Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

domingo, 18 de junio de 2017

Israel, un territorio y una nación inventados por Occidente y el Sionismo (Parte 1)

Israel, un territorio y una nación inventados por Occidente y el Sionismo (Parte 1) 
Por Manuel Moncada Fonseca

Palabras preliminares

El concepto semita y muchos otros, por su origen, no son históricos, sino bíblicos, lo que complica el panorama histórico real para estudiar con precisión las relaciones entre los antiguos judíos y palestinos. Sin embargo, se complica mucho más desde que Palestina Histórica que, no guarda relación con la bíblica, sino con una historia humana de siglos enteros de existencia, pasó, por obra y gracia del mandato británico sobre su territorio (1917-1948), a ser ocupado por el estado sionista de Israel que, con su venia y su apoyo decidido, arrebató a los palestinos la mayor parte del territorio que él ocupa hoy en día. [1]

Palestina histórica es muy anterior al dominio inglés que sobre ella se impuso a partir del mandato británico acusado. Esto sí es, por completo, un hecho histórico constatado. Tampoco hay dudas de ninguna suerte en cuanto a que el estado sionista de Israel está por completo desvinculado no sólo de la Biblia, sino también de hechos históricos que justifiquen o legitimen su existencia. Lo histórico del mismo no es más que el hecho de ser un invento occidental de naturaleza por entero genocida.

Palestina Histórica y su sometimiento al dominio occidental y sionista

Desde ya debe aclararse que es una soberana mentira que los judíos no semitas tuvieran 3.000 años asociados a Palestina como sostenía, lo veremos luego, Winston Churchill. Israel se creó bajo presión británica sobre un territorio que antes de la masiva inmigración de judíos no semitas, se componía por una población que, en un 95%, no era tal, y aún años después, en un 70%, seguía sin serlo. [2]

En Palestina la mayor parte de la población era árabe, con algunos núcleos pequeños de personas con religión judía. Y al contrario de lo que se ha hecho creer, estos pueblos vivieron centenares de años en paz. Pero los judíos hoy conocidos, con sus caracteres y su idioma, se inventaron en los siglos XIX y XX. Nada que ver con los que convivieron con los palestinos sin tropiezos.

Palestina Histórica es un territorio con reservas petroleras y puerta de entrada a África, Asia y Europa. Desde el siglo XVI hasta la I Guerra Mundial, estuvo bajo el dominio del imperio Otomano contra el cual ejerció tenaz resistencia. A fines de esta conflagración, en 1918, en ella vivían alrededor de 680,000 palestinos -dueños del 97 de las tierras- y 56,000 judíos.

Derrotado el imperio Otomano, Palestina y otros territorios que estuvieron bajo su férula, fueron repartidos entre las potencias occidentales.

En 1922, Gran Bretaña la convirtió en colonia, pero los sionistas iniciaron su perniciosa colonización desde la década de los 80 del siglo XIX, ofreciendo Palestina a Occidente para que éste la convirtiera en un territorio a su servicio. Aceptada esta idea por los imperialistas ingleses, a inicios del siglo XX, a ella comenzaron a llegar oleadas de colonos sionistas. En 1936, sus pobladores se alzaron en armas contra éstos y los ingleses, rebelión que los mismos aplastaron a sangre y fuego en 1939.

Tras la división forzada de Palestina a favor de Israel en 1948, países árabes y los palestinos se opusieron a semejante arbitrariedad. En represalia, ese mismo año, en mayo, el sionismo desató una guerra contra los palestinos que concluyó en enero de 1949. Corolario casi 800,000 palestinos, equivalentes a dos tercios de la población, se exilaron en países árabes como Líbano, Jordania, Siria. De esta suerte, el sionismo arrebató entonces el 77% del territorio palestino.

