Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

miércoles, 18 de junio de 2014

Solamente déjame sentirme como niña

Solamente déjame sentirme como niña
Laura Curbelo

Solamente déjame sentirme como niña
quiero medir la justicia en su mirada
duele ver que nos quieren dejar sin su pureza
perder la inocencia no es vivir
es morir lentamente es como olvidar la hermosa sonrisa que nos regala
la única razón que tiene la Madre Tierra
la verdad de nuestros niños
la pureza y transparencia de sentirnos niños para cambiar el mundo
para ello debemos seguir siendo niños...
....

Qué tu rebeldía...

Qué tu rebeldía haga retumbar los corazones de los oprimidos y que en un beso caigan los miedos...

Qué tu rebeldía sea el terror de los imperialistas que tu beso envenene a nuestros enemigos porque en sus labios no conocen el amor.

Tu beso será la mejor de las venganzas para quien no sabe de amor
....

El verso que me invita...

El verso que me invita,
viene de lejos
y de cerca,
es poema en sí mismo,
y es poema en compañía.
El verso que me invita,
sale de las entrañas
de la tierra,
de las tumbas,
donde descansa eterno el amor,
de la vida y
de la muerte,
de las penas y
las alegrías.

El verso que me invita,
viene en tu voz apagada,
padre mío,
viene en la voz de los poetas,
de estas y otras tierras,
en las risas
de los niños y las niñas,
en las cuitas
de las mujeres y los hombres.

El verso que me invita,
sale de las manos simples,
como las mías,
que lo labran,
de la noches
sembradas
de estrellas,
de la pobreza y a humildad,
de la melancolía y la nostalgia;
y vestido de ayer,
de hoy y de siempre,
se alza sincero y nace
y crece y muere...

El verso que me invita,
es fugaz y es eterno,
es grande y es pequeño,
es torpe y simple y listo y avispado,
es dulce y plácido y amargo y desgarrador,
es algo y no lo es,
está en el todo y acaba en la nada.

El verso que me invita,
se llama
y no tiene nombre y baja con el sudor
por las frentes de los últimos campesinos,
que estoicos, aguantan las embestidas
de la muerte y recorre silencioso
y dolorido la tierra olvidada;
y trae y lleva y nunca se cansa.
El verso que me invita,
me sonríe desde los labios
de mi amado y después
de recorrer su cuerpo,
se lanza en mi corazón
llenándolo de su esencia y vaga conmigo
por las calles y sendas
perdidas del tiempo.

El verso que me invita,
me busca cuando huyo de él,
me da vida cuando muero
y a veces, sólo a veces,
me mata cuando vivo
y sabe dónde está mi alma
y dónde está mi corazón
y se me entrega tal y como es,
para que yo lo lea y lo relea,
lo vista y lo desvista, lo ame y lo odie,
lo agasaje y lo rechace y siempre es él
quien se entrega, sin condiciones,
pues nada me pide.
Gracias, a él, de donde quiera que venga,
y cualquiera que sea su sentido.
Y le pido a Dios que nunca me falte,
- el verso que me invita
....
No estoy ausente

No estoy ausente
Tal vez un poco lejana
No estoy triste
tal vez melancólica
Si un día no vuelvo a ser la misma
no es por que así lo quise
es porque la vida me obligó
de derrota en derrota
de victoria en victoria...

Yo no he muerto una vez
he muerto muchas veces...
....
Nuestro sinónimo es VIDA!!!

Damos vida y nadie podrá quitarnos el hecho de seguir dando vida

Somos mujeres y nuestro sinónimo es VIDA!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total