Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

jueves, 6 de febrero de 2014

Respuesta a Maidán: “Frente ucraniano” y “milicia popular”

Víktor Tolokin


Traducido del ruso por Josafat S. Comín

De nuevo vuelve a aparecer una combinación de palabras de tan infausto recuerdo como “acuerdos de Múnich”…

La  que ha venido en llamarse conferencia de Múnich, celebrada en la capital de Babaria, dedicada a la política de seguridad, más bien reforzó el peligro de que surjan nuevos conflictos o que entren en su fase caliente. Las negociaciones entre bastidores que han tenido lugar allí -tras la verborrea sobre iniciativas de paz-, entre los representantes de Washington y los líderes de la oposición ucraniana, pueden acarrear graves consecuencias, que desemboquen en un cambio de gobierno en Ucrania.

Eso se desprende a juzgar por las primeras declaraciones de los representantes del Maidán de Kiev, nada más volver de las negociaciones, excitados ante tanta promesa desbocada e instigación.

El líder del partido “Batkivschina”, Arseni Yatseniuk enfiló directo hacia Maidán, nada más bajarse del avión, jactándose del plan acordado con el secretario de Estado John Kerry, para formar un gobierno compuesto por los representantes de la oposición, hacer reformas en la Constitución y lo más importante, alardear de las promesas de ayuda económica por parte de los EE.UU., la UE y el Fondo Monetario Internacional.

Ni una palabra sobre elecciones democráticas ni sobre un gobierno de unidad nacional. El derecho del pueblo ucraniano a elegir libremente su vía de desarrollo sin consejos del exterior, se ha visto reducido a que un grupo de “opositores” que representa a la minoría en el parlamento, va a dirigir el Estado siguiendo el plan que les han entregado desde Washington y Bruselas. Esta parejita de “opositores”, uno de los cuales, Vitali Klichkó, paga sus impuestos no en su país, sino en los EE.UU., han vendido la soberanía de Ucrania a cuenta de la futura ayuda norteamericana.

La muchedumbre que sigue en Maidán, que se autodenomina nada más y nada menos  “Narodnoe Veche” (asamblea popular), ya tiene preparado un manifiesto en el que declaran al jefe del Estado Yanukóvich, cesado en su cargo, y erigen al líder del partido UDAR, Klichkó, presidente en funciones del país.

Pero los ciudadanos de Ucrania que no comparten los ideales de Maidán, tampoco se quedan de brazos cruzados.

En Járkov ha comenzado el proceso de consolidación de diferentes fuerzas de la comunidad local, que apuestan por poner orden en el país. Esas fueron las declaraciones de los representantes de la organización regional del PCU al hacer uso de la palabra en el foro abierto a toda la sociedad del país, en la que fuera primera capital de la Ucrania socialista.

Inicialmente el evento estaba enmarcado dentro del encuentro nacional de dirigentes de organizaciones de base del Partido de las Regiones. Pero en una pocas horas desbordó el marco partidista: En el palacio de deportes se dieron cita cerca de 6 mil personas, no solo partidarios de los “blanquiazules”, también acudieron representantes de organizaciones sociales de 20 regiones del país, representantes de la organización del PCU en Járkov, representantes del cuerpo diplomático, diputados populares.

Al intervenir en el foro, condenando lo que se ha dado en conocer como Euromaidán, los ponentes señalaron que lo que empezó como una protesta pacífica democrática ha derivado en un “aquelarre” fascista. Allí no son ya defensores de los derechos humanos, los que llevan la voz cantante, sino elementos abiertamente fascistas. La situación empieza a ser dramática en diversas regiones de Ucrania. En una serie de ellas, se ha producido la toma violenta de las instituciones locales de gobierno, protagonizada por radicales. El país se encuentra al borde del abismo.

“Hoy se hace necesario adoptar medidas firmes, para impedir la sucesiva escalada del extremismo y la llegada al poder de los nazis”, señaló la primera secretaria del comité regional del PCU en Járkov, Ala Alexandróvskaya. “Por eso la idea de la formación de un frente amplio popular, que se plantee esos objetivos, es muy oportuna.”

Según sus palabras, la crisis política que está sacudiendo a Ucrania, es claro exponente de la necesidad de cambios trascendentales. El Partido Comunista de Ucrania, en numerosas ocasiones se ha pronunciado por la necesidad de llevar a cabo una profunda reforma política: Ucrania debe convertirse en una república parlamentaria, de tipo federativo, con gran autonomía de las regiones.

