Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

martes, 3 de septiembre de 2013

Sandinismo, Democracia y la recuperación de los espacios públicos

Sandinismo, Democracia y la recuperación de los espacios públicos

Carlos Midence


Carlos Midence, 2 de septiembre 2013

En los siete  años de Buen Gobierno Sandinista, bajo la dirección del Comandante-Presidente Daniel Ortega y la Poeta Rosario Murillo,  hemos presenciado la transformación de nuestra Nicaragua, de  sus ciudades, municipios  y, por lo tanto de los espacios de la cotidianidad, es decir, de los espacios públicos o  de sociabilidad,  comunicacional y sociológicamente hablando. Esto como resultado de una serie de cambios económicos, sociales, políticos, culturales e  infraestructurales, que van desde programas socio-productivos, re-activación y construcción de sistemas viales, incentivo  al turismo- el que ha logrado ubicarse  en los más altos estándares internacionales- hasta la recuperación plena de la memoria histórica y urbana de nuestras ciudades, mediante  el mejoramiento, modificación, re-construcción y creación de nuevos espacios públicos, los que se han convertido en  verdaderas áreas,  no sólo de recreación, sino de espacios desde los cuales se restituye el  derecho a la libertad de expresión de los ciudadanos nicaragüenses. 


Decimos esto porque tales transformaciones sientan las bases de una nueva forma de organización social,  de un nuevo modelo cultural que promueve la recreación sana y, los espacios de sociabilidad, en los cuales las personas ejercitan la interacción social. El concepto y la acción de sociabilidad están inmediatamente vinculados  al fomento del diálogo,  la conversación, la interacción, la reciprocidad, el conocer y re-conocerse  entre las personas, el afianzamiento  de la identidad colectiva  y,  por lo tanto,  al ejercicio de la actividad pública como libertad plena. Este es el amplio significado que tienen la recuperación y la creación de  espacios como la avenida de Bolívar a Chávez, el paseo de las Victorias, el parque Luis Alfonso Velázquez Flores, el puerto Salvador Allende,  la recuperación de las antiguas estaciones del tren en diversos departamentos, la rehabilitación y proceso estético de la rotonda Rubén Darío, el rescate de la plaza de la Revolución o,  la  instalación  del nuevo parque de Ferias ubicado en la zona del  memorial Sandino.  

Ahora bien, la restitución de estos espacios de sociabilidad está en consonancia con el modelo de protagonismo, participación, unidad,  reconciliación, comunidad  y, fortalecimiento de los lazos familiares, que ha venido promoviendo la Revolución Sandinista, en tanto que los sujetos que hacen uso y  convergen en tales espacios son las miles de  familias nicaragüenses. Estos cambios también tienen su incidencia en el patrimonio espacial-público de nuestras sociedades, puesto, que son vitales para el desarrollo de una práctica ciudadana en plenitud. 

De igual manera, cuando el Gobierno Sandinista restituye el  Derecho a socializar en espacios públicos estéticamente presentados,  que prestan las condiciones para un desarrollo integral de la ciudadanía,  está caminando junto a  su  modelo de Desarrollo Humano el que tiene como objetivo  impulsar una nueva forma de  participación ciudadana, de  construcción social,  democracia, identidad colectiva,  sentido de pertenencia, valores cívicos, procesos de integración comunitaria, convivencia social y un novedoso  elemento trascendente como es la responsabilidad social compartida que invita al ciudadano mismo a resguardar,  mediante el buen uso y el cuido permanente, dichos  bienes públicos.  

Así, los  espacios públicos  habilitados por  el Gobierno Sandinista, definen nuevos rasgos de una organización ciudadana que  ha venido ganando confianza en sus instituciones, las que trabajan, como dice nuestra Poeta Rosario Murillo, para el bienestar de  las familias nicaragüenses. Asimismo, estas transformaciones desarrollan en estos ciudadanos actitudes que conllevan a la construcción  de una sociedad que funja como  un cuerpo cohesionado que percibe y a la vez difunde un vasto conjunto de ideas, capital social, mediante las  cuales las personas y comunidades encuentran su voz y movilizan sus energías para el trabajo en equipo, solidario, afectivo. 

Esto representa de forma categórica que el Buen Gobierno Sandinista está   construyendo un camino que posibilita en la ciudadanía nicaragüense la apropiación y preservación de determinados circuitos espaciales que desembocan en un  incremento, nunca antes visto,  de su capital social y simbólico, en tanto cada uno de estos espacios coinciden con  la conquista del bien común para toda nuestra población. Es preciso establecer que ese camino de recuperación de los espacios públicos también ha generado una situación nueva en lo que implica a nuestra legislación, pues, muchos espacios, principalmente en las zonas silvestres, han adquirido el rango de áreas  protegidas, haciendo valer  una lógica de  resguardo del  patrimonio natural de todos los nicaragüenses. De esta forma se presenta  aquí la generación de una conciencia ecológica, desarrollada como política pública, lo que permite la preservación activa de estos espacios para las generaciones futuras y la constitución de altos valores cívicos.

Espacios públicos y  Democracia protagónica 

Como se ha visto, la Revolución Sandinista ha puesto en primerísimo plano el crecimiento de los valores y la conciencia ciudadana lo que ha  redundado en un fortalecimiento de la Democracia participativa, protagónica, por lo tanto  del modelo del Poder ciudadano,  de  las familias y la comunidad. Decimos esto porque el pueblo nicaragüense  hoy tiene la oportunidad de determinar, desde  diversos tipos de  mecanismos de participación, las políticas públicas que deben conducir a la  construcción de una Nueva Nicaragua.
    
Veamos: ¿Cómo se vincula el fortalecimiento de la Democracia mediante la habilitación de los espacios públicos en la Nicaragua Sandinista? Sabido es que la Democracia, retrotraída desde la cultura griega,  requirió de espacios públicos para su organización. En este sentido,  el Sandinismo, a través de la extraordinaria gestión del Comandante- Presidente Daniel y la Poeta Rosario, han desarrollado la noción y la práctica de una Democracia viva, latente y manifiesta en todo el corpus ciudadano, por lo tanto siempre han tenido presente que los espacios públicos son parte importante  del sustento de la misma. El Sandinismo, durante toda su trayectoria siempre ha estado claro que los espacios públicos como  plazas,  parques, avenidas, calles  son el escenario donde se manifiesta la experiencia de aquello que tenemos en común,  lo que permite y posibilita todas las formas de reconocimiento igualitario  entre los ciudadanos, por tanto,  estos se convierten en espacios en los cuales vemos reflejado el máximo de apertura y libertad en el pueblo. Es ahí donde el Sandinismo establece que el espacio público es vital en el fortalecimiento de la Democracia, debido a su importancia para generar integración comunitaria  e inclusión social. En definitiva, el Buen Gobierno Sandinista, ha hecho del fomento y reactivación de los espacios públicos, un  mecanismo sustancial en la apuesta por vigorizar  actitudes y principios como la solidaridad, el compartir, el socializar,  con el objetivo  de cimentar una sociedad habitada por verdaderos ciudadanos que construyen cotidianamente esta otra Nicaragua.     


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total