Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

sábado, 1 de marzo de 2014

Tiagnibok y Yárosh, dispuestos a bañar en sangre Ucrania.

Dos líderes fascistas ucranianos fijan cual es su mapa de ruta y su objetivo final.....

1 de Marzo de 2014 a la(s) 10:12

Golos.ua

Traducido del ruso por Josafat S. Comín

Se ha filtrado a la prensa una información sobre el encuentro mantenido entre los líderes del partido “Svoboda” Tiagnibok y del movimiento ultranacionalista “Praviy Séktor”, Dmitri Yárosh. La cita tuvo lugar el 25 de febrero en un pequeño restaurante de moda en Kiev, “Turguenef”, en la calle Bolshaya Zhitomirskaya. El hecho de que se viesen en un ambiente tan privado, confirma la importancia y confidencialidad del encuentro.


Dmitri Yárosh

Este es el resumen de lo que hablaron:

Yárosh: Oleg, imagino que ya habrás comprendido que pronto se nos van a quitar del medio”. Bueno conmigo ya veremos, tengo a todo Maidán detrás, pero a ti seguro.

Tiagnibok: No va a ser fácil que lo consigan, “Svoboda” está ahora en lo más alto.

Yárosh: Tú lo has dicho, “ahora”. No van a dejar que “Svoboda” toque poder. El judío con los sesos revueltos (Klichkó. N de la red.) y Yatseniuk, te van a quitar del medio. Ya han comenzado a presionar a Yulia. ¿Viste lo que enseñaron en el canal “1+1” sobre Zhenka? (hija de Timoshenko. N. de la T) ¿Cómo reaccionarías tú si sacasen a tu Darinka? Es un sucio encargo. Y espérate…

Tiagnibok: ¿Así que sabes seguro lo de Evguenia?

Yárosh: Sí. Fue personalmente Martynenko el que lo ideó, y Yatseniuk está detrás.

Tiagnibok: ¿Y Yulia Vladímirovna  (Timoshenko) lo sabe?

Yárosh: Pienso que lo debe saber.

Tiagnibok: ¿Y qué propones?

Yárosh: Muy sencillo. Nuestros objetivos coinciden. Ambos apostamos por una Ucrania sin judíos ni “katsap” (término despectivo para referirse a los rusos que viven en Ucrania. N de la T.). Yo te ayudo a ti y tú a mí. A Turchinov, Yatseniuk, el boxeador y a Yulia también, lo que más les preocupa es cómo pillar pasta. Además Yulia todavía tiene que vengarse de los que la metieron en la cárcel. Así que son más una molestia que una ayuda.

Tiagnibok: ¿Y qué esperas de mí?

Yárosh: Oleg, yo no necesito ni poder ni dinero. Si quisiera podría tener todo lo que desease. Yo quiero hacer una Ucrania para los ucranianos. Ahora lo que necesito es el cargo de director del SBU (Servicio de Seguridad de Ucrania). Además hay que romper las relaciones de los “bespeki” (agentes de la inteligencia ucraniana) con los “moskali” (otro término despectivo para referirse a los rusos). Saben demasiado de nosotros. Si me ayudas, trabajaremos juntos.

Tiagnibok: Había oído que tu gente te quería colocar en el SBU, pero no pensaba que fuese cierto. ¿Para que necesitas eso? Haz política, tienes un apoyo enorme.

Yárosh: ¿Meterme en política, para qué? ¿para llevar una chaqueta elegante? Tengo fuerza suficiente. Ya se ha terminado el tiempo de tontear con tirachinas. Ahora tengo tantas armas, suficientes para quebrar el espinazo a todos los “ocupantes internos”. Con los recursos del SBU, con mi gente, empezaré poniendo orden en la “katsapschina” (término despectivo para referirse a la Ucrania oriental) y en Crimea. De Sebastopol, los mismos “katsapy” saldrán corriendo. Haremos que la tierra arda bajo sus pies. A todos esos marineritos los estrangularemos en las esquinas, volaremos un par de buques. Saldrán huyendo como ratas y se llevarán a los suyos. Aplastaré a toda esa escoria. Luego empezaré a liarla en las regiones de Vorónezh, Bélgorod, Kursk (regiones rusas. N de la T.). Prepararemos grupos armados de tártaros y los enviaremos al Cáucaso a ayudar al “emirato”. De eso puede encargarse Sachko Muzychko. Tiene experiencia. Los chechenos le respetan. Tenemos contactos. Cuantos más problemas tengan los “moskali” menos nos molestarán. Para entonces habremos cogido fuerzas y nos habremos puesto en pie.

Tiagnibok: Tus planes son los de Napoleón,

Yárosh: Querrás decir los de S. Bandera.

Tiagnibok: ¿Y se se levantan los “katsapy” en Ucrania? En Donetsk, Járkov, Sebastopol, son muchos. Los “regionales” y “komuniaki” (término despectivo para referirse a los comunistas. N de la T.) aún no se han tragado sus dientes.

Yárosh: Se los tragarán, bebiéndose su sangre. Aquí lo que se necesita es eliminar a los más revoltosos y el resto se tranquilizará solo.

Tiagnibok: Es bastante arriesgado. Y no te olvides de Gangadze.

Yárosh: A Kuchma le traicionaron los suyos. Con nosotros no pasará. Sabemos hacer las cosas bien. Con nosotros, no ha habido ninguno que haya vuelto “a la superficie”.

Tiagnibok: ¿Y qué dirá Europa? Con su tolerancia no van a aguantar por mucho más tiempo que haya sangre…

Yárosh: Oleg, vamos a dejar clara una cosa. Estoy dispuesto a aguantar la bufonada esta de la integración europea, mientras no se hable en serio del ingreso en la UE. Antes me abrazo con un cosaco de Kuban, que con un maricón europeo. El ingreso en Europa es la muerte para Ucrania. La muerte para el Estado y para el cristianismo. Queremos una Ucrania para los ucranianos, dirigida por los ucranianos y que no sirva a los intereses de otros. Incluidos América y la UE. Y así ha de ser.

Tiagnibok: Vale, con los “moskali” y Europa está la cosa clara, ¿pero qué piensas de los polacos? Parece que van en serio con sus aspiraciones sobre Volyn. En los mapas ya han empezado a dibujar las “Kresy” (tierras fronterizas del este). Allí son fuertes los sentimientos propolacos. Si no encontramos un idioma común con Europa, nos pueden soltar al “perro polaco”. En enero el “seim” polaco acusó a “Svoboda” de llevar a cabo una política antipolaca. Me llamaron antisemita y rusófobo. Lo que ladraron entonces…

Yárosh: Deberías estar orgulloso. A mí nadie me ha llamado así todavía. Aún se quedó corta la “UPA-OUN” aplastando al ejército de Krajowa. Como levanten la cabeza, les montamos otro Katyn. No daremos ni un metro de tierra ucraniana, ni a los “moskali”, ni a los ““Liaji” (polacos), y mucho menos a los judíos. Habrá suficientes palos (donde ahorcarlos) para todos. Lo que te quiero proponer Oleg es lo siguiente: Yo no disuelvo Maidán hasta las presidenciales. Me hago con el control de los principales ministerios y órganos locales de gobierno. Te garantizo el apoyo de nuestro movimiento. Juntos con todas las posibilidades de tu “Svoboda” seremos más fuertes. En la etapa decisiva, si los “patsiuk” (ratas) siguen negociando con Ucrania, volvemos a levantar Maidán y cogemos el poder. El pueblo ya está preparado…




Cortesía de Nelson Gustavo Blanco Corbella

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total