Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

martes, 17 de junio de 2014

LOS OTROS COMPETIDORES EN LA COPA MUNDIAL DE FÚTBOL

17 junio de 2014


La hipocresía y el oportunismo
LOS OTROS COMPETIDORES EN LA COPA MUNDIAL DE FÚTBOL
Por Carlos Fonseca Terán

Quizás antes de todo deba dejar claro que yo detesto el fútbol. Me parece un juego tonto, tal vez porque no lo conozco bien. Tanto es así, que en el primer juego del Mundial (en el que Holanda le dio la ya célebre paliza a España), yo estaba en un lugar donde más de cien personas seguían atentamente el partido y sólo habíamos unos tres o cuatro ajenos a lo que ocurría. Estábamos colocados en un lugar donde no se veían las pantallas; en mi caso particular, llegué ahí buscando un lugar donde trabajar con mi laptop, porque ni en la oficina ni en la casa había condiciones en ese momento. Y es tanto mi desinterés en el tema, que con la ayuda de unos audífonos para tener música de fondo mientras trabajaba en lo mío (en algo que por cierto, requería mucha concentración), logré mi propósito sin sentir mayores perturbaciones.

Esto se debe a que estoy acostumbrado al béisbol. Veo que en el fútbol todo se reduce a meter un balón en una portería, lo cual por cierto, es raro que suceda. Me aburre mortalmente seguir el ir y venir del balón entre los pies de los jugadores, sin llegar casi nunca adonde lo quieren llevar. Mientras en el béisbol, cada jugada es un episodio de alta tensión, y cualquiera de ellas puede cambiar el destino del juego. Lo siento mucho más rico, más emocionante; claro, para el que no lo entiende debe ser más aburrido que para mí el fútbol, y por eso le otorgo el beneficio de la duda.

Lo que he dicho, sin embargo, bastaría para que el fútbol no me interesara, pero no explica por qué lo detesto. Pues lo detesto, porque siento que la propaganda futbolera está eliminando en nuestro país la preferencia por el béisbol, que a mi juicio es infinitamente más interesante. En fin, una vez aclarado este punto (luego se entenderá por qué), paso al asunto que me motivó a escribir esto.

He notado que en esta Copa, a la par de la euforia usual que causa en el mundo entero, se han presentado dos fenómenos. Uno de ellos, es el de no poca gente de izquierda o de esa a la que suele llamársele “progre”, pronunciándose contra la Copa Mundial con el argumento de que es puro negocio. Desgraciadamente, en el capitalismo todo es negocio porque es un sistema que tiende a convertir todo en mercancía. Pero es un error que quienes estamos contra el capitalismo, condenemos todo lo que en él ocurre, aunque tenga un alto contenido de sana distracción como en este caso, sólo por la indignación que nos causa el hecho de que se mercantilice. Eso no es ser revolucionario, sino extremista, y los extremistas a veces causan más daño a la revolución que los contrarrevolucionarios, por muy buenas intenciones que tengan.

Es interesante el hecho de que quienes asumen esa posición extremista son en su mayoría, personas que no hacen mayor cosa por la revolución y tal parece que eso les lleva a aprovechar cualquier tema para demostrar lo buenos revolucionarios que quieren aparentar ser, a falta de valor para asumir el principal deber de un revolucionario, que es hacer la revolución, tal como fuera sabiamente proclamado hace tiempo ya. Y la revolución no se hace pronunciándose contra la Copa Mundial de fútbol ni dejando de beber Coca Cola, otra moda de los que quieren demostrar lo que no son y que sólo logran hacerle más propaganda a esa bebida. La mayor parte de quienes hacen estas cosas tienen el problema señalado, decía, y la totalidad de quienes lo tienen se pronuncian contra el evento en cuestión y le declaran la guerra al consumo de ciertos productos. Fíjense, con esto no digo que todos los que hacen estas dos cosas tengan el problema que señalo, pues como casi siempre ocurre, en esto hay excepciones, pero lo que interesa aquí no es eso.

Ningún favor se le hace a la causa revolucionaria apareciendo como aguafiestas en medio de la sana algarabía mundial por el fútbol y su evento principal. Y digo sana, porque el deporte lo es, y no tiene culpa de ser mercantilizado, ni la tienen los deportistas de ser mercancías de sus equipos, y menos aún los amantes del fútbol por disfrutar su amor a este deporte en medio de su ciertamente, repudiable mercantilización. Pero repudiar la mercantilización no debe ser igual a repudiar la Copa del Mundo, y eso es lo que no todos entienden.

Paso al siguiente punto. Por primera vez en la historia de las Copas del Mundo de Fútbol se está volviendo una moda referirse al ofensivo contraste entre el dinero que se mueve en estos eventos y la estremecedora pobreza que hay en el país donde se realizará esta vez. Una ostentosa fiesta deportiva con derroche de todo tipo en medio de la miseria, qué duda cabe.

Como es ya obvio, estas cosas despertaron más mi interés que el propio fútbol, y me puse a hacer averiguaciones. De veinte Copas del Mundo incluyendo la de este año, ocho se han hecho en los países del llamado Tercer Mundo. Me llamó la atención que una de ellas se haya hecho en Argentina en plena dictadura militar de derecha (la de los 20 mil desaparecidos) en 1978. Por su parte, doce Copas se han hecho en los países del llamado Primer Mundo (o sea, los países industrializados). Entre 1990 y 2006 hubo cinco Copas, todas en este último grupo de países.

