cambio.

El crecimiento posterior y la salida de la situación corriente son inevitables por, como mínimo, dos razones. En primer lugar, el crecimiento de la economía mundial se mantendrá, desacelerará, pero el crecimiento se mantendrá seguramente, la economía seguirá creciendo. Y nuestra economía saldrá de la situación actual. ¿Cuánto tardaremos en ello? En el peor de los casos, creo que dos años. Reitero, el crecimiento posterior es inevitable, entre otras cosas porque la coyuntura de la economía externa estará cambiando. Con el crecimiento de la economía mundial surgirá una demanda de recursos energéticos adicionales, aunque dentro de este período de tiempo, no lo dudo, podremos hacer mucho, desde el punto de vista de la diversificación de nuestra economía, porque la propia vida nos obligará a hacerlo. No podremos funcionar de otra manera.

Por eso, en general, y me gustaría subrayar que ello está fuera de cuestión, seguiremos cumpliendo con todos nuestros compromisos sociales, contando con los recursos de los que disponemos. Estas reservas incluso han aumentado, gracias a Dios, este año. Acuérdense que las reservas del Banco Central ascienden a unos 419.000 millones de dólares. Esta entidad bancaria no los gastará de forma malpensada y hará bien. Las reservas del Gobierno, me refiero al Fondo del bienestar nacional y al Fondo de reserva del Gobierno han crecido este año en unos 2,4-2,5 billones de rublos, siendo el total de las reservas de unos 8,4 billones. Estas cuantías nos permitirán ir solucionando con tranquilidad los principales problemas sociales, llevar a cabo la diversificación de la economía y vuelvo a repetir que sin falta la situación volverá a su cauce.

Con eso me gustaría finalizar la parte introductoria. Vayamos acabando pero, si hay preguntas, estoy dispuesto a contestarlas.

DMITRI PESKOV: Empecemos entonces. Este año me gustaría comenzar con la gente que lleva todo el año trabajando con el Presidente, es decir, los miembros del equipo de periodistas acreditados ante el Kremlin. Primero quiero concederle la palabra a Viacheslav Térejov, veterano de este equipo que lleva muchísimos años trabajando con Vladimir Putin, acompañándolo a los sitios más remotos del planeta y de nuestro país. Adelante, por favor.

Rueda de prensa anual de Vladímir Putin

VLADÍMIR PUTIN: Un poco de compañerismo nunca viene mal, ¿verdad? Me alegro de verle.

PREGUNTA: Gracias. Y tengo un trabajo interesante. Me gustaría precisar una cosa, señor Presidente. A juzgar por la situación en el país, estamos  atravesando una profunda crisis monetaria. Tan profunda que en el Banco Central reconocen no haber visto nada parecido en su peor pesadilla. Usted dijo que la situación podría mejorar en dos años, pero no habremos de enfrentarnos en estos dos años a una crisis económica y financiera. Los pasados lunes y martes hubo una avalancha de críticas al Banco Central, al Presidente de Gobierno y al propio Gobierno. ¿Se uniría a las críticas? Gracias.

VLADÍMIR PUTIN: Ya he dicho que en las circunstancias más dramáticas de la coyuntura en política exterior esta situación se podría prolongar unos dos años, más o menos, nadie puede decir con exactitud. Pero no obligatoriamente, las mejoras podrían percibirse antes. En el primero o segundo trimestre o a mediados del año que viene. O, posiblemente, al final. Nadie lo puede predecir, dado que hay demasiados factores poco precisos.

En cuanto a la actuación del Banco Central… No sé, si llamarlo crisis o de otra forma… No importa qué palabras usemos, pero creo haber dado a entender de forma inequívoca que el Banco Central y el Gobierno están actuando de forma adecuada. Verdad es que algunas cosas, y es lo criticado por los expertos, deberían haberse hecho con mayor urgencia.  Seguramente le gustaría conocer los detalles concretos y las medidas que se han tomado, ¿verdad?

En primer lugar, como ya sabe, se ha elevado el tipo de interés básico. Espero que no sea tan alto durante todo el período difícil relacionado con la coyuntura en política exterior y la economía de una u otra forma se irá adaptando.

¿En qué se basa mi optimismo? En que la economía inevitablemente se irá adaptando para existir y funcionar en una situación de bajos precios de los hidrocarburos. Esto sucederá según se vaya desarrollando la situación. Cuanto tiempo tardará en adaptarse si los precios se mantienen en el nivel actual o descienden por debajo de los 60, 40 dólares, no lo sé… Realmente a nosotros nos da igual. La propia economía se estructurará. Pero quiero subrayar que es inevitable que suceda.

¿Qué está haciendo el Banco Central? Elevó el tipo de interés. ¿Qué más hay que hacer? Para estabilizar la moneda nacional hay que contener un poco la liquidez en rublos para garantizar a los agentes económicos el acceso a la liquidez en divisas extranjeras. De hecho, es lo que está haciendo el Banco Central y tiene un tipo de interés para las divisas extranjeras bastante bajo, el 0,5%. Es asunto del Banco Central bajarlo más o no, tiene que valorarlo y reaccionar. No repartir las reservas de oro y divisas ni quemarlas en los mercados, sino ofrecer crédito en divisas, que es otra de las cosas que está haciendo. Una de las herramientas conocidas son las operaciones de reporto (repo). Se otorgan para un día, para 28 días que son casi un mes, para un año. Es dinero para devolver luego pero dan a los agentes económicos la posibilidad de aprovechar estas reservas de divisas. Todo lo que se está haciendo está bien hecho, quizás se debiera ir medio paso por delante.

Claro que escucho críticas al Banco Central y a su presidenta. Algunas son fundamentadas, otras no, en cualquier caso el Gobierno no debe olvidarse de su parte de responsabilidad. Hay que trabajar con los exportadores, que obtienen importantes beneficios en divisas. El presidente de Gobierno se reunió hace poco con los directivos de las mayores empresas del país y podemos observar ciertos avances. Está claro que muchos de ellos tienen que pagar sus créditos y pensar en el futuro de sus compañías. Una empresa, al igual que un ciudadano de a pie, también piensa en guardar algo para los malos tiempos. ¿Es un comportamiento económico correcto? Desde el punto de vista de la lógica económica, no lo es. Pero las empresas lo hacen. Y ahora vemos que hay resultados, se está produciendo el llamado rebote.

