Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

domingo, 20 de abril de 2014

LA MUERTE DE LOS INTELECTUALES IMPRESCINDIBLES: SOLDADOS DE IMPROBABLE REEMPLAZO EN ESTA GUERRA

Raúl Isman
Abril-mayo de 2014.

El pasado domingo 14 de abril falleció en España Ernesto Laclau, desde hacía medio siglo referente teórico de la izquierda nacional argentina y del conjunto del pensamiento latinoamericano. Su obra- vasta, compleja, imposible de reducir a las líneas del presente editorial- se halla abierta al debate e interpretación de los movimientos sociales y los luchadores y activistas en nuestra América y el mundo entero. Pero lo que aquí rescataremos es la figura del pensador militante que el egresado en historia de la universidad de Buenos Aires encarnó como pocos y lo convirtió en referente inconciliable con los saberes dóciles hacia la reacción globalizada.

Su razón siempre trascendía lo inmediato, lo dado como inmodificable por el poder. Y analicemos la centralidad política de uno de sus conceptos más transitados. El enemigo de la democracia es el neoliberalismo, no el populismo. Precisamente lo opuesto a dichos de José María Aznar, político de derechas español y esbirro de los E.E.U.U. en los recordados delirios bélicos de George Busch, que tanto dolor causaron a pueblos invadidos y a deudos de soldados invasores.

Precisamente la importancia de determinados intelectuales no nace sólo de su figura; sino más bien del papel que cumplen en los debates que actualmente se libran. Las derechas- eternas topadoras de la democracia- se apropian del concepto como si les fuera consustancial, cuando en realidad el llamado “gobierno del pueblo” es históricamente una construcción realizada por las luchas populares en contra de los intereses, deseos y objetivos del bloque dominante. En nombre de la democracia el imperio ha invadido países, impulsado golpes de estado genocidas y cometido todas las tropelías imaginables y aún muchas impensadas que aún nos son desconocidas. Rescatar la referida democracia, no sólo como forma de gobierno, sino como modo en que se relacionan los sectores populares es, quizás, el centro del debate cultural que estamos librando contra las fuerzas reaccionarias. Y así como el comandante inmortal Hugo Rafael Chávez Frías fue un constructor único e infatigable en tal lucha, Ernesto Laclau brilló como soldado en lo teórico. En dichos combates, su importancia es tan enorme como su obra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total