¿A qué vienen estos datos? A que por primera vez hay toda una campaña en los medios de comunicación y en las redes sociales alrededor del tema planteado, es decir acerca de la pobreza que hay en el lugar donde se realizará la Copa, que en este caso es Brasil, un país del Tercer Mundo y donde hay un tercer gobierno consecutivo de una fuerza de izquierda que precisamente ha reducido la pobreza como ninguna otra fuerza política en el poder. Al contrario, bajo los gobiernos de derecha en Brasil la pobreza siempre fue en aumento, sobre todo en los gobiernos neoliberales que antecedieron a los tres gobiernos de izquierda. Por eso los índices al respecto eran tan altos al inicio del primer gobierno del Partido de los Trabajadores, que para eliminar la pobreza harán falta varios períodos más de gobierno, siempre que continúe el PT gobernando, pues en caso contrario la pobreza volverá a incrementarse en Brasil, pero en tal circunstancia ya los que ahora se rasgan las vestiduras no estarán recordándolo con tanta alharaca en las redes sociales.

Se trata pues, de culpar al gobierno brasileño de la pobreza, cuando es la derecha (ahora en la oposición) en Brasil la que, respondiendo a los intereses de las potencias industrializadas (en las que se han hecho cinco de las últimas siete Copas de Fútbol del Mundo), la que desde sucesivos gobiernos a lo largo de toda la historia de Brasil, ha generado los índices de pobreza con que se encontró la izquierda al asumir el gobierno, y que han venido siendo espectacularmente reducidos desde entonces.

Incluso, se han vuelto virales las fotos de policías reprimiendo brutalmente a la población en los barrios pobres, y cuya finalidad (aunque no lo sepan quienes a veces ingenuamente multiplican estas imágenes) es culpar también de eso a la izquierda gobernante en Brasil. Tales imágenes en muchos casos no son de Brasil, y en el caso de algunas que podrían serlo (no las he visto todas), en Brasil no todas las dependencias policiales responden al gobierno central, estando muchas subordinadas a los gobiernos locales, algunos de los cuales son de derecha.

Es más, la derecha brasileña, causante de la miseria en Brasil, ha querido aprovechar políticamente las manifestaciones de protesta social contra determinadas políticas para atacar y desgastar al gobierno central, en manos de la izquierda, pero resulta que las políticas contra las cuales se protesta no son las del gobierno central (ojo con esto), sino de gobiernos estatales y locales en manos de la derecha. La gran mayoría de las protestas en Brasil, tan publicitadas (sobre todo si son en ciudades-sede del Mundial de Fútbol), no han sido contra el gobierno de izquierda, sino contra los gobiernos de derecha de esos Estados o de esas ciudades.

De las últimas diez Copas Mundiales, las últimas dos han sido en países del Tercer Mundo y las restantes ocho en países económicamente desarrollados, es decir del Primer Mundo. Es obvio que los cuadros de miseria en las ciudades del Tercer Mundo no se pueden comparar con los de la mayoría del Primer Mundo, y no debe olvidarse que no es por casualidad que este último grupo de países (los países ricos) fueron los conquistadores y colonizadores que despojaron de su riqueza por siglos al otro grupo (el de los países pobres), y nadie me venga con el cuento de Obama, de que Estados Unidos también fue colonizado, pues fue ese país ya independizado y conocido por entonces como las Trece Colonias Americanas, el que conquistó y colonizó el 99% del territorio que actualmente ocupa, donde vivían los pueblos indígenas a los que despojó de sus tierras, incluyendo en esto más de la mitad de lo que antes era el territorio mexicano.

Sin embargo, mientras en los países tercermundistas gobernados por la izquierda la pobreza y la desigualdad social disminuyen, en los países primermundistas gobernados por la derecha sucede lo contrario. El colmo de la doble moral de los países ricos es que un periodista danés apareció como héroe por negarse a cubrir el Mundial, impresionado por la miseria que vio a su alrededor cuando fue a Brasil. Bienvenido sea al mundo que ellos, los europeos, saquearon durante tanto tiempo. En el caso concreto de Dinamarca, tuvo colonias en América (aún posee Groenlandia), en Asia y en África. Se dio hasta el lujo de vender territorios colonizados a otras potencias (como el caso de las Islas Vírgenes en Las Antillas, vendidas a Estados Unidos – los que dicen haber sido colonizados –). Mejor cosa haría el reportero de marras exigiendo a los países ricos como el suyo, que indemnicen a los que fueron víctimas del saqueo perpetrado por ellos y del cual el nuevo héroe se ha beneficiado.

Reitero: Detesto el fútbol (por razones ya dichas), pero detesto aún más la hipocresía, la doble moral, la desvergüenza, el fanatismo sectario de cualquier origen ideológico y el oportunismo que con tanta facilidad se disfraza de buenas intenciones (las que no se puede negar que a veces existen en las peores acciones imaginables); y detesto estas otras cosas, porque lo que más detesto en este mundo es el capitalismo y su detestable manía genética de mercantilizarlo todo, incluyendo la denuncia de esa misma manía cuando se hace en el momento y el lugar incorrectos, como sucede también con la denuncia de la pobreza y la desigualdad tan fuera de contexto, que de igual manera termina vendiéndose en el mercado de las palabras y las imágenes, puestas las ganancias materiales y hasta espirituales al servicio de los intereses de quienes provocan el mal que supuestamente se pretende denunciar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total