Hace falta que el Gobierno también tome medidas. ¿A qué me refiero? Por ejemplo a la lucha contra la inflación. Es trabajo del Banco Central pero hay cosas de las que ya hablamos, y lo dije ya también públicamente en la reunión del Gobierno. Hablo de asuntos como el precio de la gasolina, de los alimentos, cosas de las que deberá ocuparse el Gobierno. Y en la situación actual, en condiciones como ésta, por más que se pueda criticar, hay que reunirse a diario, cada semana, con los productores, los agentes del mercado, los comerciales, los minoristas y las petroleras que, en gran medida, monopolizan nuestro mercado.

El Servicio Antimonopolio Federal debe actuar como debe. Sus acciones deben ser conjuntas, colectivas, conscientes y está claro que no deben meterse en competencias del Banco Central ni del Gobierno. La coordinación es necesaria y debe ser oportuna. Se puede criticar a la presidenta del Banco Central, Elvira Nabiúlina, pero no hay que olvidar que, en general, su política es adecuada y que el Banco Central no es el único responsable de la situación económica en el país.

Rueda de prensa anual de Vladímir Putin

DMITRI PESKOV: Otro veterano del ‘pool' de prensa presidencial, Alexandr Gámov del periódico Komsomolskaya pravda. Haga sus preguntas, por favor, si las tiene.

PREGUNTA: Alexandr Gámov, Komsomolskaya pravda. Ante todo, tengo algo que decir. Vladímir Vladímirovich, creo que hoy muchos estaban esperándole a usted, a su llegada a la rueda de prensa. Todos trataban de adivinar de qué humor está Vladímir Putin, porque de eso depende en mucho el estado de ánimo en el país. Y usted ha llegado y hasta ha sonreído ya varias veces. Quisiera agradecerle su optimismo. Esperamos que todo sea así como ha dicho usted.

Tengo las siguientes preguntas. Hemos establecido ya desde 2008 que ya es tiempo de reducir la dependencia de la economía rusa de las exportaciones de hidrocarburos, reformar nuestra economía, hacerla más eficaz. Pero lo que pasa a día de hoy… Todavía no lo hemos logrado. ¿Está de acuerdo? Seguimos dependiendo de estas malditas exportaciones y no se sabe cuánto durará eso.

Diga francamente, ¿le parece que podríamos aprovechar esta crisis? ¿Podremos dejar de depender de las exportaciones de petróleo, y reformar la economía? Entiendo que no podremos hacerlo en breve. 

Y la segunda pregunta. En su mensaje a la Asamblea Federal, en medio de los aplausos del país y del sector empresarial, usted proclamó una serie de facilidades que, en general, parecen necesarias desde hace mucho. Pero sabe usted, hay dudas… Entiende usted que en Rusia el peligro principal consiste en que se burocratiza y se da largas a todas las decisiones correctas, necesarias, incluidas las presidenciales. ¿Está seguro usted de que sus postulados, sus opiniones, sus decisiones serán realizados esta vez y de que su optimismo será confirmado con hechos? ¡Gracias, Vladímir Vladímirovich!

VLADÍMIR PUTIN: La seguridad la da un seguro, como sabemos. En este caso, el seguro para nosotros es una política macroeconómica correcta y fondos de reserva para cumplir compromisos sociales. En cuanto a la burocratización, podría decir… Creo que hay aquí colegas de la Unión Europea. Si les pregunta sobre la burocracia en Bruselas, le dirán cómo lo hacen. A nuestros burócratas les falta mucho para igualar a los de Bruselas. Este problema sí que existe, pero el asunto de éste no es la burocracia. ¿Sabe usted de qué se trata? He mencionado al inicio que voy a decir varias frases y se podrá finalizar la rueda de prensa. No es una broma. El problema principal no consiste en que en nuestro país se burocraticen las decisiones. Es que cuando la coyuntura en el comercio exterior empuja a los participantes de la actividad económica a invertir dinero digamos en el sector energético o la industria química o metalúrgica —pese a los esfuerzos del Gobierno de hacer ajustes en el sistema tributario- es complicado conceder privilegios a sectores no basados en materias primas, porque en la mayoría de los casos no hay suficientes recursos presupuestarios para realizarlo. Todas estas medidas se aplican en Rusia durante varios años. Tratamos de crear condiciones más favorables para el desarrollo del área industrial de negocios, de la fabricación real. Pero este proceso es complicado, sobre todo cuando se pueden obtener grandes beneficios, invirtiendo el dinero en el sector energético. Sabe que un 80% de las propuestas dirigidas al Gobierno no están relacionadas con la inversión del dinero en sectores de alta tecnología, sino con el intento de obtener algún yacimiento. ¿Por qué? Porque allí hay dinero rápido, y mucho. Pero (ahora voy a responder a su pregunta) si la coyuntura es otra, la propia vida empuja a invertir el dinero en otras ramas. Y esto inspira optimismo, aunque podría parecer extraño. Está claro que algo sería más difícil. En cualquier caso, tendremos que resolver asuntos sociales y cumplir la parte dedicada a la protección social enunciada en los decretos presidenciales de 2012. ¿Estamos capaces de hacerlo? Sí. Mientras, al mismo tiempo se debe aprovechar la situación para crear adicionalmente las condiciones para negocios industriales y la diversificación económica. Espero que la coyuntura actual nos ayude a conseguirlo.

DMITRI PESKOV: Continuemos, colegas. Sólo les pido que hagan preguntas más cortas para que podamos escuchar más a Vladímir Putin. Andréi Kolésnikov, no podemos seguir sin su pregunta.

PREGUNTA: Gracias. Andréi Kolésnikov, periódico Kommersant. Vladímir Vladímirovich, a principios de 2012 en uno de sus artículos preelectorales, que después se convirtió en uno de los decretos de mayo, usted, describiendo la situación corriente,  le dijo a Alexander Gorchakov. Dijo: “Rusia está concentrándose”. Diga, por favor, ¿qué está ocurriendo ahora con el país, en su opinión? ¿Qué está haciendo? ¿Sigue concentrándose o ya es la hora de desconcentrarse? ¿No será aun la hora de relajarse, al fin y al cabo? Gracias.

