Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

miércoles, 4 de mayo de 2016

El individualismo del ciudadano

Imagen tomada de http://relatosdeunegolatra.blogspot.com/

04-05-2016

El individualismo del ciudadano


En el actual contexto del posmodernismo la privatización del individuo ha tomado auge, los meta problemas y realidades nacionales se trivializan, lo más importante para la persona es satisfacer el placer a través del entretenimiento y el consumo.

Las actividades colectivas y la participación en organizaciones del movimiento social han perdido importancia en la conciencia del individuo, lo que ahora prima es el interés personal sobre la colectividad, y la satisfacción de éste adquiere características depredatorias que riñen con la ética.


El principal móvil se ha convertido en ser una persona “exitosa”, si para lograr el triunfo se ha recurrido a tráficos de influencia u otro medio inmoral, eso pierde validez, porque lo anula el hecho de tener la capacidad adquisitiva de adquirir el mayor número de bienes y de servicios posibles.


El actual capitalismo a través de sus medios ha hecho creer que la felicidad es individual, y los exitosos se aíslan de la sociedad en clubes exclusivos, habitan en residencias privadas, adquieren más de un vehículo, etc. Se podría pensar que esta situación ocurre desde las capas medias hasta la alta, no obstante, algunas de esas conductas se observan en las clases bajas.

La clase baja ha adquirido características de la clase media en relación con su comportamiento y forma de observar la realidad, si en la época del modernismo sociológicamente se consideraba a la clase media como una especie de amortiguador de las crisis sociales, ahora en el posmodernismo la clase baja se ha convertido en un colchón en donde rebotan los principales problemas nacionales e internacionales.


En la época del modernismo se observaba que entre los miembros de una misma clase social existían relaciones de tipo horizontal, ahora entre ellos prevalecen las de tipo vertical, es decir, que el otro es considerado de menor valor. Existe un comportamiento de descalificar y menospreciar al otro, porque el individuo se considera superior, aunque en realidad no lo sea.


Las nuevas relaciones interpersonales complican la acepción teórica de la lucha de clases, porque del enfrentamiento clasista se pasa a la pugna contra el otro, esa lucha es una especie de competencia de ostentación exhibicionista, de esta manera encontramos que la interacción social se convierte en frívola y superficial.

Observamos que el individuo ha creado mentalmente un mundo de fantasía, se pasó de la realidad a lo irreal, esta circunstancia responde en cierta medida, del por qué no se involucra en la solución de los principales problemas nacionales, a través de una participación plena y activa desde su residencia, comunidad, municipio, ciudad, país, región continental y del mundo.


En esta lógica, los problemas existenciales no son de él son de los otros, porque él habita un mundo donde lo que importa es el consumo de marcas transnacionales, además él está bien, los que están mal son los otros. Entonces participar en una protesta es evidenciar que tiene problemas y se pondría al nivel de los otros.


El individuo ha construido mentalmente una nueva “clase social”, que la forman los “felices”, el hedonismo lo han tomado en la práctica como su afirmación, que se ha establecido como un fenómeno cultural.

Se da una contradicción entre la realidad y la construcción mental, entre esta lucha de contrarios la victoria la obtiene el mercado, porque éste convierte al individuo en mercancía, de tal forma que de sujeto pasa a ser un objeto más.

El objeto no critica ni cuestiona, se deja llevar por el esnobismo establecido por las corporaciones transnacionales, los organismos financieros internacionales y por las políticas internacionales de los países imperialistas.


El neoliberalismo inició con la privatización de las instituciones del Estado, y terminó con la privatización del ser humano, en la medida que se ha adquirido la noción que la res pública, la concibe ahora como privada, en el entendido que en contra de lo privado por injusto que sea, no se protesta.


La privatización del individuo lo ha conducido al aislamiento y autoexclusión de las manifestaciones colectivas, el mundo del individuo es él, y los únicos problemas que deben ser resueltos son los de su ego, porque son de interés personal, es decir, mientras él está bien, lo demás no interesa.

La privatización y el individualismo de la persona adquiere características sádicas y autodestructivas, es el perfil ideal del ciudadano de la globalización del mercado transnacional y de la dominación mundial.

-----
Oscar Martínez Peñate. Lic. Relaciones Internacionales en Universidad Autónoma de Centroamérica (UACA), Costa Rica. M.A. en Ciencia Política en Université du Québec à Montréal (UQAM), Canadá. Doctorando en Ciencias Sociales Universidad de El Salvador, El Salvador.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=211893

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total