Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

jueves, 5 de diciembre de 2013

Ni las cosas ni las personas nacen predestinadas

Ni las cosas ni las personas nacen predestinadas
Manuel Moncada Fonseca

A las cosas les podemos dar el uso que deseemos y podamos a partir de lo que su naturaleza, y nuestra propia inventiva y acción, hagan posible. La energía atómica, que tiene muchas aplicaciones benéficas y puede contribuir decididamente con el desarrollo de las naciones[1], no es, en sí, la materia prima de la bomba atómica. La piedra que puede servirnos para abrir un coco y comernos su pulpa, tampoco es la materia prima, en sí, para matar con ella a nadie. En la silla nos sentamos, pero eventualmente la pudiéramos estampar en la cara, el cráneo o la espalda de un mortal. No es, pues, materia prima, en sí, para golpear, herir o matar a alguien.

Decimos todo esto motivados por un comentario completamente inapropiado -no necesariamente malintencionado- en torno a la coca y la cocaína, sosteniendo, el que lo hizo, sin ninguna base real, que la primera es la materia prima, en sí, de la segunda. A nuestro entender, hablar así es despreciar las culturas originales de América y negar en rotundo los múltiples usos benéficos que esas culturas le han dado secularmente a la planta,[2], [3] y [4], como los tiene, al parecer, la marihuana, por polémico que pueda sonar este planteo.[5]
  
No nos demos golpes en el pecho por culpas ajenas


Recordamos que, en Nicaragua, durante los 16 años de gobiernos neoliberales (1990-2006), entre los rótulos colocados en distintos puntos de Managua,  había uno que, mostrando a un niño abandonado, decía en letras suficientemente visibles: “Este niño es responsabilidad de todos”. Detestamos esta y otras afirmaciones tan totalizadoras y absolutas, que, amén de hipócritas, endosan una consecuencia real de la explotación y el despojo, en este caso, a todos los ciudadanos de Nicaragua por igual. Así ha pasado siempre. Como parte de sus esfuerzos por mantener bajo su influencia ideológica a las mayorías, la clase económicamente dominante arroja sus propias cuitas, al resto de los mortales. Incluyendo a los más marginados.

No es fortuito que, con frecuencia, al hablarse de los males que aquejan a la humanidad, se culpe de ello al hombre en general. Léase, en términos de lo básico, entre otras cosas, el desempleo, la pobreza, la indigencia, el analfabetismo, la falta de atención médica, de techo, educación y seguridad social; y en términos de la relación humanidad-naturaleza, el calentamiento global, el agotamiento de los recursos no renovables, el descongelamiento de los polos, etc. Ello significa que a los seres humanos se nos atribuye por igual y cargamos, como permanencia del pecado original, con el peso de lo que hace el sistema capitalista por medio de sus transnacionales, su saqueo desmedido de los recursos naturales, su apropiación del trabajo y los bienes ajenos; ya no se diga, lo que provoca con su invasión, ocupación, saqueo y destrucción de naciones enteras. ¿O es que todos y todas, indistintamente, debemos asumir la inefable barbarie de la civilización y la democracia occidental?

Nada de lo apuntado deviene por sí mismo. Podemos y debemos, sin duda de ninguna suerte, hablar del hombre, pero no en abstracto, sino del que brota de la sociedad opresora e impone al ser humano, en su totalidad, las reglas del juego concebidas, establecidas y puestas en práctica por el opresor a lo que atañe, justamente, a toda la humanidad. Ese hombre y esa mujer colectivos, seglares o no, creyentes o no, pero consumistas y acaparadores de recursos y expropiadores de recursos ajenos siempre, sí deben responder no sólo por la depredación del medio ambiente, sino también por todo el daño terrible que causan a la gran mayoría de los seres humanos. Dicho de otro modo, ese hombre y esa mujer sí son depredadores y destructores, por excelencia, del medio ambiente. Y decididamente, son enemigos de los pueblos del orbe.