VLADÍMIR PUTIN: Tenemos que trabajar, en este sentido poco ha cambiado. Es más, las condiciones actuales nos empujan, estoy aproximándome a esta idea desde diferentes direcciones, ya veo que usted y sus colegas van tocando el mismo tema desde distintos puntos de vista. Tenemos que trabajar. Y las condiciones externas nos obligan a ser más eficientes, pasar a vías de desarrollo innovadoras. ¿Qué es necesario para el futuro de nuestra economía? Necesitamos crear unas condiciones favorables para el negocio, garantizar la libertad de empresa, la propiedad y abandonar la persecución por las fuerzas de seguridad de los que no nos gusten. ¿Me entiende? Y utilizar esas herramientas para la lucha competitiva. Tenemos que aumentar las facilidades para el sector productivo, tenemos que desarrollar las regiones de la Federación de Rusia, que requieran una atención especial, como el Oriente Lejano. ¿Lo estamos haciendo o no? Sí. En mi mensaje expuse todo un programa de lo que tenemos que hacer. Me refiero tanto a las moratorias fiscales de cuatro años, como al cese de inspecciones durante tres años (en relación a las empresas que no han tenido infracciones graves en el curso de los últimos tres años), y a las facilidades para las pequeñas empresas. Tenemos que seguir concentrándonos, reforzándolo con trabajo concreto.

DMITRI PESKOV: Seguimos. Por favor, NTV, Kondrátiev.

PREGUNTA: Cadena Televisiva NTV, Kondrátiev. Vladímir Vladímirovich, hace poco celebramos el 25 aniversario de la caída del Muro de Berlín, usted mismo había presenciado aquel hecho hace 25 años trabajando en la República Democrática Alemana. Logramos mucho, aunque, probablemente, no lo que habíamos pensado conquistar al principio. Gracias a su empeño, en poco tiempo Rusia estuvo a punto de suprimir el régimen de visados con Europa. Ahora, este año, año del aniversario, en el curso de unas pocas semanas vemos crecer un nuevo muro, no es de hormigón y sin embargo es perceptible. Es invisible, pero es un muro de aislamiento, de sospechas, de desconfianza mutua, de reproches mutuos. ¿Hacia dónde nos puede llevar este enfriamiento? Algunos dicen que estamos en el umbral de una nueva guerra fría. ¿Viviremos en un mundo dividido o todavía existen algunas posibilidades de restablecer el diálogo y la cooperación?

VLADÍMIR PUTIN: Acaba de decir que el Muro de Berlín cayó y que ahora vemos elevarse unos muros nuevos. Voy a responder a esta pregunta y espero que usted esté de acuerdo conmigo. No es que esto esté ocurriendo ahora mismo. Usted, es un especialista en Alemania, en Europa: ¿Acaso después del Muro de Berlín no nos decían que la OTAN no iba a expandirse al Este? ¡Pero la expansión ocurrió inmediatamente, fueron dos olas de expansión! ¿Acaso no es un muro? Sí, no lo cavaron, es un muro virtual, pero ha empezado a elevarse. Y el sistema de defensa antimisiles al lado de nuestra frontera, ¿qué es? ¿Acaso no es un muro? Nadie ha frenado, entiende, éste es el problema clave de las relaciones internacionales de hoy. Nuestros socios no se han detenido, han decidido que son triunfadores, que ahora son un imperio y el resto son sus vasallos y que hay que presionar. Hablé de ello en mi mensaje. Este es el problema. No pararon la construcción de muros a pesar de todos nuestros signos e intentos de trabajar conjuntamente, sin líneas divisorias en Europa y en el mundo en general. Creo que nuestra dura postura en relación a las situaciones de crisis bien conocidas, en particular, en Ucrania, tiene que dar a entender a nuestros socios, que la vía más correcta es dejar de elevar esos muros y de construir un espacio común humanitario, un espacio de seguridad y de libertad económica.
Como ya he mencionado a Ucrania, he visto allí un cartel… Dmitri Serguéievich (dirigiéndose a Peskov), disculpe, pero no puedo sino dar la palabra a nuestros colegas de Ucrania. 

Por favor.

PREGUNTA: Román Tsimbaliuk, agencia ucraniana UNIAN. Con su permiso voy a hacer dos preguntas muy cortas.

VLADÍMIR PUTIN: Por favor.

PREGUNTA: La primera pregunta es sobre las operaciones punitivas, que usted ha organizado en el Este de nuestro país, y sobre todo, contra la población de habla rusa. No es un secreto que allí luchan soldados y paramilitares rusos que organizan todo ello. La pregunta es: ¿cuántos de estos soldados rusos, usted ha enviado allá? ¿Cuánto material bélico ha enviado allá? ¿Cuántos de ellos murieron en Ucrania? Usted, como comandante en jefe, ¿qué les diría a las familias de los oficiales y de los soldados rusos perecidos? Y, con su permiso, muy en breve la segunda pregunta. Tuvimos a un presidente, un tal Víctor, que se esconde hoy en el territorio ruso. En sus tiempos encarceló al número uno del partido Batkivschina Yulia Timoshenko. Pasó su tiempo en la cárcel, y ahora el número uno del partido BYT también está en la cárcel, pero ya en Rusia…

VLADÍMIR PUTIN: ¿Cómo, cómo? Otra vez, por favor. 

PREGUNTA: El número uno de la lista del bloque de Yulia Timoshenko ahora está en la cárcel, en Rusia. Tengo una pregunta: ¿Cuáles son las condiciones para que libere usted a la piloto Sávchenko, al director ucraniano Oleg Sentsov y a otros cautivos de guerra ucranianos, que como mínimos son unas 30 personas a las que mantienen en el territorio de Rusia en diferentes cárceles preventivas? Gracias.

