Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

domingo, 7 de enero de 2018

UNA NUEVA REVOLUCIÓN HA DE ESTALLAR DE MODO INELUCTABLE

El capitalismo impone reglas totalitarias
UNA NUEVA REVOLUCIÓN HA DE ESTALLAR DE MODO INELUCTABLE  
Revista Libre Pensamiento

Introducción 



Los tiempos aparentan no dar pautas a cambios substanciales; lo azaroso parece entronizado. Empero las tensiones sociales se acumulan como nunca. El orden actual, como cualquier otro, no es sempiterno; eso está fuera de lógica, dialéctica, tiempo y realidad histórica. ¿Cuánto tiempo requiere el estallido de una nueva y más poderosa ola revolucionaria? Se ignora, pero su arribo es seguro, a menos que la Tierra desaparezca. Considérese que la comunidad primitiva surgió hace un millón de años, y se extendió hasta el quinto o cuarto milenio antes de nuestra era;[1] el esclavismo  del siglo xv a. e – al v d.e;[2] el feudalismo, al menos en Europa Occidental, desde el siglo IX al XV;[3] el capitalismo, en el siglo XV y llega hasta nuestros días.[4] 

Es absurdo concebir que el dominio del Capital permanezca por siempre. De la fuerza de trabajo, por más que quiera, no podrá prescindir ni siquiera con la robótica, como para pensar que el sistema opresor pueda, a partir de allí, volverse eterno.[5] Téngase presente que esa fuerza genera la mayor parte de los alimentos del mundo,[6] al menos en un 50 %, lo cual varía de modo substancial en dependencia de las regiones en que se ubique.[7] Y justo por el fenómeno de la globalización de la pobreza,[8] el abaratamiento perenne de la fuerza de trabajo sólo abona a la profundización incesante de los conflictos de clase, lo que, tarde o temprano, habrá de llevar las cosas a su punto.


Visiones reformistas sobre la crisis del capitalismo

Si bien desde una óptica reformista, numerosos escritos dan cuenta de la crisis del capitalismo y su agotamiento como sistema. 

EEUU está al borde de un colapso similar al de la URSS, expresa Ron Paul, excongresista estadunidense.[9] Según Michel Houellebecq, “Nos dirigimos hacia el desastre guiados por una imagen falsa del mundo; y nadie lo sabe”. Jordi Pigem anota: “Se está hundiendo el Titanic y nosotros nos dedicamos a jugar cazando Pokemon en la cubierta”.[10]

El temor a la revolución está, diáfano, en estas líneas: “… evitar el abismo de otra sangrienta revolución mundial requiere frenar el escandaloso poder de las grandes corporaciones, luchar contra el secreto bancario, los paraísos fiscales y la corrupción, una nueva regulación financiera, voluntad política y liderazgo honesto. Con populismos, nacionalismos, radicalismos y votos a ciegas solo acrecentamos la desigualdad y pavimentamos el camino de la violencia.” [11]

En otro escrito prosistémico se augura: “Susurro tras susurro, […] van socavando el sistema desde dentro. El golpe de gracia final ocurrirá décadas después, pero ya se intuye en la novela.” “El neoliberalismo no ha propiciado el crecimiento económico; lo único que ha hecho es beneficiar a unos pocos. De hecho, provoca colapsos de proporciones épicas, con las consiguientes tragedias humanas y cuyo rescate cuesta miles de millones de dólares.” “El sector público está siendo reemplazado por el sector privado y la democracia, por la competencia.”[12]

A criterio de Wolfgang Streeck, la muerte del capitalismo no devendrá de un hecho “violento precipitado por una revuelta de los explotados sino [de] un proceso prolongado”. Por delante habrá “décadas de decadencia económica, política, social y moral.” El sistema, va así “camino a implosionar por sus propias contradicciones” y hacia “una nueva etapa de barbarie”. Sus ideas conducen a tratar “de sustituir el viejo reformismo socialdemócrata […] con un […] ajado soberanismo que […] entraña los peligros del nacionalismo y recrea ilusiones en la colaboración de clases.” Así, sus planteos flotan “entre la tendencia a la expansión de la economía de mercado más allá de sus dominios y las demandas sociales, y el rol del Estado como árbitro y a la vez corrector.”[13] 

