Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

jueves, 5 de diciembre de 2013

El derecho a la recreación sana y popular como política pública del Buen Gobierno Sandinista

El derecho a la recreación sana y popular como política pública del Buen Gobierno Sandinista
Carlos Midence

Enviado por tortilla en Lun, 02/12/2013 - 20:55

Carlos Midence, 2 de diciembre 2013

La Revolución Sandinista, desde que fue concebida por Sandino,  siempre puso en primer lugar la vida, la familia, la felicidad de las personas: “El gobierno nacional que proclamamos velará por los intereses de los hijos del pueblo”, dice  Sandino en uno de sus múltiples manifiestos. Comprendemos que esos intereses, esa felicidad atraviesa todos los campos posible: lo económico, lo político, lo social, cultural y, para el caso de estas reflexiones, el campo de lo espiritual, entendiéndolo como el espacio en el que los valores, los principios y, el bienestar de la convivencia son fundamentales. Ahora bien, en estos  Nuevos Tiempos en el que la dirigencia de la Revolución, Comandante-Presidente Daniel Ortega y Poeta Rosario Murillo, están concretando la concepción revolucionaria de Sandino, no se deja de lado, ninguno de los espacios mencionados y, el campo de lo espiritual, vinculado,  a  valores y a  la convivencia familiar sana y  popular es uno de los referentes más importantes, en tanto se promueve y asegura  la felicidad, la dignidad de  todas familias nicaragüenses.

Es así que la re-estructuración y re-edificación  de espacios públicos centrales en Nicaragua, como son las antiguas estaciones del ferrocarril y, en el caso concreto de Managua,  la Avenida de Bolívar a Chávez son más que  verdaderas  reivindicaciones del valor de la recreación, del entretenimiento sano y popular en estos Nuevos Tiempos. Esto  viene a cumplir con el  objetivo de  definir y prestarle las condiciones necesarias  al ciudadano nicaragüense para convertirse en  sujeto de  desarrollo social. Es este un proceso en el que se le otorga  prioridad a las necesidades genuinas de las personas, su calidad de vida, las vivencias que genera y, en términos generales e integrales, al desarrollo humano.

En este sentido, el Buen Gobierno Sandinista  se ha planteado como política pública permanente incluir y no excluir, integrar y no fragmentar. Por tal razón,  la meta  de la  recreación, como política pública, es procurarla, como  núcleo específico  de la práctica social, como actividad que integra no sólo a la persona sino también a la comunidad, en el uso y goce del tiempo libre. Como  planteamiento  prioritario, la Revolución  ha establecido propiciar desde el tiempo libre un desarrollo con inclusión y no un crecimiento con exclusión. Esto significa el fomento de una  recreación o entretenimiento  constructivo, educativo y creativo en la vida de todas las familias nicaragüenses. Además, evidencia el potencial, no sólo de políticas sociales, sino de las  políticas recreativas que integren a la comunidad en su conjunto.

La dimensión social de la recreación sana y popular

En este sentido la  recreación comunitaria  sana y popular  se evidencia en la Nicaragua de hoy  como  una realidad  novedosa que  dinamiza el desarrollo de nuestras  ciudades, la cual responde a los objetivos de justicia social y cultura de participación ciudadana.

Asimismo esta recreación se caracteriza por:

1. El fomento  de un ideal de desarrollo que se basa en el respeto y armonía de las personas y del medio comunitario.

2. Todos los proyectos recreativos se echan a andar pensando en el impacto positivo que tiene sobre la realidad social. De ahí que es altamente destacable el papel que juegan las familias que ponen a la orden de los ciudadanos que visitan la Avenida de Bolívar a Chávez toda una gama de sabores tradicionales en el tiangue La Purísima.

3. Además, tal acción alimenta y fortalece la Dimensión Espiritual de las personas, es decir, que le ofrecen  motivos nuevos para vivir alegremente.

4. Asimismo, las actividades y espacios  recreativos son  un medio socializador que permite la integración y participación familiar y comunitaria.

5. Brinda un ambiente de formación, donde niños, niñas, jóvenes y familias desarrollan todas las potencialidades cognoscitivas y motrices, así como el fomento de hábitos y valores para ser mejores ciudadanos.

6. Ofrece actividades que permiten el buen aprovechamiento del tiempo libre para el mejoramiento de la calidad de vida. El avistamiento de los altares de la Purísima son un fomento de nuestra cultura, no sólo religiosa, sino espiritual e identitaria, pues, los altares mediante su simbología consiguen poner en circulación una serie de elementos culturales y artísticos, tanto nacionales, como universales.

7. Valoriza el espacio público como espacio con diversas funciones (de estancia, de socialización, de intercambio, de juego) no exclusivamente destinado al movimiento. Por ejemplo, el  parque Luis Alfonso no es sólo un lugar para hacer deporte, sino que también un lugar de esparcimiento, de socialización.

En conclusión,  el Buen Gobierno Sandinista ha hecho de la recreación sana y popular parte integral del desarrollo humano, lo que sitúa a esta actividad  como una premisa básica  para lograr los procesos de cambio y orientar a nuestra sociedad hacia sistemas de relaciones más armónicas, que propicien una calidad de vida decorosa, digna, alegre y solidaria. La Revolución Sandinista, en estos siete años, ha  desarrollado, en toda su amplitud, las capacidades intelectuales, físicas y espirituales de los ciudadanos, en correspondencia con las características de las comunidades. Esto es prueba irrefutable que Nicaragua, con el Comandante-Presidente Daniel Ortega y la Poeta Rosario Murillo como dirigentes del proceso, sigue y seguirá cambiando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total