Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

viernes, 15 de agosto de 2014

El verdadero problema no es que Palestina sea “otro país”

El verdadero problema no es que Palestina sea “otro país”
Carlos Molina Velásquez (*)

Viernes, 15 Agosto 2014

Muchas personas molestas por el viaje de Sigfrido Reyes usan argumentos racionales y bien justificados: el viaje es un despliegue innecesario, más propagandístico que útil para los palestinos y supone el gasto de fondos públicos que pudieron usarse mejor.

Sin embargo, no todos los “indignados” emplean los mejores argumentos y algunos son sencillamente inaceptables. Especialmente, me preocupa la afirmación de que no cabe protestar por la violencia en Palestina cuando en El Salvador padecemos la propia. Esto se basa, a su vez, en la idea de que primero debemos resolver los problemas de nuestro país y solo después podríamos ocuparnos de los problemas de otros países.

Quien señala que “la solidaridad —y la justicia, el respeto, la amistad— comienza en casa” quizá quiere decir que no se puede ser universalmente altruista si no se experimenta la generosidad en sus relaciones familiares, de amistad y entre conciudadanos, lo cual suena aceptable. Pero es un error pensar que nuestras obligaciones morales con quien vive al otro lado del mundo estarían condicionadas a que “todo funcione bien en nuestro barrio”. Tal “lógica” no es solo ingrata sino también estúpida, como veremos enseguida.

En estos días, millones de personas en el mundo entero condenan la barbarie israelita en Gaza y muchos miles se han movilizado a favor de los palestinos. Los mueve la convicción de que tienen una obligación moral con los que sufren violencia e injusticias, y lo que los une a ellos es su humanidad compartida. Podemos no estar de acuerdo con esta solidaridad, pero no hay duda del carácter moral de su naturaleza.

En el caso de los salvadoreños, francamente, la posición cerril de “en mi casa primero” resulta de una combinación de ignorancia de nuestra historia y cierta actitud mezquina cercana a la brutalidad. Sin el fluir constante de la solidaridad, la guerra civil que transformó este país para siempre habría sido imposible; y fue esa solidaridad surgida frente al horror de las masacres del Ejército, o ante el asesinato de Romero y los jesuitas, la que nos dio aliento, esperanza y la tan ansiada paz.

Una manera de demostrar que en verdad aprendimos algo de nuestro dolor es que luchemos para evitar que se repitan estos horrores, en el lugar que sea. Hace poco, los hermanos colombianos nos pidieron contribuir con nuestras experiencias a su proceso de paz. ¿Por qué nos extraña que en El Salvador se realicen marchas y se tomen medidas diplomáticas contra las políticas genocidas de Israel?

Es legítimo posicionarse contra una “línea Sigfrido” que, como su homónima nazi, apunta a que será inútil, meramente propagandística y onerosa. Pero hay que dejar de usar el viaje para atacar la legitimidad moral de la solidaridad que no reconoce fronteras, millas náuticas, etnias o credos religiosos. Quien insista en esta lógica aldeana y miserable no ataca realmente al diputado del Frente, sino al núcleo mismo de nuestra humanidad.

(*) Académico y columnista de ContraPunto


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total