A propósito de lo anterior, la conciliación entre clases sociales antagónicas es imposible. Una cosa es establecer políticas de alianzas entre sectores dados de la clase opresora y las clases oprimidas contra un enemigo mayor (sobre todo externo); y otra que el empobrecido pueda creer a pie juntilla que el enriquecido sea capaz de establecer un vínculo real de fraternidad con él, pues el lobo no se abstiene jamás de atacar a las ovejas. En principio, son inadmisibles las cada vez más abismales diferencias de fortuna. La llamada Renta Básica, tampoco las eliminaría. 

Un par de autores la propone como algo efectivo. Aducen que ella: “es una herramienta política original, capaz de combatir los peligros de estos desafíos, incluido el estancamiento de los salarios, la creciente desigualdad y la insuficiencia crónica de la demanda agregada.” Siendo más claros, anotan que el asunto, por ejemplo en España, se basa en “una profunda reforma fiscal”. Empero, las reformas resultan sospechosas porque siempre, o casi siempre, traen más de lo mismo. No resultan sostenibles en el tiempo.

Vista más de cerca, la Renta Básica no resulta aceptable aunque encierre, en apariencia, la reducción neta de las entradas de los más acaudalados y una poda “de los recursos dedicados actualmente al gasto militar o policial.” Algo como esto confirma su falsedad, a saber, que ella podría brindar a los trabajadores una herramienta eficaz para enfrentar “los “efectos disciplinarios” de las recesiones y crisis económicas.”[14] Esta alegre confesión, sosteniendo “la persistencia de las recesiones y crisis económicas”, calla que éstas descansan siempre en las espaldas de los trabajadores y que son el resultado de la anarquía reinante en cada empresa capitalista. Por eso no se promete superarlas, si no tan sólo mitigarlas.

Damos crédito a estas palabras: “En realidad, el ciclo auge-crisis demuestra la impotencia de los reformistas y los políticos y es un cargo más en contra del sistema capitalista en su conjunto, que acarrea miseria para los millones de trabajadores que pierden sus puestos, se vuelven insolventes o ven sus salarios reducidos y tienen que trabajar en las peores condiciones. Lejos de ser una aberración, este ciclo de miseria es el ciclo natural del capitalismo.”[15] Y también damos crédito a éstas que definen con precisión la Renta Básica: “Es el señuelo perfecto: garantiza la dominación del capital, mantiene el consumo y se adorna de ribetes progresistas.”[16] 

Sociedad e individuo sometidos 


La sociedad está a lo grande sometida a los inducidos, por siglos, ignorancia, miedo y culpa perennes, lo que choca con la esencia humana de los individuos que la conforman. Si éstos no son libres, tampoco ella puede serlo. Sociedad es, en esencia, interacción entre individuos, al grado que si éstos no se realizan como tales, es un contrasentido hablar de libre albedrío. No en un plano individualista, sino en el de la individualidad sana, la que hace posible que cada uno sea igual y distinto a los demás, poseyendo sus propios deseos, fantasías, aspiraciones e ideas, como base para interactuar en libertad con los demás. Sin que eso se decida por una sociedad “como tal”. Mas, comoquiera que los individuos, en gran medida, están lejos de interactuar sin trabas, se encuentran, en igual magnitud, bajo reglas totalitarias. De ahí la banalidad de hablar de libertad en gran parte del mundo.

Tras el derrumbe de la URSS y el Sistema Socialista Mundial, advino una sociedad en extremo soterrada, puesto que la actual no es, básicamente, deseada. Para captar este asunto se debe considerar que mientras exista el Estado opresor (como garante de la propiedad privada sobre los principales medios de producción y de vida y, por ende, como ente superpuesto a la humanidad), la sociedad de la libre interacción de individuos, seguirá atada a la pretendida representatividad que niega a cada individuo, incluyendo al que aparece arrogándose el derecho de pensar, hablar y actuar en nombre de todos los demás. En ese marco, la libertad es sólo una quimera. 