VLADÍMIR PUTIN: Empecemos por la última pregunta y luego, por supuesto, contestaré a su primera pregunta también. La última pregunta fue sobre esta dama, Sávchenko, y las condiciones para su liberación. Mi posición al respecto es totalmente transparente y, a mi ver, clara. Aquí en la sala se encuentran colegas de aquellos nuestros periodistas (que, a propósito, son sus colegas también) que perecieron cumpliendo su deber profesional en el sureste de Ucrania. Quiero enfatizar: ellos no participaron en operaciones militares de ninguna de las partes, no llevaban armas. Y la obligación de todas las estructuras del Estado, incluidas las militares, es proteger su vida y salud, darles la posibilidad de cumplir su deber para difundir información objetiva y completa, al menos tal como la ven. Y es un hecho reconocido en todo el mundo civilizado: ellos fueron asesinados. Según los datos de nuestras fuerzas de seguridad, Sávchenko fue la delatora en este asesinato. Si en el curso de la instrucción preliminar resulta que ella no tiene nada que ver con este caso, que no es culpable de nada, la liberarán. Si resulta que es culpable y colaboró en este asesinato, creo que el tribunal ruso tomará la resolución correspondiente y que cumplirá la condena de acuerdo con la sentencia del tribunal.  Al mismo tiempo, nadie tiene derecho a declarar culpable a una persona de ningún crimen de antemano. En nuestro país nos atenemos al principio de presunción de inocencia penal. Por eso vamos a ver cómo se desarrolla la instrucción y qué conclusiones saca el tribunal ruso. En cuanto a los demás militares a los que mencionó usted, no los vemos como cautivos. Se encuentran en nuestras prisiones, están sometidos a la instrucción preliminar por ser sospechosos de participar en acciones terroristas. Esta es la segunda parte de su pregunta.

Y ahora, la primera: quién y por qué debe asumir la responsabilidad. Aquí, en Rusia, como casi en cualquier otra república presidencial, el presidente es el responsable de todo. Y en cuanto a los militares,  la responsabilidad por sus vidas la lleva el Comandante en Jefe.

VLADÍMIR PUTIN: Por lo que se refiere a los militares, es el  comandante en jefe el que tiene la responsabilidad sobre su destino.

Llamo su atención sobre el hecho de que, en nuestro país, uno y otro son la misma persona. Todas las personas que, siguiendo la llamada de su corazón, cumplen su deber o toman parte voluntariamente en ciertas acciones bélicas, entre otras las del sudeste de Ucrania, no son soldados a sueldo, no reciben dinero por ello.

Para nuestra opinión pública lo que ocurre en el sudeste de Ucrania es efectivamente una operación de castigo, pero la llevan a cabo las autoridades actuales de Kiev y no al contrario. No han sido las milicias del sudeste las que han enviado a sus unidades a Kiev, sino por el contrario han sido las autoridades de Kiev las que han dirigido sus fuerzas armadas hacia el sudeste. Usan lanzacohetes, artillería y aviación militar.

¿Cuál es el problema y cómo se puede resolverlo? Voy a intentar responder a esta pregunta. El problema es que, desde que tuvo lugar el golpe de Estado (se llame como se llame y se diga lo que se diga sobre este particular, lo que tuvo lugar en Kiev fue un golpe de Estado, llevado a cabo por cierto militarmente) una parte del país no estaba de acuerdo con este desarrollo de los acontecimientos. Y en lugar de iniciar con ellos algún tipo de diálogo político, empezaron al principio a usar las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y, cuando vieron que no lograban nada, recurrieron al Ejército; y como tampoco así lograron nada, ahora intentan solucionar el problema también con el uso de la fuerza, recurriendo al bloqueo económico. Creo que es una vía sin ninguna perspectiva, perjudicial para el destino del Estado ucraniano y del pueblo ucraniano. Espero que seamos capaces de salir de esta situación a través del diálogo.  Nosotros estamos dispuestos a jugar aquí el papel de intermediarios en un diálogo directo, un diálogo político, para que de este modo y con esos instrumentos seamos capaces de reconducir la situación hasta llegar al restablecimiento de un espacio político único.

Presidente de Rusia, Vladímir Putin

DMITRI PESKOV: Continuemos. Vernitsky, Pervy Kanal. Pásenle, por favor, el micrófono.

PREGUNTA: Antón Vernitsky, Pervy Kanal. Vladímir Vladímirovich, lo que ocurre actualmente con nuestra economía ¿es un precio que hay que pagar por Crimea? ¿Es quizá el momento de reconocerlo honestamente?

VLADÍMIR PUTIN: No. No es el precio que hay que pagar por Crimea, es el precio… O es más bien el pago por nuestro natural deseo de seguir existiendo como nación, como civilización, como Estado. Y le voy a explicar por qué.

Hace un momento contestaba a su colega de NTV que, después de la caída del Muro de Berlín, después del derrumbe de la Unión Soviética –también lo dije en mi mensaje- nuestro país se abrió completamente ante nuestros socios. ¿Y qué hemos visto? El apoyo directo y completo al terrorismo en el Cáucaso Norte. Directo, ¿comprende? ¿Qué es esto? ¿Acaso hacen este tipo de cosas los socios? No voy a explayarme aquí con los detalles, pero es un hecho. Y lo sabe todo el mundo.

Hagamos lo que hagamos, en cualquier tema, siempre encontramos problemas, oposición y lucha contra nosotros. Recordemos cómo nuestro país se preparó para los Juegos Olímpicos de 2014, con qué entusiasmo y alegría lo hicimos, para organizar una fiesta no sólo para nuestros aficionados al deporte, sino para los amantes del deporte en todo el mundo. Pero es un hecho evidente que hubo intentos, sin precedentes y perfectamente coordinados, de desacreditar los preparativos de la Olimpiada y el desarrollo de la misma. ¡Es un hecho evidente!

Pero ¿para qué? ¿A quién beneficia eso? Y así con todo.

