Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

domingo, 16 de abril de 2017

“DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO” OBRA DEL PERIODISTA ESTADOUNIDENSE JOHN REED


“DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO” OBRA DEL PERIODISTA ESTADOUNIDENSE JOHN REED
Humberto Vargas Carbonell

Copio unas líneas de la obra del periodista estadounidense, John Reed quien escribió un libro de un extraordinario valor político y científico. Lo publicó con el nombre “LOS DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO”. Esos diez días son la historia de todo el complejo movimiento de fuerzas políticas que, enfrentadas y en lucha permanente, dieron lugar al triunfo de la Revolución Socialista en Rusia.

Este libro lo leí por primera vez hace muchos años, tantos que para entonces podía considerarme joven. Me pareció en aquella ocasión un libro fascinante, ahora en la relectura me dejó la convicción de que estaba gozando una genial obra de periodismo político. 

Recomiendo su lectura sobre todos los jóvenes que aspiran a una vida mejor para todo el pueblo, es decir, a los muchachos revolucionarios.

Este libro rompe los esquemas y por eso es una maravillosa lección de la dialéctica de la lucha de clases. En los días de su relato no hubo quietud en ningún sentido, hasta los segundos resultaron decisivos para la solución final, la victoria del proletariado revolucionario. Esos segundos están en sus páginas.

Copio este párrafo porque no ha existido ni existirá un movimiento revolucionario que no sea combatido por los explotadores.

Desde la Comuna de París a nuestros días esto ha sido así. No hay excepciones. Posiblemente el caso más brutal de la historia ha sido el bloqueo a Cuba y en este momento la agresión de la burguesía vendida y sus compradores yanquis contra la Revolución Bolivariana.

Uno de sus métodos ha sido la “guerra económica” que es el sabotaje contra las condiciones de vida del pueblo.

Copio unas líneas sobre lo que ocurrió cuando aún los comunistas no tenían el poder y que es lo ocurre ahora en la Venezuela Bolivariana.

A continuación lo escrito por John Reed:

“Muchos autores han justificado su hostilidad al Gobierno soviético pretextando que la última fase de la revolución no fue otra cosa que una lucha defensiva de los elementos civilizados de la sociedad contra la brutalidad de los ataques de los bolcheviques. Ahora bien, fueron precisamente esos elementos, las clases poseedoras, quienes, viendo crecer el poderío de las organizaciones revolucionarías de la masa, decidieron destruirlas, costase lo que costase, y poner una barrera a la revolución. Dispuestos a alcanzar sus objetivos, recurrieron a maniobras desesperadas. Para derribar el ministerio Kerenski y aniquilar a los Soviets, desorganizaron los transportes y provocaron perturbaciones interiores; para reducir a los Comités de fábrica, cerraron las fábricas e hicieron desaparecer el combustible y las materias primas; para acabar con los Comités del ejército restablecieron la pena de muerte y trataron de provocar la derrota militar. Esto era, evidentemente, arrojar aceite, y del mejor, al fuego bolchevique. Los bolcheviques respondieron predicando la guerra de clases y proclamando la supremacía de los Soviets. Entre estos dos extremos, más o menos ardorosamente apoyados por grupos diversos, se encontraban los llamados socialistas "moderados", que incluían a los mencheviques, a los socialrevolucionarios y algunas fracciones de menor importancia. Todos estos partidos estaban igualmente expuestos a los ataques de las clases poseedoras, pero su fuerza de resistencia se hallaba quebrantada por sus mismas teorías. Los mencheviques y los socialrevolucionarios consideraban que Rusia no estaba madura…

Los revolucionarios vencieron y demostraron que Rusia estaba madura.
s reacciones

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total