No debemos, en consecuencia, seguir asumiendo cuotas de responsabilidad que, ciertamente, no tenemos porqué asumir. No somos las personas las que actuamos mal, sino el llamado sistema de libre empresa. Y hagamos lo que hagamos, las cosas tendrán un desenlace terrible si antes no destronamos al capitalismo globalmente, con todo lo perverso que encierra. No basta, así, ver las cosas separadas entre sí. Al sistema debe contemplársele y cuestionársele en todas sus expresiones. Y por difícil que ello pueda resultar, debe atacársele en todo el planeta.

Ello encierra posibilidades que, con frecuencia, las puede percibir mejor el enemigo imperial, como lo hace, por ejemplo, Zbigniew Brzezinski -ex consejero de Seguridad Nacional de EEUU-, al plantear, recientemente, que la creciente actividad de los movimientos de masas está imposibilitando la imposición de un nuevo orden mundial.[6]

Un falso pastor de almas al servicio del averno


Léase con atención esta perla que se le escapó a Jorge Urosa Sabino, Arzobispo de Caracas: 

“La educación debe ser igual pero separada (una frase poco popular, pero muy cierta). Los hijos de familias pudientes, llamados a ir a las universidades y, más tarde, [a] tomar las riendas de empresas, negocios, ejercer las profesiones libres y ocupar los cargos más altos de la administración pública, deben ser educados para alcanzar estos fines y asumir su responsabilidad social de la forma más responsable y cristiana. Los niños que, por su origen socioeconómico, tienen desventajas, deben ser educados en el respeto hacia la autoridad, en la diligencia, en la modestia y, sobre todo en el mensaje cristiano del amor.”

“La Iglesia Católica debe oponerse a todo intento de homogeneizar la educación básica, porque esto sólo nos llevará al caos y a las guerras entre hermanos. Los niños de los estratos más pobres querrán acceder a las mismas posiciones que sus compañeros más afortunados, creándose la inconformidad y alimentándose la envidia. Los de los estratos superiores perderán motivación para estudiar y alcanzar el éxito. Con una educación talla única, lo que crearemos es una nación de envidiosos y conformistas.”[7]

Actitudes como esta son propias de la reacción mundial entera, no sólo de la venezolana. Vista o no de sotana; disfrazada o no; la reacción ha vivido, vive y vivirá, mientras pueda, en el único "pecado" en verdad condenable: el de ser representante y beneficiaria inequívoca de la opresión y su apologista por antonomasia, con todos los "efectos colaterales" que ello encierra. De esa reacción, desde la conquista colonial europea al presente, una parte hace, por decir algo, el trabajo sucio, consistente en apropiarse, con mañas o sin mañas, con leyes -redactadas y aprobadas por ella, o incluso por encima de ellas- del trabajo ajeno, de la riqueza y la independencia de los pueblos; la otra parte, la clerical, a su vez, realiza el "trabajo", también sucio en verdad, de justificar todo tipo de maltrato, despojo y genocidio contra los pueblos. 

Pero es necesario precisar algo más, a saber que aparte del clero que esgrime siempre la cruz para inculcar sumisión, existe, ahora, el “clero secularizado”; ese que, desde la “izquierda”, bendice con los más “geniales” e “inapelables” argumentos que se le vienen perversamente a la cabeza, las guerras infernales que desatan olímpicamente la OTAN y los peores terroristas que la historia haya jamás conocido, creando lo que después se presenta como algo natural: los llamados estados fallidos. Hablamos de la izquierda otánica, representada, entre otros, por Santiago Alba Rico.