En la Guerra de los Seis Días lanzada en 1967 por Israel, éste se apoderó de El Sinaí egipcio, la franja de Gaza, Cisjordania, la ciudad vieja de Jerusalén y los Altos del Golán sirios. [3]

La condición por completo desalmada de Israel, se puede percibir claramente toda vez que, durante la guerra acusada, estaba preparado y decidido a llevar a cabo un bombardeo atómico en la cima de una montaña de la península del Sinaí -como lo hizo EEUU en agosto de 1945 sobre dos ciudades de Japón. Sin embargo: “Israel ganó la guerra de los Seis Días de forma tan rápida que nunca tuvo que recurrir al uso de armas nucleares.” [4]

Entonces, el territorio ocupado por el estado sionista pasó de un poco más de 20.000 a 102.400 kilómetros cuadrados. [5] Por cierto, como señala Pablo Jofré Leal, el único territorio que Israel ha devuelto a su legítimo propietario ha sido la Península del Sinaí, mediante un acuerdo entre Israel y Egipto, patrocinado por EEUU. [6]

Concluida la II Guerra Mundial en 1945, EEUU se convirtió en la fuerza hegemónica del mundo. A fines de los ochenta del siglo XX, los palestinos sacudieron a Israel y a EEUU con la intifada, una clara rebelión popular. Fueron reprimidos. Sus agresores ofrecieron realizar negociaciones que implicaban el reconocimiento del estado israelí y el olvido de la lucha en su contra. El propósito era reducir a los palestinos a Cisjordania y Gaza. Arafat, básicamente aceptó la propuesta. Sin embargo, durante el falso proceso de paz (1993-2000), los colonos israelís vieron duplicado su número.

La agresión israelí contra los palestinos fue redoblada durante el gobierno de Ariel Sharon en el 2001. En el 2002, en Cisjordania, comenzó la construcción de una barrera fortificada de 400 millas de largo que, entre otras cosas, dispone de cercas electrificadas. El muro separa a muchos pueblos palestinos, aleja a los agricultores de sus campos y facilita el robo de más territorios a los habitantes. En lo que a Gaza concierne, Sharon, en septiembre de 2005, se “retiró” de la misma, sacando las tropas y desmantelando asentamientos y bases militares. Pero esto fue tan solo parte de un plan destinado a “convertir a Gaza en una gran cárcel para los 1.8 millones de palestinos que viven ahí, y anexar más territorio en Cisjordania.” El sucesor de Sharon siguió su camino.[7]


¿Qué es Israel?

Como ya quedó planteado arriba, la creación de Israel tenía como propósito que Reino Unido preservara sus dominios sobre los pueblos árabes palestinos. Para fundamentar aún más esta idea, recurramos a lo que Winston Churchill, siendo Primer Ministro de Gran Bretaña, declaró en 1920:

“Si, como bien puede suceder, se creara a lo largo de las orillas del Jordán un Estado judío bajo la protección de la Corona Británica, que podría comprender entre tres o cuatro millones de judíos, habrá ocurrido un acontecimiento en la historia del mundo que sería desde todos los puntos de vista beneficioso”.

Y un año más tarde, en Jerusalén, dijo: “es totalmente acertado que los judíos, que están dispersos por todo el mundo, deban tener un centro nacional y un Hogar Nacional donde algunos de ellos puedan reunirse. ¿Y dónde más podría ser, sino en esta tierra de Palestina, con la cual durante más de 3.000 años se han asociado íntimamente y profundamente?” [8] Esa asociación íntima y profunda jamás existió.

En verdad, toda la Historia de Israel es una perversa invención de la que es partícipe directo Occidente y sus personajes monstruosos como el ya citado Winston Churchill. [9] Este y otros montajes que emboban a muchas personas relacionados con el pasado y el presente de muchas naciones, son de la misma calaña, llevan a numerosísimas personas a creerlos verdades irrefutables y actuar con estulticia.

Shlomo Sand, historiador y catedrático judío, sostiene que la idea de una nación judía es un mito de hace poco más de un siglo. Para él, no es del todo cierto que a los judíos se les haya expulsado de Tierra Santa; mantiene que en su mayoría los judíos de hoy en día carecen de toda conexión histórica con el territorio de Israel. Su posición es que para dar solución política real al conflicto que enfrenta este país con los palestinos se debe abolir el Estado judío.

Afirma que es por completo ajena al judaísmo la idea sionista que los judíos estuvieran obligados a regresar desde el exilio a la Tierra Prometida. A su entender, el sionismo cambió por completo la idea de Jerusalén, puesto que los lugares sagrados lejos de destinarse para vivir, se estimaban lugares para añorar. Además, a lo largo de 2000 años, no es que no pudieran regresar, pero debían esperar la llegada del mesías.

