Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

lunes, 8 de septiembre de 2014

El FMI informa sobre Ecuador



El FMI informa sobre Ecuador
Juan J. Paz y Miño Cepeda

EL TELÉGRAFO - Primer Diario Público

Ecuador, lunes 08 de septiembre de 2014

El pasado 20 de agosto se difundió el documento de Consulta sobre Ecuador, aprobado por el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) el 30 de julio de 2014.

En él se reconoce que durante la última década Ecuador logró “importantes avances económicos y sociales”, con un promedio de crecimiento del 4.5%, inflación de un 3% anual, estabilidad financiera, y un mayor gasto social, todo lo cual “ha ayudado a reducir la pobreza y mejorar los indicadores sociales”; y, además: “la tasa de desempleo descendió a un mínimo histórico, en tanto que los salarios reales siguieron en alza”. Han sido favorables la dolarización, altos precios petroleros y el gasto público.

El FMI advierte cierta “desaceleración” económica en 2012 y 2013; un déficit fiscal del 4.7% del PIB, “cifra que es baja en comparación el nivel de endeudamiento de otros países de la región”; señala que, si bien el sector público ha sido un importante motor de crecimiento, “es necesario que el sector privado asuma un papel más protagónico”; alienta “seguir reforzando el sistema financiero”; “realizar una reestructuración de los subsidios a los combustibles”; “ahorrar los ingresos extraordinarios del petróleo en un fondo de estabilización fiscal y de inversión”; “eliminar gradualmente los topes de las tasas de interés y permitir una mayor competencia”; “eliminar gradualmente las restricciones sobre las transacciones externas”; “llevar a cabo reformas estructurales más profundas para elevar la productividad y sostener el fuerte crecimiento económico”; “redoblar los esfuerzos para mejorar el entorno empresarial, incrementar la flexibilidad del mercado laboral, renovar el capital humano y reforzar las instituciones y el marco jurídico”.

Las “sugerencias” nuevamente retratan la visión del FMI, pues vuelve sobre las mismas medidas neoliberales destinadas a considerar al mercado libre y a la empresa privada como motores naturales de la economía, incluso bien acompañadas de la “flexibilidad laboral” y el retiro del Estado con disminución del gasto público.

El FMI y sus seguidores, todavía no entienden la naturaleza de los regímenes de Nueva Izquierda en América Latina. Para éstos es fundamental la acción interventora del Estado por una doble razón: de una parte, corresponde regular la economía a través del Estado, a fin de que el ser humano se imponga sobre el capital y se realice una mayor redistribución de la riqueza; de otra, el Estado es el que provee los servicios más importantes en educación, medicina, salud, seguridad social, apoyo productivo y obras públicas, por lo cual necesita de enormes ingresos que financien precisamente ese “gigantesco” gasto estatal.


Este tipo de “capitalismo social” en lo económico, que ha surgido en América Latina combinado con Estados bajo poder ciudadano y popular, es una fórmula históricamente inédita. Y se ha demostrado perfectamente válida para transformar las viejas sociedades oligárquico-empresariales y ofrecerse como tránsito al “socialismo del siglo XXI”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total