Presunciones y otros errores entre intelectuales de izquierda


No podemos dejar de hacer los siguientes señalamientos hacia intelectuales de izquierda que hacen no pocos aportes valiosos al análisis e interpretación de la realidad mundial, regional o local, pero que, a veces o con frecuencia, entre ellos asoman conductas que no son nada ejemplares. Hemos visto, a alguno que otro decir que Bashar al Asad no es un mandatario brillante que se diga, lo que resulta descalificante, atrevido y presuntuoso; otro, olímpicamente, estimó desastrosa la campaña electoral de Nicolás Maduro, colocándose así en un plano similar al anterior; un tercero se despidió burlonamente de Gaddhafi cuando la OTAN y sus hienas mercenarias estaban bombardeando atrozmente el territorio libio y estaban a punto de adueñárselo; otros esperan que las revoluciones se hagan por decreto, aplicando el marxismo como dogma de fe, y no como lo entendieron sus clásicos, como una guía para la acción. Algunos juzgan las cosas de las culturas no occidentales, con los parámetros del mundo occidental, como los que llaman dinastía al gobierno norcoreano. No pocos se envanecen a tal grado que se colocan en un plano prácticamente inaccesible, creyéndose verdaderas vacas sagradas. Finalmente, existen aquellos que se niegan a ver los errores que encierra todo proceso humano, por radical que sea, lo cual genera descontento en las filas revolucionarias.

Wikipedia nos "aclara" el concepto "estado fallido"


Véase, para concluir, el perverso mapa que la nada benévola Wikipedia publica para mostrar a los “estados fallidos” en el mundo.[8] Unos son el resultado inequívoco de las políticas de invasión, ocupación, saqueo y destrucción de territorios; otros son estados que, como Venezuela y Corea del Norte, no son para nada simpáticos al dominio imperial. Colombia, por razones que nada tienen que ver con las de Venezuela, se incluye también entre esos estados. Es claro que lo fallido, en este caso, tiene que ver con la creciente lucha del pueblo colombiano en contra del estado más proimperialista de América Latina. Dicho mapa debe ser estudiado minuciosamente. Así podremos conocer qué territorios del mundo y porqué son definidos como estados fallidos.


