Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

martes, 1 de julio de 2014

SANDINO, BIENVENIDO

SANDINO, BIENVENIDO
Winston Orillo

Para Marcela Pérez Silva, embajadora de Sandino en el Perú

Salud, mi general:
    tú nunca nos dejaste
        porque el combate sigue
            y flamean victorias
                 que tú ya troquelabas.

Buenos días, Sandino,
    General de Hombres Libres:
        la muerte y sus tumores
             batiste, y tú, aleonado,
                  galopas en su alfombra.

Salud, mi camarada,
    acogotaste al súcubo
        chacal de aquel imperio (y
             sus cachorros romos,
                 mas siempre tan fenicios
                      y asaz tan deletéreos).

Relumbran, ya, por eso,
   tus hombros, parapeto,
       del hombre nuevo y nuestro;
            ¡y, asimismo, la indemne
                 mujer inagotable
                      en todas  las batallas!

Yo saludo a tus botas
    y a tu sombrero
        altivo: acerados
            emblemas
                que fustigan
                    la Historia.



Y bien, Augusto
     César, encabritado líder
         crepitas con tu ejército
             de pobres poderosos.

Amortajaste al yanqui
    enfardaste sus ansias
         de entabicar
                 tu patria
                     como una nueva estrella
                         de su bandera estéril.

Dijiste:  Patria Libre,
    Patria Libre o morir
         mas tu enseña
              hoy enhiesta
                  ondea ya
                      en tu patria,
                           sin yanquis bucaneros.

Con 29 hermanos,
   más tu que comandabas,
       iniciaste el Ejército
            Defensor de tu tierra (que
                era también la nuestra: y
                    guerra de guerrillas
                         y machete en la mano
                              humillaste al artero
                                  invasor aullante).

Tenías claro, entonces
   -como ahora en tus lares- que
       la soberanía de un pueblo
            no es materia de pláticas
               baldadas, sino que se defiende
                   con las armas crispadas.

Mientras tanto la
    Guardia Nacional –ese engendro
        jurásico del yanqui emponzoñado-
            medraba en Nicaragua
                 y anudaba en abusos
                      innúmeros y umbríos
                         contra los sandinistas.

 Anastasio Somoza García
    urdió, sí, la emboscada
        para el asesinato de Sandino
           y sus fieles generales
              adjuntos (Estrada y Umanzor).

Estos fueron los hechos: la artería
    provino de la orden parida
        por la embajada yanqui.

Pero Sandino ya era
    un emblema indeleble
        que fecundó en el mundo
            contra los aleteos
                 de tanto cuervo rubio.


Y así, el 61, del siglo recién
    yerto, se fundó el Sandinista
        Frente Liberador; que en Julio 19
            de aquel 79, dijo al mundo
                flamígero que Augusto
                   César vive: que su amor por
                        los pobres (siempre fiel a su origen,      
                             del seno, sí, oprimido) hoy fulge
                                   en Nicaragua, tan libre
                                       y Sandinista como él lo jurara
                                             cuando puso su espada
                                                a defender sin pausa
                                                  su patria y su decoro:
la redención del pobre
                                                               y de los humillados.

Sandino, pues, el héroe
    el genial visionario
        la oriflama de aquella
             la Nicaragua nueva: augusto
                 paradigma de hidalgo
                     que naciera del seno, sí,
                         oprimido, para sus redenciones:
                            ¡ pues su espíritu pleno
                                 fue el del amor al pueblo
                                     en cuya entraña vive!

Oh, general salvífico
    para las patrias nuestras:
          una misma
                y enhiesta Nación
                       a quemarropa.

¡Por eso nadie, ahora, se llame
    Augusto César,
               mientras tú resplandezcas:
                     es decir, para siempre!

                           WINSTON ORRILLO

                         La Calera. Lima,

                             21-2-14

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total