Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

lunes, 7 de octubre de 2013

Día de la resistencia indígena versus día de la raza

Día de la resistencia indígena versus día de la raza
Juan Ramón Falcón

En 1913, el español Faustino Rodríguez, propuso hacer una celebración que conmemorara, el 12 de octubre de 1492, fecha de la llegada de Cristóbal Colón a las tierras de América. La idea era establecer un día que representara la unión de España e Iberoamérica: El Día de la Raza. La propuesta fue aceptada por los políticos de la época que se extendió por todos los países latinoamericanos, y nuevamente entregaron la dignidad de casi todo el continente.

El nombre invitaba a sentir orgullo de que fuéramos descendientes de españoles y a la vez, vergüenza de que lleváramos sangre indígena en nuestras venas. Tácitamente proponía ignorar las violaciones cometidas por los invasores a las mujeres indígenas, que luego concebían y criaban a sus hijos “mestizos”, que serían la nueva raza menospreciada. Y la celebración legalizó lo peyorativo de indio, como sinónimo de: indigente, salvaje, inculto, e idiota.

Nadie se detuvo a pensar en el irrespetuoso contenido de la propuesta y los nuestros fueron engañados de nuevo o se dejaron engañar. Era una época de menosprecio y odio por los indígenas, y eso se puede apreciar en las palabras de Domingo Faustino Sarmiento, quien escribía: “Quisiéramos apartar de toda cuestión social americana a los salvajes (indígenas) por quienes sentimos, sin poderlo remediar, una invencible repugnancia”.

Y por casi cien años aplaudimos aquella ofrenda indigna. Día de la Raza, una celebración vergonzosa que se oponía a la inteligencia y a la dignidad. Una venda para ocultar la triste historia de saqueo y de crímenes que los colonizadores cometieron contra una población indefensa, hospitalaria y trabajadora. Llegaron sedientos de riquezas y a cambio del oro ofrecían la salvación de Dios a través del bautismo o si no, la espada o la esclavitud.

La colonización fue, sin ninguna duda, el peor desastre demográfico conocido en la historia de la humanidad. El 95% de la población indígena murió en los primeros 130 años de la colonización, afirma el investigador estadounidense Henry Farmer Dobyns. Un genocidio que se extendió también a los pueblos de África subsahariana, donde los europeos, sometieron a la esclavitud, alrededor de 60 millones de personas de raza negra que luego fueron traídos forzadamente a América. De ese número sólo pudieron llegar vivos a estas tierras, 12 millones de ellos.

En Nicaragua, según Alejandro Dávila Bolaños “…las encomiendas, y el trabajo forzado y gratuito diezmaron tan aterradoramente a la población aborigen, que en menos de cincuenta años habían descendido de dos millones, a escasos 300 mil…”

En 1992, a 500 años de la fatídica llegada, se propuso en la Organización de las Naciones Unidas, la proclamación de dicho año como el Año Internacional de los Pueblos indígenas, contraponiéndose a la propuesta hecha por España y otros países, de nombrarlo como el Año Internacional del Descubrimiento de América. Lo confrontado de las dos propuestas no permitió llegar a ningún acuerdo, pero esta discusión sirvió para llamar la atención de organizaciones de todo el mundo que comenzaron a promover una nueva forma de ver a los colonizadores en nuestras tierras. En el 2002, por decreto presidencial, en Venezuela, por primera vez, se cambia el nombre Día de la Raza, por Día de la Resistencia Indígena. Desde entonces, la celebración ha cambiado de nombre y de significado, a todo lo largo del continente: “Día de la Hispanidad”, “Día del Descubrimiento de América”, “Día de la Resistencia Indígena”, “Día del Respeto a la Diversidad Cultural”, “Día de la Interculturalidad y la Plurinacionalidad”, “Día de las Culturas”, etc.

En la actualidad, América ya no se avergüenza de tener raíces indígenas. Le regresamos su Día al español Don Faustino Rodríguez, y asumimos el compromiso de volver la mirada a nuestras raíces, con orgullo, respeto y agradecimiento a quienes, con dignidad, se enfrentaron con sus pequeñas armas a los poderosos criminales, saqueadores y aventureros españoles.

* Escritor


Cortesía del autor

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total