Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

miércoles, 28 de septiembre de 2016

EEUU muestra de nuevo abiertamente su política injerencista en Nicaragua

La opinión clara y autorizada de un internacionalista belga
EEUU muestra de nuevo abiertamente su política injerencista en Nicaragua
Herman Van de Velde

Soy Herman Van de Velde, de nacionalidad belga y con 33 años de trabajar en y desde Nicaragua, en el área de la educación. Comparto mis sentires respecto a acontecimientos relacionados con la coyuntura electoral en Nicaragua.

La oposición nicaragüense, ante su incapacidad de proyectarse como una alternativa dentro de Nicaragua, va a llorar a EEUU, llamando a su amo para que haga más explícita su injerencia política. Desde hace mucho tiempo, esta (mal llamada) oposición, más bien, en vez de dedicarse a una oposición constructiva, utiliza sus canales y medios de comunicación hacia el exterior, principalmente EEUU, pero también Europa y otros países latinoamericanos, para descalificar todo lo que ocurre en Nicaragua. Desquitan su frustración ‘interna’ (no representan ni un 10% todos juntos, en las encuestas nacionales e internacionales independientes) con una divulgación de falsedades en el exterior.

Antes de seguir y puntualizar sobre algunos acontecimientos políticos actuales, quiero hacer una breve referencia a los procesos electorales y contextos políticos pasados.

Hace unos años, en una entrevista a una periodista danesa, le expresé que en Nicaragua, desde mi punto de vista, las primeras elecciones relativamente libres, no fueron ni las del 90, ni las posteriores donde ganó Alemán y Bolaños, tampoco las del 2006 donde ganó el FSLN, sino más bien las del 2011 donde ganó el FSLN, con Daniel Ortega, con el 62%. Totalmente libres no ha habido porque EEUU nunca ha dejado de intervenir.


¿Por qué confirmo esto?

1990: el contexto de guerra (contrarrevolución financiado por EEUU, bloqueo económico…) no permitió una elección libre, en ningún sentido (gana la UNO con doña Violeta Barrios). Existe una injerencia directa y abierta de EEUU en las elecciones.

1996: las elecciones fueron un relajo nunca visto, gracias a una pésima coordinación del CSE de parte de Rosa Marina Zelaya… las papeletas fueron encontradas en calles, basureras, causes, etc. En varios municipios, la gente ni pudo votar porque nunca llegó el material electoral. Hubo un fraude bien marcado, sin embargo la misma OEA y el Centro Carter, como observadores,  solicitaron al FSLN aceptar los resultados procurando la tranquilidad en el país. Con esta actitud, las mismas comisiones de organismos internacionales se descalifican por si solas, aceptando y legitimando un fraude comprobado. Rosa Marina Zelaya manipuló el fraude tal que también su marido (del MRS) pudiera quedar como diputado en la asamblea (Jorge Samper). Ganó Alemán con el PLC. La injerencia de EEUU, nuevamente, fue abierta y directa.

2001: a pesar de que Nicaragua vive una situación de mucha inestabilidad social y política (altos niveles de corrupción), nuevamente gana el PLC, esta vez con Enrique Bolaños. Igual que  en 1996 hubo una campaña sucia, siempre refiriéndose a la situación de los años ’80 (guerra y bloqueo económico) que regresaría si ganara el FSLN… una campaña sucia y mentirosa que crea un ambiente que ya no permite una elección realmente libre. Hay otra vez una injerencia directa y abierta de EEUU. El PLI participa en estas elecciones del 2001, en alianza con el Partido Liberal Constitucionalista (PLC). Bolaños, una vez electo, echa preso a Alemán por corrupción… la derecha (los liberales) se divide profundamente. Surge el partido ALN (Alianza Liberal Nicaragüense) como alternativa ante el PLC, bajo el mando de Eduardo Montealegre. También existe siempre el PLI. De esta manera hay tres opciones liberales a partir de este momento: PLC, ALN, PLI.

En el período de Bolaños, el FSLN negocia con el PLC y logran acuerdos sustanciales, como: ya no es necesario ganar con el 50% + 1 sino puede ser con un 40% y hasta con un 35% siempre y cuando la diferencia con el segundo lugar sea más del 5%.