Por si fuera poco, basándose en excavaciones realizadas por arqueólogos israelís, afirma que los reinos de David y Salomón fueron leyendas, no historia real. Igual postura mantiene en torno al exilio, no existen libros de historia que den cuentas del mismo. “La razón es que los romanos no exiliaron a nadie. De hecho, los judíos en Palestina eran mayoritariamente campesinos y todos los indicios sugieren que se quedaron en sus tierras.” [10]-[11]

El actual régimen sionista de Israel, no hace sino seguir los pasos de Ze’ev Jabotinsky, quien escribió en 1923: “Cualquier población nativa del mundo se resiste a los colonos siempre y cuando tenga el más mínimo atisbo de esperanza en que puede librarse del peligro de ser colonizado. […] la colonización sionista o bien se detiene o bien continua sin tener en cuenta a la población nativa. Ello significa que puede proceder y desarrollarse sólo bajo la protección de un poder que sea independiente de la población nativa, tras un muro de hierro que dicha población nativa no pueda romper.” [12]

No en vano, el 15 de mayo se conmemora la Nakba, concepto árabe que significa catástrofe o desastre. Describe la expulsión generalizada de los palestinos de su patria, hecho que se refuerza en 1948.

Lo más grotesco es que los ocupantes de Israel, lejos de ser judíos sefardíes, es decir semitas de origen, en más de un 90 % son asjenazis, provenientes del imperio kazar, con una población convertida al judaísmo por disposición del emperador. Era este un imperio situado más o menos al este de Turquía que, al ser disuelto por Gengis Khan, vio dispersa a su población por Rusia, Polonia y Alemania, entre otros territorios. No siendo semitas, estos judíos carecen de derecho real para ocupar el territorio bajo su dominio.* En Israel, semitas son los palestinos. En consecuencia es Israel el que asume un plano antisemita.

El fondo de la ocupación israelí del territorio palestino es la importante posición geoestratégica y geopolítica que éste ocupa entre Europa, Asia y África y su acceso al Mediterráneo. Sobre esta base, el sionismo internacional hizo de las suyas contra los auténticos semitas que habitaban en la Palestina Histórica.

El segundo objetivo israelí y turco se orienta a occidentalizar Oriente Medio, destruyendo el Islam e imponiendo el consumismo en los países que lo constituyen. No es fortuito que tanto Israel como Turquía participen en las competencias deportivas de Europa, como el fútbol y el baloncesto, así como en el festival de la canción de Eurovisión. Con estas estrategias, se quiere que la población de Europa los asuma como europeos, sin que lo sean del todo.**

El victimismo del holocausto, ha sido el arma psicológica primordial para inventar el Estado de Israel. Las víctimas reales, en cambio, no tienen el poder que sí tiene el victimario para hacer uso de la propaganda mundial en su provecho. Ese poder Israelí surgió precisamente tras la Segunda Guerra Mundial, después de haber sido pretendidamente casi exterminados sus súbditos. Empero, el propósito de crear ese estado artificial, se incubó desde antes de la segunda guerra mundial, hecho demostrado por documentos públicos de organizaciones sionistas, por ejemplo “William Pierce – Suicidio racial” y «Ramón Calderón: BalanceXenu’s Link Sleuth: Detector de enlaces muertos» [13]

La confesión de parte sobre la naturaleza criminal de Israel la dio, entre otros, Moshe Dayan quien fuera jefe del Estado Mayor del Ejército Sionista en la guerra de 1956, al declarar lo siguiente:

“Israel debe ver la espada como el principal, si no el único instrumento para mantener su moral alta, y del mismo modo, para mantener su tensión moral. Con este fin, debe inventar peligros y para ello debe adoptar el método de la provocación y la venganza. Esperemos que prontamente haya una nueva guerra con los países árabes, para que podamos finalmente deshacernos de nuestros problemas y adquirir nuestro espacio”. [14]

Los prosionistas, como es de esperar, desenfundan un sinnúmero de falacias que no soportan en absoluto ningún análisis histórico de rigor. Veamos, por ejemplo, este planteo:

“Desde el principio, filisteos [palestinos] y judíos se enfrentaron por las mismas tierras. Hay muchos pasajes de la Biblia dedicados a describir estas luchas, y la más famosa es la de David (judío) y Goliat (jefe de los filisteos). David derrotó entonces al gigante Goliat con una pedrada de su honda.” [15] Tal afirmación no merece, en verdad, ningún comentario.