En un encuentro del club de debate Valdái hice una analogía recordando nuestro símbolo más reconocible, el oso que protege su bosque. Y ¿saben qué pasa? Si seguimos con las analogías, a veces pienso: ¿a lo mejor nuestro oso debería quedarse quietecito? Dejar correr a los porcinos por el bosque y alimentarse de miel y bayas. ¿Igual así lo dejan en paz? ¡Pero no lo dejarán! Porque siempre intentarán ponerle la cadena. Y cuando lo encadenen, le arrancarán los dientes y las garras, que a día de hoy son la fuerza de contención nuclear. En cuanto esto ocurra, ojalá no, ya no querrán al oso, querrán quedarse con el bosque. Hemos oído casi a representantes oficiales decir en múltiples ocasiones que es injusto que Rusia posea tanta riqueza ella sola. ¿Cómo que injusto? Parece que robar Texas a México es justo y el que trabajemos en nuestra propia tierra es injusto y hay que repartirla. Y después de arrancarle al oso los dientes y las garras ya no lo querrán. Lo disecarán y se acabó. Por eso Crimea no tiene nada que ver, la cuestión está en que nosotros defendemos nuestra independencia, nuestra soberanía y el derecho a existir. ¡Es eso lo que tenemos que comprender todos! Creemos que algún problema que tenemos, por ejemplo en la economía debido a las sanciones, es real… Y es así, de todos los problemas, aproximadamente, entre el 25% y 30% está causado por las sanciones. Pero tenemos que aclararnos: si queremos estar a salvo y luchar, mejorar nuestra economía aprovechando los fenómenos que se están dando y ser más independientes, para superarlo o queremos que nuestra piel cuelgue de la pared. Estas son las opciones, y Crimea no tiene nada que ver.

DMITRI PESKOV: Continuemos. La cadena Rossiya está transmitiendo en directo la rueda de prensa, por eso pasen el micrófono a Yevgueni Rozhkov. Gracias.

PREGUNTA: Buenos días, señor presidente. Yevgueni Rozhkov, cadena Rossiya 1, el programa ‘Vesti’. Primero, el asunto de Crimea está más o menos claro. La cuestión está sólo en la cantidad de dinero que habrá que invertir en su desarrollo después del complicado pasado ucraniano. Y la pregunta que me gustaría hacer se refiere a, tal vez, lo más doloroso y palpitante, lo que está sucediendo en el este de Ucrania, en esa parte de Ucrania que se hace llamar Novorrusia, la Nueva Rusia. ¿Cómo ve el futuro de Novorrusia, esta parte de Ucrania? ¿Cree en el éxito de los acuerdos de Minsk? ¿Conducirán a la paz? Y también ¿cómo vamos a seguir ayudando a Donbás? ¿Enviando, como hacemos ahora, convoyes humanitarios o de otra forma?

VLADÍMIR PUTIN: Creo que en parte ya he contestado a su pregunta cuando respondía a su colega ucraniano. Partimos de que la crisis tendrá que ser resuelta en algún momento, cuanto antes mejor. Eso es lo primero.

Lo segundo es que la crisis no debe ser resuelta por cualquier presión, bloqueo económico o fuerza militar, sino por vía política. Y está claro que vamos a ayudar a la gente como lo hacemos ahora (saben que ya fue enviado el décimo convoy humanitario). Sin embargo, tenemos que basarnos en principios fundamentales del Derecho Internacional y en el derecho de la gente de determinar su destino por su propia cuenta. Por algo he dicho que es necesario restablecer la paz, buscar soluciones políticas y partimos de la suposición que el espacio político común sea restablecido también. Cómo sería éste es difícil de decir ahora, pero me parece que tenemos que aplicar esfuerzos para lograrlo. Y los esfuerzos los deben aplicar ambas partes. Ése es el problema. ¡Ambas! Y se debe respetar a los que viven en el sureste de Ucrania. Hay que restablecer lazos económicos. Se sabe que una gran parte de la energía eléctrica de Ucrania funciona con el carbón de Donbás, pero hasta la fecha no se lo compran. Nos han pedido ejercer presión en el sureste de Ucrania, en Donbás, para convencer a los mineros que lo suministren. Lo hemos hecho, pero no se lo compran a día de hoy. ¿Por qué? Porque todos los bancos están cerrados, es imposible realizar pagos. Los colegas me dijeron anteayer que estaban dispuestos a pagar y que habían transferido el anticipo. Pero resulta que no había ningún anticipo. Se lo han transferido presuntamente a las tarjetas de mineros, pero las tarjetas no funcionan. Y así sucede en relación a cada asunto.

No existe otro remedio que el arreglo pacífico. En cuanto a los acuerdos de Minsk, son muy importantes y abogamos por su cumplimiento, porque, ante todo, yo fui uno de los promotores de la reunión en Minsk junto con Piotr Poroshenko. Y evidentemente el presidente ucraniano quiere que se arregle la crisis. No dudo que tiene tales intenciones. Pero no está solo. Oímos declaraciones hechas por otros cargos oficiales de que es necesario continuar la guerra casi hasta el fin, de que todo eso supuestamente puede conllevar una crisis en todo el continente. Oímos muchas declaraciones hostiles. Creo que el presidente Poroshenko tiene intención de arreglar la situación. Pero son necesarias acciones concretas.

¿Se deben cumplir los acuerdos de Minsk? Sí que se debe. Repito que yo fui uno de sus promotores y nosotros… Ahora diré una cosa importante y quiero que todos la oigan. Nuestros representantes en Minsk suscribieron en septiembre el memorando al cual se adjuntaron protocolos que definían la línea de división. Pero los representantes de Donetsk no firmaron estos protocolos. Así es la situación. Dijeron al inicio: “No podemos”.

VLADÍMIR PUTIN: Y cuando intentamos insistir, lo voy a decir abierta y honestamente, son cosas que el público tiene que saber, nos respondieron: “No podemos irnos de aquellos pueblos (son tres o cuatro pueblos en cuestión), allí están nuestras familias, nuestros hijos, mujeres, hermanas. ¡No queremos que les maten y les violen allí!” Aquí está el problema, esto es lo más importante. Además, los oficiales ucranianos tampoco retiran sus destacamentos de los lugares que tendrían que abandonar, por ejemplo, del aeropuerto de Donetsk. ¡Y siguen allí!

¿Sabe las últimas noticias? La milicia les dejó rotar a sus soldados en el aeropuerto. Los lleva a la sauna, les envía alimentos. Probablemente al final la gente podrá llegar a un acuerdo. Todos insisten en el intercambio de prisioneros de guerra. Yo opino, que hay que cambiar a todos por todos sin ningunas condiciones. Pero la vida es más complicada. Cuando aparecen las listas, resulta (así, por lo menos, nos dicen los representantes de la milicia de Donbás) que en dichas listas por parte de Ucrania hay personas que fueron detenidas sin tener relación alguna con las acciones bélicas en el sureste de Ucrania, fueron detenidos en Jersón o en Odessa. Hay que chequear dichas listas. Sin embargo, insistimos. Y creo que es necesario, que la gente antes de Año Nuevo, de la Navidad, se encuentre con su familia independientemente de las demás circunstancias.