2006: Nuevamente una campaña muy sucia, llena de mentiras como: si gana el FSLN habrá nuevamente guerra, bloqueo económico, se quitarán las remesas que vienen del exterior, habrá servicio militar obligatorio, etc. TAMPOCO SON ELECCIONES LIBRES, ya que bajo campañas tan sucias, el pueblo no se le permite votar por su opción política libremente, se manipula abiertamente el voto popular.  Hubo intervención e injerencia directa de parte de los EEUU, solo 3 ejemplos: el Secretario de Comercio de Estados Unidos en ese entonces, Carlos Gutiérrez,  hizo saber que las relaciones económicas con un eventual gobierno sandinista serían objeto de revisión de parte del gobierno de Bush; vino a Managua el entonces presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado Dan Burton a apoyar públicamente a la ALN, todavía de Montealegre; el embajador Trivelli se expresó públicamente a favor de ALN, apoyando abiertamente y activamente una posible unidad entre las fuerzas de la derecha (liberales). En cualquier otro país, un embajador sería expulsado del país con este tipo de injerencia directa en  asuntos internos.

Gana el FSLN con 38% de los votos… las fuerzas políticas liberales (PLC José Rizo 27.1% y ALN – Eduardo Montealegre 28.3%) alcanzan entre el 25 y 30 %. La diferencia con el segundo lugar es más del 5%. Tal que gana el FSLN, y aunque con una minoría en la Asamblea, inicia un nuevo período con gobierno sandinista a partir del 2007. Esto a pesar de la campaña sucia que no permitió elecciones libres. En una encuesta de Cid Gallup, dada a conocer en junio del 2006, el 73% de la población indicaba que el país iba por el camino equivocado. En estas elecciones participa el MRS con su candidato Edmundo Jarquín y saca un 6.3%.

Durante este período, en el año 2008, el CSE cancela la personería jurídica a algunos partidos políticos por no cumplir con la ley electoral, ya sea por razones de no cumplir con el % mínimo de candidatos en las elecciones municipales o por no cumplir asuntos administrativos, establecidos en la ley electoral. Uno de los partidos que no cumplió la ley electoral fue el MRS. Por el pleito tan fuerte entre los liberales (ni lograron juntarse para presentarse juntos a las elecciones del 2006) que sigue muy fuerte, Eduardo Montealegre (con su Movimiento ‘Vamos con Eduardo’) se separa de ALN. Surge la UNE (Unidad por la Esperanza). Ya preparándose para las nuevas elecciones en el 2011, Montealegre hace un negocio sucio con alguna gente del PLI (ya fragmentado en ese entonces). Usa a una de las corrientes del PLI como paraguas para poder ir a las elecciones, aquella corriente reconocida por el CSE mientras que haya una solución definitiva en cuanto el pleito interno de este partido (PLI).

2011: En estas nuevas elecciones participan alianzas y un partido solitario: una alianza libero-conservadora (GANA de PLC-PC); la alianza por la esperanza (UNE) bajo la bandera del PLI y junto al MRS; ALN participa solo; Alianza por la República (APRE) participa junto con el PUCA y el PALI. El FSLN participa como alianza ‘Unida Nicaragua Triunfa’, integrada por 8 partidos y 6 movimientos políticos.

Para estas elecciones el contexto es diferente, porque ya pasó un primer nuevo gobierno sandinista sin guerra, con cada vez más remesas, sin bloqueo económico, etc. Se ha establecido una relación de armonía entre gobierno – empresarios – sindicatos, contribuyendo en alianza a la creación de más empleo y crecimiento económico. Se restableció la gratuidad de la educación y la salud públicas. Muchos programas sociales han contribuido a mejorar las condiciones de vida de muchas personas. La disminución significativa de los niveles de pobreza y extrema pobreza es reconocida formalmente a nivel nacional e internacional. El gobierno del FSLN (Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional) logra establecer una política, aún con minoría en la Asamblea, que lleva a que en Nicaragua disfrutáramos desde 2007 de estabilidad económica, estabilidad política y estabilidad social. Esto fue posible gracias a una gran cantidad de proyectos socio-económicos, tanto de carácter de apoyo directo como de carácter productivo.
Desde mi propia valoración crítica, LAS ELECCIONES DEL 2011 FUERON LAS PRIMERAS ELECCIONES RELATIVAMENTE LIBRES EN NICARAGUA, porque ya no cabía la campaña sucia como en las elecciones anteriores e igual la injerencia de EEUU, aunque siempre se dio, estaba a un nivel más bajo, menos explícito.