Nietzsche y Brzezinski, expresiones abiertas de temor a las muchedumbres

El mundo compuesto predominantemente por individuos sin libertad para interactuar, debe rebelarse contra el elitismo, la egolatría, la mentira disfrazada de mil formas y la vanidad de toda laya; rebelarse, sobre todo, contra la propiedad monstruosamente acaparada y el pensamiento único que subyacen en defensa de este orden desordenado, llamando, no por casualidad, a impedir a toda costa el socialismo, lo cual explica el odio a las fuerzas que luchan contra el capitalismo. 

De esta suerte, mientras hay quienes desde posiciones reformistas enmascaran su temor y su odio a las muchedumbres, otros los declaran. 

Revelando sus rechazos más profundos, Nietzsche plantea: “¿A quiénes odio yo más entre la plebe moderna? A la plebe socialista, a los […] que minan en el obrero el instinto, el goce, el sentimiento de contentarse con su propia existencia pequeña, que le hacen envidioso, que le enseñan la venganza... La injusticia no se encuentra nunca en la desigualdad de derechos; se encuentra en la exigencia de derechos iguales...”[17] 

Y el objeto de su rechazo es la caída del Imperio romano, a su parecer, “la más grandiosa forma de organización en circunstancias difíciles hasta entonces realizada”; caída que atribuye al cristianismo y no a las contradicciones que lo carcomían sobre todo por dentro, tales como el antagonismo entre el senado y los emperadores.[18] Y con todo, sostiene, contradictoriamente, carecer de “resentimiento y su explicación”. Habla así mismo de “ser belicoso por naturaleza” y de que atacar es parte de sus instintos; de que “el odio a la humanidad, a la “gentuza” ha sido siempre su máximo peligro.[19]

Las posibilidades de un mundo radicalmente distinto al actual se refrenda no sólo por lo que expresaba Nietzsche y otros personajes de su época, sino también por personajes contemporáneos, como Zbigniew Brzezinski, quien también odiaba a las multitudes y temía sobremanera su despertar.[20] A su parecer, un “movimiento mundial de resistencia al control externo impulsado por el “activismo populista” amenaza con 'desviar' la transición hacia un nuevo orden mundial”. Más aún, sostiene que “la resistencia populista persistente y altamente motivada por parte de pueblos políticamente despiertos e históricamente resentidos hacia el control externo demuestra ser cada vez más difícil de suprimir”.[21] 


La superioridad del socialismo

Lo filosófico tiene mucho de qué hablar, colocando los puntos sobre las íes. Engels acota: “Todos los pueblos civilizados comienzan con la propiedad común de la tierra. Pero […] dicha propiedad común deviene […] en un obstáculo para la producción. Se supera entonces, se niega, se transforma en propiedad privada, tras pasar por estadios intermedios más o menos largos. En una fase posterior de desarrollo de la agricultura, […] la propiedad privada se convierte a su vez en una traba para la producción […]. Se impone entonces como una fatalidad la necesidad de negarla a su vez, de volver a transformar la tierra en propiedad colectiva. Pero esta exigencia no significa el restablecimiento de la propiedad colectiva originaria, sino la producción de una forma superior y más desarrollada de posesión colectiva…”[22] 

Pero, cabe preguntarse: ¿Hasta dónde el socialismo será capaz de garantizar el destino de las naciones? No se sabe con exactitud, pero su vigencia y vitalidad siguen en pie, como ocurrió en la URSS y el campo socialista y lo constata, hoy, la realidad del socialismo en Cuba y Corea del Norte. 

Bien dice Cecilia Zamudio que “el primer país en tener una seguridad social fue la URSS […]. Al existir estos derechos en la vecina URSS, los capitalistas europeos entendieron que era necesario, para frenar el descontento social en los países capitalistas, permitir unos mínimos en cuanto a seguridad social. Así, la lucha de las y los trabajadores, combinada con la existencia de la URSS, permitió conseguir algunos derechos... Los mismos que hoy están desapareciendo.”[23] 

