Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

miércoles, 31 de julio de 2013

MANNING SE LIBRÓ DE SER EJECUTADO

Agencias /Canarias Semanal

Miércoles, 31 de julio de 2013

Podría ser condenado a veinte años de prisión
MANNING SE LIBRÓ DE SER EJECUTADO

Ayer martes,  a las 18H00 GMT, la juez que presidió  la sala que juzgó al soldado Bradley Manning,  hizo público su  veredicto desde Fort Meade, en el estado de Maryland (EE.UU.).

Manning fue declarado culpable de cinco de los cargos que se le imputaban. Y aunque a la hora que redactábamos estas notas  no se conocía todavía el volumen de la condena, se especula con la posibilidad de que pudiera ser condenado a veinte años de prisión.

El ex analista de la inteligencia estadounidense, de 25 años, Bradley Manning lleva detenido ya más de tres años. Fue arrestado en mayo de 2010 en Bagdad por el Comando de Investigación Criminal del Ejército de los Estados Unidos, a raíz de la denuncia del 'hacker' estadounidense Adrian Lamo, que lo señaló como autor de las filtraciones de documentos secretos sobre la guerra en Oriente Medio. Se temía que Manning pudiera ser  ejecutado por prestar "ayuda al enemigo" o condenado a cadena perpetua por "colusión con el enemigo". Afortunadamente ello no ha ocurrido.

Bradley Manning había reconocido la filtración  a WikiLeaks desde noviembre de 2009 de los siguientes materiales:

- 500 mil informes militares sobre las guerras de Irak y Afganistán, conocidos como los 'Diarios de la Guerra de Afganistán', publicados el 25 de julio de 2010, y 'Registros de la guerra en Irak', publicados el 22 de octubre de 2010;

- Más de 250 mil cables diplomáticos estadounidenses, publicados en parte en cinco grandes diarios mundiales;

- Documentos relacionados con detenidos en la cárcel de la Base Naval de Guantánamo (Cuba);

- Vídeos de operaciones bélicas y fallos militares en Irak Afganistán, incluido el vídeo conocido como 'Collateral Murder' ('Asesinato colateral'), que muestra el fusilamiento de un grupo de iraquíes civiles, entre ellos dos representantes de la prensa, desde un helicóptero en Bagdad en 2007. La grabación de ese ataque aéreo contra un grupo de iraquíes apareció en la página web de WikiLeaks el 5 de abril de 2010. El vídeo muestra como los pilotos estadounidenses atacan a un grupo de personas sospechosas, de las que pensaron que eran milicianos. Como resultado, la mayoría de las víctimas del ataque pereció. Dos de los muertos -el fotógrafo Namir Noor-Eldeen y su conductor Saeed Chmagh- eran empleados de la agencia Reuters y no tenían nada que ver con los guerrilleros.

Manning le confesó a un completo desconocido, el reputado 'hacker' norteamericano Adrian Lamo, que había robado todo un arsenal de información clasificada que había puesto en manos de WikiLeaks"Era información muy vulnerable. Y, bueno, se la mandé a WikiLeaks. Dios sabe lo que sucederá a partir de ahora. Espero que haya una gran discusión mundial, debates, reformas. Si no es así, estamos condenados como especie", le dijo.
"Yo creía que si el pueblo tenía acceso a la información, esto podría provocar un debate sobre la política exterior en Irak y Afganistán", explicó el joven al tribunal de Ford Meade (Maryland).

Los cables secretos y sobre todo el vídeo con el asesinato de los periodistas en Irak tuvieron una gran resonancia en EE.UU. La sociedad exigió que fuera publicada la grabación, algo que fue rechazado por los militares estadounidenses con la excusa del alto nivel de secreto de estos datos.

Nicks Denver, autor del libro 'Private: Bradley Manning',  revela que al soldado hoy condenado  "le ofrecieron reconocerse culpable de 10 cargos, por los cuales puede ser encarcelado por 20 años. Para cuando salga, habrá pasado más de la mitad de su vida en prisión", reveló el experto a RT y subrayó que "no hay ninguna evidencia de que Manning pusiera la vida de los soldados estadounidenses en peligro".

Elizabeth Goitein, responsable del Programa de Libertad Seguridad Nacional del Centro Brennan para la Justicia, denuncia que Manning reveló documentos que mayormente no debían ser secretos. "El Gobierno de EE.UU. no presentó ninguna prueba de que Manning tuviera intención de causar daño a EE.UU., lo que suelen hacer los 'traidores'. La misma palabra 'traidor' no aparece en ninguna de las acusaciones del tribunal. Lo único que está claro en este caso es que el Gobierno mantiene en secreto datos que no deben ser ocultados, y lo hace constantemente", declaró la activista.

Según la defensora de derechos humanos, las acusaciones contra Manning se refieren solo a una pequeña parte de la información, supuestamente revelada por él. "La mayor parte de la información no era secreta y su filtración no causó ningún daño al país. No tenemos un sistema racional y no sabemos qué hacer con la gente que revela información secreta que en realidad fue hecha secreta ilegalmente. Y condenamos a los reveladores con demasiada dureza".





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total