Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

sábado, 24 de enero de 2015

ENTREVISTA DE NILTON SANTOS A MIGUEL URBANO RODRIGUES

MIGUEL URBANO RODRIGUES

ENTREVISTA DE NILTON SANTOS A MIGUEL URBANO RODRIGUES

Publicada en el Semanario de São Paulo «Brasil de Fato»

¿CÓMO ANALIZA EL ATAQUE AL PERIÓDICO SATÍRICO CHARLIE HEBDO Y CUÁLES LOS MOTIVOS REALES DE ESE ACTO? 

– Los atentados terroristas en Europa Occidental y EEUU son frecuentes. Éste, como el de Atocha, en Madrid, sorprendió por la dimensión y por tener por blanco un prestigioso semanario satírico que publicaba viñetas consideradas humillantes por los islamistas fanáticos. 

Al Qaeda, los Talibanes, las Organizaciones mafiosas Sunitas de Peshawar (que, auspiciadas por Reagan, han conducido la lucha contra la Revolución Afgana) y recientemente el ISIL (el autoproclamado Estado Islámico) convergentes en el recurso al terrorismo aunque con estrategias diferentes, han invocado siempre la defensa de la religión y de los valores del Islam para justificar lo que consideran una misión sagrada. 

¿ESTE ATENTADO ES COMPARABLE CON EL 11 DE SEPTIEMBRE. CUÁL ES SU OPINIÓN?

La comparación es sobretodo hecha por los medios. Pero, lo que existe de común en el ataque al World Trade Center y al Pentágono, y la masacre de Charlie Hebdo, es la enorme repercusión mundial. En los dos casos algunos analistas y periodistas atribuyeron a los servicios secretos la concepción y preparación de esos crímenes. Los ejecutantes habrían sido meros instrumentos de organizaciones que pretendían desencadenar campañas represivas. En EEUU y Francia incluso fueron publicados libros responsabilizando a la CIA por la preparación de la tragedia del 11S. 

Ahora se repite ese tipo de especulación sensacionalista. Politólogos conocidos como el francés Thierry Meyssan, el italiano Manlio Dinucci, y el estadounidense Paul Craig Roberts identifican la mano de los servicios de inteligencia en los acontecimientos de Francia. Los hermanos franco-magrebíes Kouachi, autores de la monstruosa matanza de Charlie Hebdo, y el afro-francés Coulibaly, responsable por la masacre de la tienda judía, no serían agentes de organizaciones islamistas si no –como el alemán del incendio del Reichstag – hombres manipulados por los servicios de inteligencia. 

En mi opinión esas interpretaciones solamente generan confusión y favorecen a la derecha. Además, los autores de los repugnantes atentados, en declaraciones grabadas ya asumieron los contactos que mantenían con Al Qaeda y, eventualmente, con el yihadismo 

¿CÓMO EVALÚA ESA OFENSIVA MEDIÁTICA MUNDIAL DE CONDENA AL «TERRORISMO ISLÁMICO»?

La palabra hipocresía define bien el estilo de la campaña mediática. La mayoría de los comentaristas y periodistas que se ocupan del tema usan y abusan de la palabra Islam, pero jamás hojearon el Corán, poco o nada saben de la historia de los pueblos musulmanes y de Mohamed, como profeta, fundador de un Estado, creador de una religión y precursor de una de las civilizaciones más importantes del Medioevo. 

¿Cuántos de esos politólogos conocen algo de los crímenes de los Cruzados en Palestina antes y después de la conquista de Jerusalén? Las masacres cometidas por los cristianos de esa época fueron tan impresionantes que un Papa, en una bula, condenó a los Cruzados que en Antioquía, para intimidar los musulmanes, asaban niños en banquetes de antropofagia.

La xenofobia y el racismo en Europa aumentaron muchísimo desde la segunda mitad del siglo XX con la entrada de millones de inmigrantes musulmanes. Solamente en Francia, los magrebíes y sus descendientes son hoy más del 10% de la población del país. La aplastante mayoría de esa gente jamás mantuvo contactos con grupos terroristas. Pero son mirados y tratados como ciudadanos de segunda clase. 

Las campañas de islamofobia se abstienen de condenar los crímenes del imperialismo en Medio Oriente y Asia Central, pero consideran a todo musulmán como un potencial terrorista. 

Las agresiones armadas contra los pueblos de Afganistán, Iraq y Libia fueron precedidas de bombardeos mediáticos que presentaban las intervenciones militares como humanitarias, inseparables de la defensa de la libertad y la democracia contra la barbarie. 

EEUU, con Francia y Reino Unido como aliados y cómplices, sembraron ruinas, miseria y hambre en esos países. La tropa invasora saqueó museos y destruyó monumentos milenarios que eran patrimonio de la humanidad. Los estadounidenses practicaron la tortura como rutina. Las bombas del Occidente, cristiano y supuestamente civilizado, mataron centenas de miles de musulmanes; los drones de EEUU asesinaron niños, mujeres y ancianos en aldeas de Pakistán, Yemen y Somalia. 

Muchos terroristas de Al Qaeda y del ISIL (Estado Islámico) han sido –no hay que olvidarlo- entrenados por oficiales estadounidenses y por la CIA.

Cuando el Estado de Israel expulsó de Palestina a millones de musulmanes, influyentes medios europeos y norteamericanos se abstuvieron de condenar esa monstruosidad y cuando las Fuerzas Armadas de Israel bombardearon Beirut e invadieron Líbano y posteriormente Gaza, en operaciones genocidas, los mismos órganos de comunicación social de Occidente absolvieron el fascismo sionista, afirmando que actuara en legítima defensa. 

¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS QUE ESTE TIPO DE ATENTADO PUEDE DESENCADENAR EN EL MUNDO? ¿QUIÉN «GANA» y QUIÉN «PIERDE»?

El presidente François Hollande y el premier Manuel Valls declararon que no hay que confundir el Islam con las organizaciones terroristas, y que los musulmanes de Francia no tienen nada que temer del gobierno galo. Pero esas garantías verbales son desmentidas en la vida cotidiana. Las primeras medidas anunciadas por el Estado francés y, en muchos departamentos, por el poder local, apuntan a una militarización inquietante de la vida francesa. [Cursiva de Rev. LP.]Simultáneamente, la actuación de la policía belga en Verviers, cuando abatió allí a dos presuntos yihadistas, y las declaraciones sobre los hechos del primer ministro en Bruselas, aclaró lo que los dirigentes occidentales afirmaron al anunciar un refuerzo del combate al terrorismo. 

No creo que la tragedia de Charlie Hebdo pueda contribuir a empeorar las relaciones (ya muy tensas) de EEUU y de la Unión Europea con China y Rusia. Washington y sus aliados no pueden, con el pretexto de la lucha antiterrorista, bombardear Beijing o Moscú. Pero hay una alta probabilidad de que una ola represiva, de contornos aun imprevisibles, sea inminente en Europa Occidental. [Cursiva de Rev. LP.]

FRANCIA APROBÓ EL PASADO AÑO UNA LEY QUE PROHIBIÓ MANIFESTACIONES POPULARES DE APOYO A PALESTINA DURANTE LOS BOMBARDEOS ISRAELÍES A GAZA. ¿COMO ANALIZA AL ACTUAL GOBIERNO DE ESE PAÍS?

Es significativo que en Francia hayan prohibido oficialmente las manifestaciones populares de apoyo al pueblo de Palestina cuando el ejército y la fuerza aérea israelíes bombardeaban Gaza. Pero el gobierno de Hollande se abstuvo entonces de condenar los crímenes del Estado sionista. 

Es útil recordar que no es solamente en Francia (el padre de Marine le Pen, del Frente Nacional, pidió ya la revocación de Schengen sobre las fronteras abiertas) donde ocurren en estos días graves manifestaciones de islamofobia. En Alemania se repiten con frecuencia, sobretodo en Sajonia. En Dresden, capital de ese Estado, asumieron aspectos particularmente agresivos cuando Pegida (el movimiento Popular Europeo contra la Islamización de Occidente) movilizó en las calles en días sucesivos a muchos miles de manifestantes que exigían la expulsión de los inmigrantes musulmanes. La canciller Angela Merkel sintió la necesidad de intervenir y condenar a la organización cuando Pegida promovió en Berlín y otras ciudades desfiles del movimiento fascista. Ese tipo de iniciativas expresa bien la subida de la marea de xenofobia en Unión Europea.

El discurso de fachada democrática de los jefes de estado y de gobierno que han participado en la jornada de París reflejó bien el fariseísmo de los oradores. El discurso de apología de la libertad de expresión, repetido exhaustivamente por esos políticos, transpira también una profunda hipocresía. En Europa como en los EEUU, lo que predomina es la libertad irrestricta de los grupos financieros que controlan los medios influyentes para imponer discrecionalmente la línea editorial que sirve a los intereses del gran capital. 

EL DOMINGO EN PARÍS, EN LA MARCHA CONVOCADA POR EL GOBIERNO FRANCÉS, LLAMABA LA ATENCIÓN EN LA CABEZA DE LA MANIFESTACIÓN EL PREMIER DE ISRAEL, BENJAMIN NETANYAHU; EL LIDER QUE ORDENÓ EL BOMBARDEO DE GAZA. ¿CUÁL ES SU OPINIÓN?

La protesta de millones de franceses –cristianos, musulmanes, judíos y ateos- que inundaron las grandes ciudades del país tradujo bien el sentimiento de solidaridad con las víctimas de los atentados y la condena de los criminales. Pero el discurso de la mayoría de los jefes de estado y de gobierno que comparecieron en la colosal marcha, bautizada como republicana, de París reflejó –repito- el fariseísmo de esos políticos del sistema. 

Netanyahu, el criminal de guerra israelí, desfiló en la cabeza de la manifestación y multiplicó declaraciones de fervor democrático, ampliamente difundidas por los medios, lo que ilumina bien la continuidad de la farsa y la tragedia en la jornada del 11 de enero. Allí estuvieron también el inglés Cameron, la alemana Angela Merkel, el español Rajoy, el portugués Passos Coelho, el húngaro Viktor Orban, el oligarca ucraniano Poroshenko, el turco Erdogan, príncipes de Arabia Saudita y de las monarquías árabes del Golfo, tiranos africanos, toda una fauna humana responsable por agresiones militares o crímenes monstruosos contra sus pueblos, gente incompatible con la democracia de la que se proclaman defensores. [Cursiva de Rev. LP.]

La realidad es transparente. Presentándose como campeones de la lucha contra el terrorismo los EEUU han promovido el terrorismo. No se combate el terrorismo con el terrorismo de estado. 

Entrevista al semanario brasileño BRASIL DE FATO, de Sao Paulo

Lisboa, 17 de enero de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total