Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

miércoles, 22 de octubre de 2014

El cementerio de los armatostes pedagógicos

El cementerio de los armatostes pedagógicos
Madera

Madera | 21-10-2014 | 

Si es cierto que la materia ni se crea ni se destruye y que la memoria es un tejido sutil pero resistente al paso del tiempo, debe de haber algún lugar donde se depositen las utopías frustradas, los imperios caídos, las divinidades degradadas, las ideologías arrambladas por el curso de la historia… Y quizá también dentro de ese inmenso vertedero de vanidades humanas exista una sección donde la herrumbre devore lenta e inexorablemente los artefactos o dispositivos pedagógicos que quedaron obsoletos.

Un rincón de algún fin del mundo en el que se esté pudriendo la Formación del Espíritu Nacional, con sus consignas fascistas y sus retóricas huecas. Donde se acartonen día a día las páginas de los catecismos cuyas preguntas memorizaron como loritos integristas generaciones y generaciones de criaturas. Donde se acumulen montañas de enciclopedias Álvarez, retratos de José Antonio, huchas del Domund con forma de negrito o chinito, orejas de burro y palmetas con las que algunos maestros satisfacían instintos sádicos no confesados. Probablemente en ese sitio aún resuenen las infinitas collejas propinadas, y el estallido de las bofetadas, y el llanto desconsolado de los niños y las niñas.

Sí, no cabe duda de que tiene que haber algún recinto acotado en el que se puedan arrojar todos esos desechos. De no ser así, ¿dónde habrían ido a parar los diagramas de Ven y todas las aplicaciones inyectivas y biyectivas? ¿Quién se hace cargo de todo eso después de años y años mareando con aquellos circulitos a los alumnos de las escuelas de toda la bolica del mundo? ¿Cuántos conjuntos se dibujaron por parte de manos infantiles? ¿Cuántas flechas se dispararon inmisericordes de un diagrama a otro? ¿Qué se hace con todo ese arsenal cuando la moda educativa pasa? Son tantos los trastos normativos y pedagógicos, y algunos tan voluminosos… ¿Dónde acabaron los tochos de fichas, gruesos y pesados como listines telefónicos, que los escolares de los años setenta tuvieron que completar hasta la extenuación? ¿Dónde los arbolitos sintácticos de la gramática generativa que en los años ochenta provocaron el suspenso en Lengua de legiones de estudiantes de BUP? Qué fácil imaginarlos plantados, tan monos ellos, sobre los escombros formados por las listas de los reyes godos, o sobre las cenizas de la asignatura de Hogar, o hundiendo sus raíces entre montones gigantescos de clichés para multicopistas.

Desde luego que se necesita espacio para meter tanto cachivache. Nada más que los acetatos utilizados en tiempo de la LOGSE sumarán toneladas y toneladas. Sin una buena baraja de acetatos y un proyector de transparencias, un profesor no era nadie. Y un inspector, aún menos. Sólo con los millones de mapas conceptuales elaborados en los años noventa llenaríamos estadios enteros. Aquellos mapas conceptuales que fragmentaban el discurso ordinario en desconcertantes constelaciones de burbujas y que no era capaz de entenderlos ni la madre (o el padre) que los parió… Oh, qué tiempos. ¿Cuándo se marchitaron los objetivos actitudinales? ¿Cuándo languideció definitivamente aquella asignatura estupefaciente denominada Transición a la vida adulta y activa? ¿Cuántas pirámides de Gizeh pueden levantarse con los millardos de Cajas Rojas con que el Ministerio de Educación propagó el evangelio logsiano?

En fin, y esperemos que en ese extraño cementerio de chatarra pedagógica, que sin duda existe porque nos es posible evocarlo, alguien haya previsto una zona para el tratamiento de productos tóxicos. Porque más temprano que tarde la sociedad española va a tirar allí la insoportable LOMCE, una ley que contiene y propaga las mismas toxinas que el régimen capitalista pseudo democrático que la ha generado, a saber: la competitividad pura y dura, la desigualdad social, la segregación educativa y el autoritarismo más explícito. La Asamblea de Estudiantes ha organizado una charla sobre la LOMCE que se celebrará el próximo miércoles 22 de octubre a las 17:00 en el IES Julio Rey Pastor. Para el jueves 24 han convocado otro encuentro, a la misma hora pero en el IES Ramón y Cajal, en el que se hablará de recortes en la universidad. Por otro lado, sabemos que la Asamblea en Defensa de la Educación Pública de Albacete (ADEPAB) prepara nuevas movilizaciones.

Pues… ¡venga! ¡Ánimo! Con un poco de suerte, de aquí a unos meses este engendro del PP no es más que una sombra del pasado, una ruina en el olvido, un escombro legal más.

Fuente: 


Tomado de:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total