Hubo un acuerdo de intercambiar a 30 personas ayer. Los representantes de la milicia llegaron al lugar del intercambio, apareció un representante de las autoridades de Kiev y dijo: “No vamos a intercambiar a más hasta la próxima reunión en Minsk”. Podemos, claro está, seguir este camino. Pero si fue posible traer a 30 personas, habrían podido recogerlos a ellos, por lo menos… Pues bien, son detalles. En cualquier caso, estas muestras positivas, desde el punto de vista de la búsqueda de una solución conjunta para el cumplimiento de los acuerdos de Minsk, entre otras muestras, es un proceso muy importante y necesario. Acabamos de acordar que próximamente, entre hoy y mañana, tendrá lugar una videoconferencia. El diálogo será en forma de videoconferencia, y el siguiente paso se dará ya en una reunión de Minsk. Pero hay otra cosa importante. Es importante que las autoridades de Kiev también cumplan con todos sus acuerdos. Hubo, por ejemplo, un compromiso de aprobar una ley de amnistía. ¿Dónde está? Nos están diciendo todo el tiempo que fue aprobada una ley de estatus especial, pero aquella ley no pudo funcionar, ¿lo entiende? Porque aquella ley podía entrar en vigor y funcionar realmente sólo después de haber sido aprobada otra acta, la de una línea divisoria. No fue aprobada nunca. Por eso hay que dejar las compilaciones, hay que entender que si Ucrania quiere restablecer la paz, la tranquilidad y la integridad territorial, hay que respetar a la gente que vive en ciertos territorios del país y, respetándoles, mantener con ellos un diálogo político directo, abierto y honesto. Reitero: diálogo político, abandonando la presión. Espero que todos sigan ese camino.

DMITRI PESKOV: He dejado sin atención injustamente a nuestra agencia de información líder. Ya hemos escuchado a Interfax, vamos a escuchar a ITAR-TASS. Veronika Romanénkova, por favor.

PREGUNTA: Gracias. TASS, Veronika Romanénkova. Este año ha quedado claro que la diplomacia energética se ha convertido en el factor geopolítico clave. ¿Es justificada la vuelta de Rusia hacia Oriente, los contratos de gas con China y Turquía? ¿Se conocen todos los escollos de estos proyectos? Porque hay muchas personas que consideran que el contrato con China no es rentable y que el gasoducto hasta Turquía significará la dependencia de Rusia con respecto a ese país. ¿Qué tiene que decir al respecto?

VLADÍMIR PUTIN: No tengo mucho que decir en contra de esa idea. Mire usted, son cosas hasta tal punto evidentes que no merecen la pena ser discutidas. Con frecuencia escucho que Rusia se está volviendo hacia Oriente. Lea los análisis que se hacen en Estados Unidos. Ahí escriben que EEUU vira hacia Oriente. ¿Es así? En parte sí. ¿Y por qué? ¿Es un proceso que está relacionado con la política? No. Está relacionado con procesos que tienen lugar en la economía globalizada, porque la zona más al Este, la región de Asia-Pacífico se está desarrollando más rápidamente que el resto de regiones del mundo. Y surgen nuevas posibilidades.

Desde el punto de vista de la energía, para China, India, también para Japón, para Corea del Sur, las necesidades de recursos energéticos crecen a pasos agigantados. Allí el crecimiento es más fuerte que en otras regiones del mundo. ¿Y qué, acaso debemos privarnos de esas posibilidades? En nuestro caso, lo que estamos haciendo ahora era algo que teníamos planeado hace tiempo, incluso antes de que surgieran los problemas con la economía global e incluso con nuestra economía. Es simplemente la realización de lo que habíamos planeado antes.

Por lo que respecta al contrato con China. No es a pérdida. Ambas partes, quiero subrayar este punto, ambas partes hicieron concesiones. Esa es la verdad. Los chinos también tuvieron que hacer concesiones. No voy a decir ahora cuáles. Pero no hay nada extraordinario: simplemente el Gobierno tomó la decisión de conceder determinadas ventajas a los participantes en el proyecto. Y nosotros por nuestra parte tomamos la decisión de conceder determinadas ventajas.

Y el proyecto, sin ninguna duda, será rentable. Sin ninguna duda. Mucho más si tenemos en cuenta que llegamos a un acuerdo sobre el cálculo del precio que no se diferencia prácticamente en nada de la fórmula que usamos con relación a Europa, utilizando coeficientes que tienen que ver con el mercado de aquella región del mundo. Es un negocio completamente normal. Y, además de todo lo anterior, permitirá a Rusia, recibiendo y concentrando enormes recursos en la etapa inicial de este proyecto, no sólo tender un gasoducto para la exportación, sino también iniciar la gasificación del Lejano Oriente.

Esto nos permitirá dar otro paso muy importante. ¿Cuál? Unir el sistema de gasoductos occidental y oriental y tener la posibilidad de dirigir nuestros recursos de oriente a occidente y de occidente a oriente cuando sea rentable desde el punto de vista de la coyuntura internacional mundial. Es algo extraordinariamente importante. Sin eso no podríamos empezar a proveer de gas a las regiones del Lejano Oriente y Siberia Occidental. Es una cosa que sólo da beneficios. Sí, ya digo que se trata de una obra enorme, puestos de trabajo, más recaudación de impuestos para todos los niveles de la Administración, más vida para esta región del mundo y para nuestras regiones más orientales.

Ahora sobre Turquía. La economía turca también crece y necesita, como Asia y el Pacífico, recursos energéticos adicionales. Hace ya muchos años que construimos el gasoducto Blue Stream y ahora nuestros socios turcos han puesto sobre la mesa la necesidad de aumentar el suministro dirigido sobre todo al mercado interior turco. ¿Qué deberíamos hacer? ¿Renunciar a esto? Todos los acuerdos que tenemos con ellos son firmes, relacionados con la fórmula de cálculo del precio, con el cronograma de suministros, etc.

