Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

sábado, 6 de diciembre de 2014

La política de la era Truman de Emergencia Nacional acecha a Cuba

La política de la era Truman de Emergencia Nacional acecha a Cuba
Por William M. LeoGrande*

Profesor de la American University (Washington, DC)

Publicado en: Bloqueo contra Cuba

6 diciembre 2014

En septiembre, el presidente Obama firmó un memorando presidencial para extender el embargo de Estados Unidos contra Cuba por un año más, como hicieron rutinariamente todos los presidentes desde Jimmy Carter. Al respecto John Oliver hizo una pregunta un tanto divertida en su programa de HBO, y me puso a pensar. ¿Por qué es necesario renovar el embargo cada año y qué pasaría si un presidente decide no renovarlo?

La respuesta necesitaría recorrer todo el camino de regreso a los orígenes del embargo. El presidente John F. Kennedy anunció el embargo en febrero de 1962, pero la plena aplicación de esta decisión no se produjo hasta la promulgación de las primeras normas que definieron estas sanciones para los cubanos, en julio de 1963.

La Ley  de Comercio con el Enemigo de 1917 (TWEA) fue uno de los instrumentos fundamentales para imponer el embargo, y lo sigue siendo hoy. El TWEA, la Ley Patriota de su tiempo, le dio al presidente amplias facultades ejecutivas en tiempo de guerra o emergencia nacional.

Pero cuando Kennedy impuso el embargo, él no declaró una emergencia nacional con respecto a Cuba con el fin de acceder a las prerrogativas del TWEA. En lugar de ello, se basó en una particular situación de emergencia nacional declarada por el presidente Harry Truman en 1950, al comienzo de la Guerra contra Corea, una emergencia destinada a enfrentar la amenaza de “la conquista del mundo por el imperialismo comunista” y “la creciente amenaza de las fuerzas de la agresión comunista “.

¡Así que la justificación legal principal para el embargo contra Cuba dependió de una emergencia nacional declarada nueve años antes de que Fidel Castro llegara al poder!

A mediados de la década de 1970, el Congreso decidió que la existencia de situaciones de emergencia nacional perpetuas, como la declaración de Truman de 1950, era un peligro para la democracia y que la autoridad ejecutiva que estaba disponible para el presidente bajo TWEA era excesiva. Enmendaron el TWEA para limitar los poderes extraordinarios del presidente a sólo tiempos de guerra y aprobaron una nueva ley, la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional (IEEPA), para cubrir las nuevas emergencias nacionales, aunque con una más estricta supervisión del Congreso.

Aunque el Congreso no llegó a borrar del panorama la posibilidad de la antiguas situaciones de emergencia, la Ley de Emergencia Nacional de 1976 rebanaba los poderes al despojar al presidente de su poder de invocar la antigua autoridad para imponer nuevas sanciones a la manera que Kennedy había hecho con Cuba.

Sin embargo, el Congreso protegió las sanciones económicas ya establecidas, incluyendo las sanciones para Cuba, y también la autoridad del presidente bajo TWEA para mantenerlas o modificarlas. El único requisito: que el presidente renovara su decisión año tras año. Así que cada año desde 1978, los sucesivos presidentes han firmado las sanciones, manteniendo vivas las competencias bajo el TWEA para imponer sanciones económicas a Cuba.

La Emergencia Nacional de la Guerra coreana, moribunda ya en la era de Harry Truman, todavía persigue a las relaciones entre EEUU y Cuba, como un zombie, 64 años después de que se firmó aquella Ley y 24 años después del fin de la Guerra Fría.

¿Qué pasaría si el presidente reconoce lo obvio, es decir, que las condiciones que provocó la emergencia nacional de Truman desaparecieron hace mucho tiempo? ¿Y si el presidente simplemente no renueva la decisión de TWEA que se deriva de aquella particular emergencia?

No, el embargo contra Cuba no se iría. Aunque TWEA fue su fundamento legal original, la Ley de la Libertad Cubana y Solidaridad Democrática de 1996 -la Helms-Burton-convirtió el embargo en ley, al establecer que las sanciones económicas vigentes permanecerían en su lugar hasta que Cuba se sometiera a un cambio de régimen. Y otras leyes blindan diversas partes y piezas del embargo: por ejemplo, la Ley de Asistencia al Extranjero, de 1961, da al presidente la autoridad para imponer un embargo comercial a Cuba; la Ley para la Democracia Cubana de 1992 (Ley Torricelli) prohíbe el comercio con Cuba a filiales extranjeras de empresas estadounidenses; y la Ley de Reforma de Sanciones Comerciales y Fomento de la Exportación, de 2000, prohíbe los viajes turísticos. Así que el embargo continuaría incluso sin TWEA.

Pero la autoridad legal del presidente para cambiar las sanciones contra Cuba puede convertir estas sanciones en algo más tenue. El TWEA otorga al presidente autoridad prácticamente ilimitada para apretar o aflojar las sanciones. Cuando Helms-Burton codificó las normas para las sanciones cubanas, también codificó la autoridad del presidente para autorizar excepciones al embargo, aflojando con ello las sanciones, ya que las normas se refieren específicamente a la autoridad. En ausencia de una fuerza legal como TWEA, no está claro que el presidente podría endurecer las sanciones.

Sin TWEA, un presidente que intente restablecer la sanción, sería vulnerable al desafío legal de cualquier persona por sufrir daños como resultado. En Regan v. Wald, el Tribunal Supremo consideró que la decisión del presidente Ronald Reagan estaba legalmente justificada cuando endureció las restricciones a los viajes a Cuba, debido a las amplias facultades que mantenía bajo TWEA. Sin este respaldo, no habría podido imponer nuevas restricciones a menos que él declarara una nueva emergencia nacional con respecto a Cuba bajo IEEPA.

Ahí está la verdadera razón de por qué todos los presidentes desde Jimmy Carter hasta hoy han renovado la prerrogativas legales proporcionadas por TWEA: ningún presidente, demócrata o republicano, quiere renunciar a su discreción ejecutiva o a ser forzados a declarar -aún justificándolo- una nueva emergencia nacional.

Si los republicanos del Congreso están realmente tan molestos con el uso que da el presidente Obama a sus poderes ejecutivos, pueden asestar un golpe a la Presidencia Imperial instándole a no renovar la autoridad TWEA que sustenta el embargo contra Cuba. Pero antes tendrían que dejar de respirar.

William M. LeoGrande es coautor con Peter Kornbluh de Back Channel to Cuba; The Hidden History of Negotiations between Washington and Havana (University de North Carolina Press, 2014).

(Publicado en The Huffington Post. Versión Cubadebate)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total