Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

lunes, 30 de septiembre de 2013

El Comportamiento Hostil de Colombia hacia Nicaragua no es nuevo

El Comportamiento Hostil de Colombia hacia Nicaragua no es nuevo
Manuel S. Espinoza J.*

En el 2006, presentamos  una serie de escenarios a los que se enfrentaría Nicaragua  en los siguientes años y que hoy son más tangibles. Entre éstos, estaban los conflictos con los países de la región.

“Este tipo de actuaciones tendrán mucha relación con los problemas (tensiones) limítrofes (Al Sur de Costa Rica y en el Golfo de Fonseca), que enfrentamos con estos países, sin dejar de incluir al que se posee con Colombia. Tampoco habrá que descartar problemas en el campo diplomático que ellos mismos provoquen”.

Las hostilidades provenientes de Colombia se han intensificado tras el fallo en la Corte Internacional de Justicia en la Haya (CIJ) a favor de Nicaragua; argumentando su conveniente visión  de haber  perdido 75 mil km2 de  un mar territorial, (que nunca le perteneció).En realidad, Nicaragua ha recuperado, ante la justicia internacional, 90 mil km2 en la zona en disputa.

Lógicamente, como reza la última oración del pronóstico establecido, “Tampoco habrá que descartar problemas en el campo diplomático que ellos mismos provoquen”. Esa es la situación que se ha vivido en las últimas semanas en materia de la contienda diplomática entre nuestros países; así las cosas, Estados como Costa Rica, Panamá y Jamaica han sido arrastrados por la intensión y deseo desmedido de desacato al fallo de la CIJ  por parte de Colombia.

Si la captura de un espía colombiano en la Costa del Caribe Nicaragüense devela  las intenciones ocultas de ese Estado, no es raro visualizar mayores actividades hostiles, que se deben de inmediato tratar de prevenir. Tras el fallo, las posiciones de fuerza y prepotencia de un país con capacidades militares abismalmente superiores a las nuestras han sido bien claras, como para arrastrarnos a una situación de conflicto mayor, sobre todo porque nuestro país ya está ejerciendo soberanía en las aguas recuperadas en la Haya.

Hoy, tras la  solicitud de Nicaragua ante la Comisión internacional de Derechos del Mar, para delimitar la Plataforma continental extendida, el accionar de Colombia será mucho más hostil, pues este país está encerrado en su propio laberinto.

Primero, la solicitud ha sido entregada a la instancia correspondiente para dirimir este conflicto según el Derecho Internacional Marítimo, sobre la base de la razón de la lógica geográfica de nuestro territorio nacional recientemente reconocido.

Segundo, de igual manera, será de estricto cumplimiento el nuevo fallo que se emita por esta instancia, porque, a pesar que Colombia ha anunciado su salida de la jurisdicción de la CIJ hace menos de un año, la Corte sólo puede darle de baja un año después, que esta ha presentado su retiro oficial; año que se cumplirá en noviembre de este año.  En cambio, la propuesta de Nicaragua ha sido introducida por lo menos tres meses antes, por lo tanto, no está fuera del régimen de la Corte.

Tercero, la escuela de Derecho Internacional que reúne el claustro de especialistas colombianos en esta materia, le ha asegurado hasta la saciedad al presidente Santos, no sólo que el fallo emitido es de estricto cumplimiento, sino que la solicitud de Nicaragua ante la Comisión internacional de Derechos del Mar es correcta y lógica, por responder a los derechos que tienen todos los Estados ribereños, como en el caso de nuestro país.

Cuarto, sobre todo porque Nicaragua le pide a la Comisión, que ella misma se encargue de definir la extensión solicitada con base en las normas del Derecho Internacional marítimo. Dicho de otro modo, Nicaragua no ha tiene la pretensión de lesionar las soberanías de los países de la región.

Quinto, Colombia pose mucha capacidad militar respecto a Nicaragua, pero carece de toda excusa para emplearlas contra nuestro país.

Por eso el comportamiento mudo del presidente de Colombia en la 68a sesión anual dela Asamblea General de la ONU, ha sido per se  implicante,  al no dejar en  evidencia su desacato ante el fallo de otro organismo especializado  de Naciones Unidas.  ¿Quién es capaz de ir  a la policía a gritar, que no acatará la orden del  Máximo Tribunal emitida en su contra? Colombia ha evitado ser evidenciado como un Estado Paria. Sin embargo, efímeramente logró, por ahora, utilizar a los gobiernos de Costa Rica y Panamá en el contexto de sus planes contra Nicaragua.

Panamá ha modificado su posición durante el encuentro de cancilleres de nuestros países en un encuentro bilateral, durante la sesión misma de la ONU. Jamaica no se ha pronunciado del todo. Tal como reza el adagio, no es el que grita y arma el escándalo quien tiene la razón de su parte.

Nicaragua actúa y actuará siempre en el marco del cumplimiento del Derecho Internacional y, sobre eso, no puede haber duda alguna.

*Msc. Manuel S. Espinoza J.
Presidente del Centro Regional de Estudios Internacionales
(CREI)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total