[1] Fidel Castro Balart, físico nuclear, hijo mayor del dirigente histórico cubano del mismo nombre, sostiene la necesidad de impulsar utilizar la energía nuclear, como una ""energía limpia" que permitirá generar un futuro sostenible, saludable y socialmente justo.” "Hijo de Fidel Castro visita México para hablar sobre energía nuclear".http://noticias.univision.com/mexico/noticias/article/2012-04-27/hijo-de-fidel-castro-visita#ixzz2mQk052bQ 
[2] “La hoja de coca fue considerada un componente ritual en las sociedades andinas prehispánicas desde hace milenios y ha jugado un rol central en el sistema de creencias, costumbres y conocimientos, insertos en una cosmovisión originaria. No debemos olvidar que en los Andes la gente vive en alturas superiores a los 4.000 metros, por lo que la coca, les sirve como medio natural, abundante y económico para combatir los efectos de la altura./ La aparición de la cocaína como droga es un fenómeno totalmente distinto y mucho más reciente, no ligada a cultura alguna sino más bien al enriquecimiento de unos pocos mediante la destrucción física, psíquica y social de muchos. Desgraciadamente el mal uso que algunos hacen de la coca y el complejo procedimiento al que la someten para su transformación en un producto tóxico como es la cocaína, hace que la gente tienda a confundir ambos productos…” Rocio Cornaz. “La Coca:  hoja sagrada de los Incas”. http://www.ecolatino.ch/index.php?option=com_content&view=article&id=70:la-coca-hoja-sagrada-de-los-incas&catid=40:reportaje&Itemid=66
[3] “Los indígenas transportan siempre con ellos una pequeña bolsa con hojas de coca (llamada chuspa), así como también un pedazo de pasta hecha de ceniza de vegetales llujkta. Lo mezcla un puñado de hojas con un poco de ceniza, luego lo mastican tranquilamente, secretando mucha saliva./Una vez ingerida, el jugo de la coca, mezclada con la saliva, produce poco a poco sus efectos: disminución momentánea de la sensación de hambre, frío, cansancio… Lo cual explica porque la coca es consumida en gran cantidad por todas aquellas personas que llevan una vida sacrificada y llena de dificultades./Las hojas de coca sirven también a los “yatiris” (aquellos que saben) para efectuar una gran parte de sus sortilegios y de sus augurios. Al arrojar la coca sobre un tejido tradicional “haguayo” preparado para este efecto, dicen poder descubrir a los ladrones y a las cosas que desaparecieron. Carlos Terrazas Orellana. “LA MILENARIA y SAGRADA HOJA DE COCA”. http://www.katari.org/sagrada-hoja-de-coca
[4] A mediados del siglo XVI, el Primer Concilio Provincial, realizado en Lima en 1551, se dirigió al rey de España para pedirle que sancione una cédula real que prohíba en las Indias españolas la producción, comercialización y consumo de la coca, arguyendo que este arbusto, más que poseer valores nutritivos, tenía propiedades satánicas, ya que los indígenas la usaban para fines maléficos, como la adoración o invocación a Satanás. El Segundo Concilio Provincial, en 1567, reafirmó su rechazo al consumo de la hoja de coca en el que incurrían los indígenas, y en el título XIV de la Recopilación de Leyes de Indias se dice: “Somos informados que de la costumbre que los indios del Perú tienen en el uso de la coca, y su granjería, se siguen grandes inconvenientes, por ser mucha parte de sus idolatrías, ceremonias y hechicerías, y fingen que trayéndola en la boca les da más fuerza, y vigor para el trabajo, que según afirman los experimentados es ilusión y Demonio, y en su beneficio perecen millares de indios, por ser cálida y enferma la parte donde se cría”./De modo que la coca, que la cultura incaica la cultivó otorgándole poderes divinos, fue vista por la Iglesia católica como una yerba satánica y maligna, cuyo uso atentaba no sólo contra las buenas costumbres humanas, sino también contra la moral cristiana. Víctor Montoya. “Coca y cocaína”. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=176586
[5] “El recurso terapéutico de la marihuana o Cannabis sativa es un asunto controvertido. Los especialistas coinciden en que es necesario estudiar más profundamente sus potenciales efectos benéficos, así como también sus aspectos perjudiciales.”  buenaSalud. “Uso medicinal de la marihuana, tema en debate”. http://www.buenasalud.com/lib/ShowDoc.cfm?LibDocID=3361&ReturnCatID=14
[6] “El estratega político estadounidense indicó que el "aumento en el activismo populista en todo el mundo está demostrando ser perjudicial para la dominación externa como la que prevalecía en la época del colonialismo y el imperialismo". /Brzezinski llegó a la conclusión de que "la resistencia populista persistente y altamente motivada por parte de pueblos políticamente despiertos e históricamente resentidos hacia el control externo demuestra ser cada vez más difícil de suprimir". Aunque el político presentó sus observaciones en un tono neutral, el contexto en el que las pronunció junto con sus declaraciones anteriores indican que no se trata de una aclamación de esa "resistencia populista", sino de un lamento y una advertencia a las 'élites' por el impacto que tiene sobre dicho "control externo". / Asimismo, el ex asesor de Seguridad Nacional tildó la idea de que el siglo XXI es el siglo de EE.UU. de "ilusión compartida" y afirmó que la dominación estadounidense ya no es posible debido a un acelerado cambio social provocado por "las comunicaciones de masas como la radio, la televisión e Internet", que han estimulado acumulativamente "un despertar universal de la conciencia política masiva". “Brzezinski: "La resistencia populista impide un nuevo orden mundial””. http://actualidad.rt.com/actualidad/view/111579-brzezinski-resistencia-populista-orden-mundial
[7] Izquierda Unida Venezuela.  “El correo que por error de envío se le escapó a el Arzobispo de Caracas, el príncipe de la Iglesia quedó al desnudo”. http://www.aporrea.org/educacion/n142077.html
[8] Wikipedia. “Estado fallido”. http://es.wikipedia.org/wiki/Estado_fallido

2 comentarios:

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total