En opinión de Ala Alexandróvskaya, si se hubiese celebrado el referéndum, tal y como insistían los comunistas, la elección del curso exterior a seguir se habría decidido por la vía democrática y las negociaciones con el actual Maidán, se llevarían ahora de modo muy distinto. El gobierno por desgracia hizo caso omiso de los argumentos de los comunistas.

Otros de los ponentes del foro de Járkov, hablaron de que las negociaciones entre el presidente y la oposición no dan resultados. Los congregados expresaron su deseo de sumarse  a la alternativa portadora de un punto de vista distinto, para conformar la unión cívica nacional “Frente ucraniano”. Esta estructura está dispuesta asimismo a iniciar los trámites para poder llevar a cabo un referéndum sobre la supresión de la inmunidad parlamentaria y la reducción del número de diputados hasta los 300.

“Ha llegado la hora de que cada ciudadano de Ucrania, aquellos que ven a su país avanzando con sus aliados históricos en Europa y Asia, se movilice, subrayó el diputado del parlamento regional de Járkov, Leonid Strizhko. En este sentido la Ucrania Slobodá, ya se está organizando.

El orador informó que en Járkov tuvo lugar un encuentro de representantes de una serie de organizaciones sociales, del cuerpo de diputados de los consejos locales de gobierno, de representantes del mundo de la literatura y el arte. Pese a la gran variedad de opiniones políticas, los congregados, acordaron unirse en la unión cívica “Primera capital”. Una de sus primeras tareas será la formación de milicias populares para la defensa de la población ante fuerzas extremistas.

Ya antes de esta reunión tan representativa de la sociedad de Járkov, los comunistas de Zaporozhie habían tenido la iniciativa de formar milicias populares. El 31 de enero en la sesión de la asamblea municipal, el diputado por el PCU Vitali Mishuk, anunció su creación. Según sus palabras, la iniciativa parte de los ciudadanos de a pie y de la organizaciones sociales, alarmados ante la posibilidad de la toma del poder por parte de los fascistas.

La “milicia popular” no es una organización política, a ella puede incorporarse todo habitante de la ciudad y la región, que lo desee. La tarea que se fija la milicia popular es el mantenimiento del orden e impedir la desestabilización en la región de Zaporozhie, enfrentar cualquier provocación fascista que puedan intentar los grupos banderistas.

Una declaración similar hizo Elena Semenenko, diputada del PCU, en la sesión de la asamblea regional. Además, la diputada comunista propuso la prohibición de la actividad del partido “Svoboda” y la prohibición de sus símbolos en el territorio de Zaporozhie. Según informó Vitali Mishuk, para el 8 de febrero está prevista una marcha antifascista, donde se va a proceder al alistamiento de voluntarios en la milicia popular.

En la declaración del grupo parlamentario del Partido Comunista en la sesión del consejo de Zaporozhie, se dice que debido a la gravedad de la situación política que está atravesando Ucrania y a los intentos de los grupos radicales fascistas de hacerse con el gobierno, debido a los asaltos a las instituciones locales de gobierno, ministerios y demás instancias, a los desórdenes, actos vandálicos contra monumentos de dirigentes del periodo soviético y panteones en memoria de los combatientes de la Gran Guerra Patria, el país se encuentra al borde del enfrentamiento civil.

Los comunistas anuncian la iniciativa de la creación de una milicia popular en la ciudad, cuyos principales subjetivos sean el mantenimiento del orden, la creación de grupos de reacción rápida ante desórdenes en masa, la oposición ante actos vandálicos y la prevención de asaltos de edificios administrativos.

El consejo de la ciudad se pronuncia contra cualquier forma de restauración del fascismo y justificación de sus crímenes, cometidos por los terroristas de la “OUN-UPA” y similares. El consejo no será una organización militarizada y será independiente de cualquier fuerza política. Puede ser miembro del mismo cualquier ciudadano u organización social, que así lo decida de forma voluntaria.

Esta iniciativa está respaldada por los ciudadanos de las regiones de Lugansk, Dniepropetrovsk, Donbass y Crimea.

Al comentar los últimos acontecimientos que se están produciendo en torno a Ucrania, el líder del PCU, Piotr Simonenko, señaló que la dictadura fascista en Ucrania toma visos de realidad. Europa y los EE.UU. aspiran a imponer un control inflexible y definitivo sobre Ucrania. Su propósito de entrometerse activamente en los acontecimientos políticos del país, puede acarrear gravísimas consecuencias. Los llamamientos a formar una “guardia nacional”, representan el camino directo hacia una guerra civil en Ucrania. Por eso el pueblo está en su derecho de autoorganizarse para enfrentar la propagación del fascismo rampante.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total