Cerremos esta parte de nuestro escrito con lo que expresa Joseph Massad, académico jordano residente en EEUU:

“Los hechos académicos e históricos incontrovertibles de que los judíos son descendientes de conversos europeos al judaísmo de los siglos antes de que se adoptara el cristianismo como la religión del Imperio Romano en el Siglo IV son axiomas incuestionables en la erudición académica, incluso para los historiadores sionistas. (…) / “Pero incluso si se demostraran las fantasías genéticas más descabelladas de antisemitas y sionistas respecto a una “raza”, ¿convertiría este hecho a la antigua Palestina, donde los antiguos hebreos cohabitaron con otros pueblos antiguos, en el país histórico de los judíos europeos modernos?” [16]

De ninguna manera.

Notas

*Y aun cuando lo fueren, apuntamos, carece de sentido que el Israel sionista reclame un territorio en el que supuestamente vivieron muchos siglos atrás sus pobladores.

**Por cierto, acotamos que para Valery Giscard d’Estaing, quien fuera presidente de la Comisión Europea (1 de enero de 1979 – 30 de junio de 1979) y presidente de Francia (1974-1981), “Turquía no es un país europeo”. Por la misma razón estima que su adhesión a la UE significaría “el fin de Europa”. Encarna Hernández Rodríguez. ¿Es Turquía parte de Europa? https://encarnahernandez.wordpress.com/2009/09/03/%C2%BFes-turquia-parte-de-europa/
________________
[1] Palestina Histórica no es pues una creación británica como dan a entender las siguientes palabras: “Hoy en día el nombre de Palestina se usa, en sentido histórico, para referirse al territorio en el que se instituyó el mandato británico (1917-1948) y, en sentido actual, para referirnos al estado que los palestinos aspiran a declarar sobre los Territorios Ocupados de Cisjordania, incluyendo Jerusalén Este y la Franja de Gaza.” Enciclopedia.us.es Región histórica de Palestina. 
[2] Alison Weir. CounterPunch. Un derecho derivado del poder. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=137437
[3] Israel confiscó el 77% de Palestina. Historia de Palestina. http://asociacionunadikum.org/historia-de-palestina-2/
[4] RT. The New York Times: Israel planeó usar la bomba atómica durante la guerra de los Seis Días. https://mundo.sputniknews.com/orientemedio/201706041069696691-israel-egipto-guerra-centenario/
[5] HistoriasigloXX.org. La Guerra de los Seis Días. http://www.historiasiglo20.org/GLOS/guerra6dias.htm
[6] Pablo Jofré Leal. La Guerra de Junio: 50 años de ocupación. http://www.hispantv.com/noticias/opinion/343535/guerra-junio-ocupacion-israel-palestina
[7] Israel confiscó el 77% de Palestina. Historia de Palestina. Ob. cit. 
[9] Para dar una muestra de la mentalidad genocida de este personaje, leamos: “Muy pocos en Gran Bretaña conocen el genocidio en Bengala, y mucho menos cómo lo diseñó Churchill. El odio de Churchill hacia los indios llevó a cuatro millones de personas a morir durante la “hambruna” de Bengala de 1943. “Odio a los indios. Son un pueblo de bestias con una religión de bestias”, dijo.” En otra oportunidad, sin remilgos expresó: ““Estoy totalmente a favor del uso de gas venenoso contra las tribus incivilizadas… se extendería un verdadero terror“. – Churchill sobre el uso de gas en Oriente Medio y la India.” Ibíd. 
[10] Jonathan Cook. «El pueblo judío fue una invención». http://www.investigaction.net/El-pueblo-judio-fue-una-invencion/
[11] Shlomo Sand – La invención de la tierra de Israel – subtitulado. https://www.youtube.com/watch?v=EkwltzEPj2k
[12] Omar Barguti. “Boicot, Desinversión y Sanciones”, en defensa de nuestros derechos, contra la Nakba permanente. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=226708
[13] Qbitácora. Israel: País falso y crimina. https://qbitacora.wordpress.com/2009/01/21/israel-pais-falso-y-criminal/
[14] Pablo Jofré Leal. La Guerra de Junio: 50 años de ocupación. Ob. cit. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total