Imaginamos y sabemos cuáles son sus necesidades. Está claro que venderemos lo que tenemos y lo que necesitan. Está claro que lo haremos. ¿Podrá construirse una estación de distribución de gas en la frontera entre Grecia y Turquía para dar servicio a los países europeos? Esto no depende de nosotros. Esto depende en gran medida de nuestros socios europeos: ¿Quieren estos socios tener esos suministros de hidrocarburos rusos, sostenibles, garantizados y absolutamente transparentes que tanto necesitan, sin riesgos de tránsito? ¡Perfecto! Entonces, vamos a trabajar. En este caso, se podrá pasar vía Grecia a Macedonia, luego a Serbia y posteriormente a Baumgarten en Austria. ¿No lo quieren? No lo haremos. La cuestión radica simplemente en que actualmente no hay suministros más baratos y más fiables que los de Rusia y no habrá tales en un futuro próximo.

DMITRI PESKOV: Continuemos. RIA Novosti, Grigori Dubovitski.

PREGUNTA: Grigori Dubovitski, RIA Novosti. Vladímir Vladímirovich, quisiera volver a abordar la situación en el mercado de divisas, ya que cambia diariamente, lo que preocupa a millones de rusos. Muchos expertos, incluido usted, decían que una de las causas de esta situación podrían ser las acciones de los especuladores de divisas. Hasta se mencionó a empresas concretas y nombres concretos. ¿Podría usted nombrar a estas personas? ¿Son rusos o extranjeros? ¿Por qué no se logra pararlos? ¿Son tan fuertes? ¿O somos tan débiles nosotros? Si me permite haré la segunda pregunta dedicada al mismo tema. ¿Planean el Banco Central y el Gobierno aplicar medidas como la fijación del tipo de cambio del rublo?

VLADÍMIR PUTIN: Es lo que hicieron nuestros socios ucranianos y   no dio ningún resultado positivo. Es decir, se puede obligar a vender a los participantes de la actividad económica, a los exportadores de nuestros productos principales que obtienen ganancias en divisas. Hacer que las vendan obligatoriamente. Pero mañana las comprarán de nuevo, como pasó en Kiev y pasa en otros países. Luego se debería restringirles en la adquisición en el mercado interno.

Ni el Banco Central ni el Gobierno planean plantear restricciones a nuestros exportadores en este ámbito y tienen razón.

Esto no quiere decir que el Gobierno no pueda actuar al menos a través de sus representantes en consejos de administración. Se trata de nuestras mayores empresas energéticas con participación pública, ante todo, por eso se puede ejercer una influencia en éstas. Pero no se planea emitir directivas ni introducir ningunas restricciones. No vamos a hacerlo.

En cuanto a los llamados especuladores en el mercado de divisas, no es un concepto que se use en el derecho penal. Pueden ser extranjeros, participantes del mercado de divisas, varios fondos: están presentes en el mercado ruso y son demasiado activos. Pueden ser nuestras empresas. En general, ya he dicho al inicio que este fenómeno existe en cualquier economía de mercado. Aparecen siempre que es posible ganar dinero.

No tienen intenciones de robar o engañar a nadie, sino simplemente operan en el mercado, creando una situación favorable para sí mismos, empujando al Banco Central de la Federación Rusa a salir al mercado y vender reservas de oro y divisas con la intención de mantener el tipo de cambio de la moneda nacional, aplicar una política de intervención, como pasó al inicio de este proceso. El Banco Central se paró y tuvo razón. Quizás hubiese debido hacerlo antes y de modo más rígido. En este caso posiblemente no tendría que elevar la tasa de interés al 17%. Pero ése es otro asunto. Se puede decir que es cuestión de gustos, aunque es muy importante. Es verdad.

¿Quiénes son? Saben, hace dos días, mantuve con algunos de ellos una conversación telefónica amistosa y les pregunté: “Por qué retenéis [divisas]?” A propósito, no les obligaba a hacer nada. “Tenemos que pagar los créditos próximamente”, me dijeron.

“Entendido, pero ¿si buscáis bien podréis salir al mercado?” pregunté. Pensó y contestó en un segundo: “Tenemos unos 3.000 millones de dólares”. ¡3.000 millones de dólares! ¿Entienden de lo que se trata? No es una suma ínfima. Y es sólo una empresa la que tiene escondidos 3.000 millones.

Tres mil millones tiene cada una. Y no sólo se podrían encontrar 30.000 millones sino 300.000 millones. Pero no se debe ejercer presión. Los jefes de las empresas, incluidas las que tienen participación pública, deben prever lo que pasaría, deben asegurar la sostenibilidad de sus empresas. Para lograrlo el Gobierno debe estar en contacto con ellos y, junto con el Banco Central, abastecerles no sólo con liquidez en moneda extranjera, sino también en rublos cuando lo estimen necesario.

DMITRI PESKOV: Entreguemos la palabra al periódico Moskovski komsomolets. ¡Gracias! 

PREGUNTA: ¡Buenos días, Vladímir Vladímirovich! Moskovski komsomolets, Victoria Prijodko. En varias regiones de nuestro país se reduce el número de camas en hospitales y respectivamente se reduce el personal médico. ¿Qué piensa usted al respecto? Y ¿se llevará a cabo este experimento en el resto de Rusia? La gente teme que, debido a esta reforma, se vea privada hasta de los derechos a asistencia sanitaria que le garantiza la Constitución. ¡Gracias!

VLADÍMIR PUTIN: Ha abordado usted uno de los asuntos clave de nuestra vida cotidiana, uno de los más fundamentales, diría yo. Sin duda alguna, la educación y  la salud pública deben estar constantemente en el centro de atención del Estado y las autoridades regionales, en este caso, las autoridades de Moscú. En general, tenemos evidentemente que ver, entender y reaccionar bien ante todo lo que pasa en la respectiva comunidad profesional. Todos los cambios que se planean y se realizan los tenemos que concordar con los representantes de la comunidad médica en este caso. Si las autoridades de Moscú no lo tomaron en consideración en cualquier etapa, es un error que debe ser corregido. Pero, ¿hacia quien hay que enfocarse a la hora de resolver problemas relacionados con el desarrollo de la salud pública y la educación? A la gente que usa los servicios correspondientes. Millones de personas esperan que mejoremos la situación en el ámbito de la salud pública. Ése debe ser el punto de referencia: los usuarios, los ciudadanos. Y ¿qué dicen los ciudadanos? No están contentos con el sistema de salud pública.Y eso a pesar de todos los esfuerzos aplicados. Debemos analizar por qué es así y qué cabe hacer para mejorar la situación.