El FSLN gana las elecciones con el 62% y mayoría absoluta en la Asamblea. En segundo lugar queda la fracción del PLI que ocupó Eduardo Montealegre para presentarse en las elecciones con su candidato Fabio Gadea; alcanzan un 31%. En tercer lugar queda el PLC con 5.91%. ALN y APRE no alcanzan ni el 1%. En la Asamblea, el FSLN logra 63 diputadas/os, la Alianza PLI 27 y el PLC 2.

Durante este período sigue el pleito entre las fracciones del PLI, tal que solicitan a la Corte Suprema de Justicia que les resuelva el asunto. La CSJ más bien les llama al diálogo interno procurando que sea entre las 4 fracciones que tomen la decisión sobre cuál de ellas debía quedar con la firma y el sello oficial. Ya que nunca resuelven y ya de cara a las nuevas elecciones en el año 2016, por fin la CSJ decide y otorga la personería jurídica a la fracción PLI-histórico de Pedro Reyes. La fracción del PLI sostenida por el Movimiento ‘Vamos con Eduardo’ no era el PLI histórico. El PLI histórico siempre criticó el hecho que le permitieron a Eduardo Montealegre usar el PLI, violando muchos estatutos partidarios, y presentarse a las elecciones 2011.

Como Presidente del PLI, Pedro Reyes llama a reunión a sus diputadas/os y solicita que reconozcan la nueva junta directiva. Solo algunas/os aceptan y una buena parte no acepta la nueva situación jurídica y plantean pretender reorganizarse en un nuevo movimiento político llamado ‘Ciudadanos por la Libertad’. La ley electoral de Nicaragua plantea que las personas electas son electas por el partido, tal que el escaño pertenece al partido. Cuando un grupo de diputados del PLI no reconocen a su Junta Directiva, entonces su presidente solicita al Consejo Supremo Electoral su destitución y reemplazo por otras/os diputadas/os igual electas/os por el PLI. El CSE actúa conforme la ley y procede a la sustitución formal en la Asamblea. Queda claro que fueron las disputas internas del PLI y su falta de voluntad a ponerse de acuerdo que llevaron a que la CSJ al final entregó la personería jurídica a la fracción dirigida por los cuadros históricos del PLI.

2016: Están inscritos para las elecciones dos alianzas (PLI y FSLN), así como partidos solitarios como Partido Conservador, PLC, APRE y ALN. En total son 16 partidos registrados con personalidad jurídica ante el Consejo Supremo Electoral que participan en estas elecciones, ya sea en alianza con otros o solos.

Se prevén unas condiciones similares a las del 2011. Sin embargo, gente de la oposición, que no tiene arraigo alguno (menos del 1%) dentro de Nicaragua, se ha dedicado a visitar a su amo (EEUU) y gestionar medidas contra el pueblo de Nicaragua por seguir siendo mayoritariamente sandinista, tal como lo indican todas las encuestas, nacionales e internacionales. A esto aquí se le llama ‘sinvergüenzada’ y ‘vendepatrias’. Muchas/os de ellas/os son políticas/os frustradas/os, muchas/os de las filas del FSLN, partido en el cual pretendieron escalar, y lo que no lograron por falta de apoyo interno a nivel del partido. Así Vilma Núñez fue pre-candidata a presidente por el FSLN y perdió; Sergio Ramírez fue candidato a ser miembro de la Dirección Nacional del FSLN en el primer congreso del FSLN y perdió; etc. Son individuos, con relaciones internacionales importantes gracias a la Revolución en su primera etapa, pero que no lograron consolidar sus pretensiones políticas dentro del FSLN, por lo que optaron por otros caminos, sin embargo nunca lograron arraigo en Nicaragua. Ahora pretenden desquitar sus frustraciones personales con un castigo de EEUU al pueblo de Nicaragua.

Denuncio públicamente al gobierno de EEUU de involucrarse nuevamente de manera indebida, de ser totalmente injerencista y querer intervenir directa y explícitamente en las elecciones de este año en Nicaragua. Solo me hace recordar la frase ilustre del Comandante Che Guevara, refiriéndose a EEUU: “NO SE PUEDE CONFIAR EN EL IMPERIALISMO, PERO NI UN TANTICO ASÍ, NADA” (https://youtu.be/18wUbel2-Y8)

Herman Van de Velde

septiembre 2016

Link del artículo sobre (el desastre de las) ‘elecciones en EEUU’: 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total