Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Sandino en nuestra Política Exterior

Sandino en  nuestra Política Exterior
Manuel S. Espinoza J.*

Revivir el capítulo de Sandino es plantearse siempre la coyuntura política y económica del país. Sin lugar  a dudas, vivimos tiempos que él sembró. Lo anterior es fácil de comprobar. Con sorpresa encontré dos libros muy interesantes sobre Sandino que, inequívocamente, me llevaron a la siguiente conclusión: Nada de los frutos políticos y económicos que vive nuestra nación hubiese sido posible sin la gesta del valiente general.

Los libros recién publicados por la Editora ALDILA y el Fondo Augusto C. Sandino  de Sofonías Salvatierra “Sandino o la tragedia de un pueblo” y el de Salvador Calderón Ramírez “Últimos días de Sandino”, nos ubican en el contexto político nacional de principios de los años 30 del siglo pasado y exteriorizan los objetivos, a corto y largo plazo, de Sandino para procurar el desarrollo del país en tiempos de paz como, los que se viven actualmente.

Sandino nace de la dinámica del manoseo de poder por las paralelas históricas que se remontan, en la historia política nacional, a los tiempos de Cerda y Argüello, desnudos y mechudos, granadinos y leoneses, timbucos y calandracas y, por último, legitimistas y democráticos. La  sociedad procrea a Sandino, hastiada por el juego manipulador  de sangre y poder a favor de los grupos oligárquicos que tienden a repetir la vergüenza de llamar al interventor extranjero.

Harto de las pseudo revoluciones liberales y conservadoras, que no eran más que revueltas de los opositores para quitar del gobierno al partido de turno, Sandino pierde el respeto a los pretenciosos del poder y sus estructuras políticas.

Sandino no ve más camino que democratizar la nación intervenida con las armas en la mano. Una vez expulsada del país, la fuerza interventora procura la participación de grupos de minoría que influirián en la cultura político económica del país.

Por si acaso los intervencionistas regresaban, Sandino propuso crear un nuevo departamento en el país con el nombre “Luz y Verdad”, en el que sus fuerzas podrían dar la batalla de nuevo, así como propiciar el desarrollo productivo de la zona en mención, y del país en general, al exigir la revisión del tratado Chamorro–Bryan, suscrito en 1914 bajo condiciones de intervención, mismo que dejaba en manos estadounidenses una ruta canalera así como la instalación de una base naval en el Golfo de Fonseca.  Sandino exigía que el proyecto canalero fuera declarado de nacionalidad indohispana, con la aceptación y firma de las 21 naciones latinoamericanas existentes entonces, incluyendo a EE.UU.

Era tiempo de pacificar a Nicaragua y muchas de las demandas propuestas por Sandino iban más allá de lo que la clase política y el gobierno de entonces podían lograr.

Sandino exigía “decretar la no intervención en los negocios internos de las Repúblicas indohispánicas, respetándose su soberanía e independencia y promover un acercamiento más fraternal que nos solidarice en el común vivir libre de los pueblos de este continente”.

Sandino no esperó vivir tiempos de crisis de los EE.UU; él debilitó su capacidad interventora en nuestro país y, por ende, dio un golpe a la política imperialista estadounidense para ejemplo mundial.

Fuera del discurso, es muy raro que, al impartir la materia de política exterior, los docentes no profundicen en el legado de Sandino en esta dinámica y  que no nos ubiquen en el contexto actual, en el que la soberanía política y la integridad territorial, el desarrollo, la paz democrática y la transacción a un mejor modelo de desarrollo se visualice en el horizonte.

Sin intervención foránea debe existir la paz a la que Sandino se sumó, aun cuando la GN, como instrumento de control incubado por los marines yankees, hostigaba a sus fuerzas acampadas en las montañas de Nicaragua. Aun cuando los peones del nuevo imperio se prestaban a asesinarlo, el héroe resolvió lo que los políticos nacionales y los marines querían impedir: la expulsión de las fuerzas interventoras yanquis.

En aras de abolir la injerencia foránea en nuestros asuntos internos, hoy la unidad latinoamericana y el comercio entre nuestros países crecen con miras futuristas. La recuperación de territorio nacional es un hecho, así como los deseos en relación al canal. Estudiar a Sandino a profundidad y su legado es de obligatoriedad para los especialistas en Relacionistas Internacionales, a tal punto que habrá que preguntarse si el sombrero de la dignidad de Sandino, rostro del antimperialismo e intervencionismo, debe de integrar también nuestro escudo nacional!

* Msc. Manuel S. Espinoza J.


Presidente Centro Regional de Estudios Internacionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total