Ahora no me propongo evaluar lo que hicieron las autoridades de Moscú. Actuaron en el marco de su competencia. Decimos que nuestro sistema de salud es costoso pero poco eficiente. A menudo en  nuestros hospitales los pacientes pasan tiempo en las camas no para recibir algún tratamiento, sino para medidas de cuidado en general, sobre todo en otoño e invierno. Esto tampoco está mal, pero no para ello existen las camas en los hospitales. Tenemos que elevar la eficiencia tecnológica de la asistencia médica, como se hace en las buenas clínicas, incluidas las de nuestro país también. Un paciente pasa unos cuatro o cinco días en la cama en el hospital, recibiendo terapia intensiva, y luego debe llevar a cabo su tratamiento en el consultorio. ¿Cuánto tiempo suelen pasar los pacientes en nuestros hospitales? Si no me equivoco, por término medio, no cuatro o cinco días, sino mucho más. Más aun, las autoridades de Moscú han calculado que se supera en un 30% el presupuesto asignado a las camas de hospitales. Por supuesto, hay que hacer algo con ello. ¿Por qué? Porque de seguir así, tendremos que pagar por el terreno, por la electricidad, por la calefacción, etcétera. Son gastos ineficientes, este dinero no se gasta en el tratamiento de los enfermos. Es decir, son gastos ineficientes. Y es mejor aprovechar este dinero para elevar la calidad de la asistencia médica, para dotar a las clínicas y los hospitales de equipamiento moderno, para preparar el  personal médico. Estoy expresando mi opinión acerca de la reforma del sistema de salud en general, y no acerca de las acciones de las autoridades de Moscú. Y lo realizado últimamente por las autoridades de Moscú me parece correcto.

Primero, empezaron este diálogo con la comunidad médica. En segundo lugar, tomaron la decisión sobre las compensaciones adicionales para los médicos despedidos. A los especialistas les pagan, que yo sepa, además de la indemnización por despido, 500.000 rublos; al personal médico medio, 300.000 Rublos; y a los enfermeros, 200.000 Rublos. Además, se prepara un programa para el reciclaje de los especialistas. Pueden seguir los cursos de reciclaje que duran desde dos, tres meses hasta dos años  por cuenta de los recursos presupuestarios de la ciudad. Por supuesto, las autoridades de la capital tienen que analizar quién, dónde y en calidad de qué va a trabajar, y no se puede hacerlo sin cooperar con la comunidad de los médicos. Confío en que las autoridades de Moscú actúen en esta dirección de manera cuidadosa, según el principio “no dañarás”. Lo principal es que no se olviden del principio fundamental no solo de un médico, sino de cualquier reforma en el sistema de salud: “No dañarás”.

DMITRI PESKOV: Sigamos. Gazeta. Ru, Galímovа. Por favor. También muchos años en el equipo ya. 

PREGUNTA: Buenas tardes, Vladímir Vladímirovich. Natalia Galímova, Gazeta.Ru. En su discurso ante la Asamblea Federal después del referéndum  en Crimea, aplicó usted la expresión “una quinta columna y traidores de la nación”. Lo dijo Usted sin mencionar a alguien en concreto, pero a partir de allí el término “quinta columna” volvió al vocabulario político.

La gente que le apoya a usted suele referirse como a “quinta columna” a aquellos quienes están en desacuerdo con el poder actual en el país. ¿Y usted a quién se refería, al hablar de los traidores a los intereses nacionales, la “quinta columna”? ¿Dónde acaba la oposición y empieza la traición para usted? ¿Se siente personalmente responsable por la recuperación de esta expresión que no hace sino aumentar la enemistad en nuestra sociedad? Gracias.

VLADÍMIR PUTIN: No siento ninguna responsabilidad en este sentido. Todo cuanto haga, tiene el objetivo de unir más la sociedad y no fomentar su separación en grupos. Si usted cree que así ha ocurrido, me fío de su criterio. Seguramente es capaz de percibir estos ánimos y en este caso tengo que actuar con más cautela, también en mis intervenciones en público. Pensaré en lo que acaba de decir. Al mismo tiempo, no es posible andar siempre con sutilezas, a veces es necesario llamar las cosas por su nombre. Es un asunto muy delicado y hablo con toda franqueza: me es difícil responder, porque el límite es muy fino. Sería muy complicado, creo, dar una definición científica del límite que separa la oposición de la quinta columna.

Este año, declarado en nuestro país Año de la Cultura, hemos celebrado el Aniversario del gran poeta ruso Mijaíl Lérmontov. En una de sus obras se narró la heroica defensa de Moscú en la guerra de 1812 contra las tropas napoleónicas, pero en otro poema se refirió a Rusia como un país de señores y esclavos, donde el pueblo apoya ciegamente a los militares.

¿Estaba en la oposición al régimen? Por supuesto que estaba en la oposición. Y seguramente sabe, como muchos sabrán, que, tras escribir el poema dedicado a la muerte, mejor dicho, al asesinato de Alexandr Pushkin, le vino a ver uno de sus familiares. Y tras leer lo escrito le sugirió que suavizara el texto. Lérmontov se indignó hasta tal punto que introdujo cambios, para ser todavía más brusco y acusador. Añadió al final algo como “y no lograrán borrar con toda su sangre negra la sangre heroica del poeta”… Por supuesto que estaba en la oposición al régimen, pero en mi opinión, era un patriota. El límite es muy fino. Porque era un oficial, un hombre valiente dispuesto a morir por los intereses de su país.

A propósito, en la última película de Nikita Mijalkov, ‘Eclipse solar’, se narra la historia de este tipo de gente. Los revolucionarios hicieron naufragar un barco con oficiales ‘blancos’ a bordo. La cuestión es… ¿si estos oficiales hubieran podido volver atrás, habrían atentado de la misma forma contra los pilares del Estado? Diría que el límite entre la oposición y la ‘quinta columna’ es más bien interno, es difícil percibirlo desde fuera. ¿En qué consiste? Uno que está en la oposición actúa de forma decidida y siempre lucha hasta el final por los intereses de su patria.

(CONTINUARÁ)


Tomado de:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total