Margaret Thatcher confesó la superioridad del socialismo ante el capitalismo, tal cual demuestran estas palabras: “La URSS es un país que supone una seria amenaza para el mundo occidental. No me estoy refiriendo a la amenaza militar; en realidad esta no existía. Nuestros países están lo suficientemente bien armados, incluyendo el armamento nuclear. Estoy hablando de la amenaza económica. Gracias a la economía planificada y a esa particular combinación de estímulos morales y materiales, la Unión Soviética logró alcanzar altos indicadores económicos. El porcentaje de crecimiento de su Producto Nacional Bruto es prácticamente el doble que en nuestros países. Si añadimos a esto los enormes recursos naturales de los que dispone la Unión, […] son más que reales las posibilidades que tiene de expulsarnos del mercado mundial… Por eso siempre hemos adoptado medidas encaminadas a debilitar la economía de la Unión Soviética y a crear allí dificultades económicas.” Gorbachov se prestó al juego como ella misma reconoció.[24] 

¿Extraña acaso que, en una información actual, leamos que en EEUU “la mayoría de esa camada [de jóvenes], nacida entre 1980 y 2000, prefiere el socialismo al capitalismo? En concreto: “Casi el 44 % de los encuestados de la generación 'millennial' optaría por vivir en un país socialista, mientras que la mayoría de la población adulta prefiere ver el dominio del capitalismo. Además, un 7 % de los encuestados elegirían el comunismo.”[25] Y, pese a tanto veneno aventado a los aires, en Rusia se sigue añorando con fuerza la época soviética; [26] un 60% de la ciudadanía quiere restablecer la Unión Soviética. [27] Con los habitantes de la antigua URSS, el panorama es muy semejante. [28]

El filósofo galo Alain Badiou sustenta que aunque derrocar el capitalismo no sea una tarea fácil, anuncia que una revolución análoga a la de 1917 es inevitable, más allá de que para ciertos grupos de personas ella pueda significar “una catástrofe, la pérdida de su poder”. Estima que “una nueva revolución despertaría a la sociedad del “letargo político”” en que desde las últimas décadas ha estado inmersa.[29]

Atilio Boron sostiene con razón que la “vitalidad de los ideales y la utopía socialistas se nutren a diario de las promesas incumplidas del capitalismo y de su imposibilidad congénita e insanable para asegurar el bienestar de las mayorías.”[30]

______________________
[1] EcuRed. Comunidad primitiva. https://www.ecured.cu/Comunidad_primitiva
[2] Sulma Cuta -Jairo Pérez -Sergio Largo- Holman Ávila  periodo esclavista.  FUNDAMENTOS DE ECONOMIA. https://es.scribd.com/document/92547307/PERIODO-ESCLAVISTA
[3] Wikipedia. Feudalismo. https://es.wikipedia.org/wiki/Feudalismo
[4] Wikipedia. Historia del capitalismo. https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_del_capitalismo
[5] Tribuna Feminista. ¿En qué actividades podrían las máquinas sustituir al ser humano y cuáles (aún) no? http://www.tribunafeminista.org/2016/07/en-que-actividades-podrian-las-maquinas-sustituir-al-ser-humano-y-cuales-aun-no/
[6] FAO. Mujeres, agricultura y seguridad alimentaria. http://www.fao.org/worldfoodsummit/spanish/fsheets/women.pdf
[7] “En el África sub-sahariana, las mujeres aportan entre el 60 y el 80 por ciento del trabajo de producción de alimentos sea para consumo del hogar sea para venta. Una encuesta basada en informes nacionales sectoriales sobre Benín, Burkina Faso, Congo, Marruecos, Namibia, Sudán, Tanzania y Zimbabwe, reveló que las contribuciones de las mujeres a la producción de alimentos para el hogar oscila entre un 30 por ciento en Sudán a un 80 por ciento en Congo, mientras que el porcentaje de mujeres en la fuerza laboral, económicamente activa en el sector agrícola, varía entre un 48 por ciento en Burkina Faso y un 73 por ciento en Congo.” (FAO, 1994).Mujeres, agricultura y seguridad alimentariattp://www.fao.org/worldfoodsummit/spanish/fsheets/women.pdf
[8] Michel Chossudovsky. La mano de obra barata en la economía global. https://www.globalresearch.ca/la-mano-de-obra-barata-en-la-econom-a-global/5828
[9] Hispantv. ‘EEUU está al borde de un colapso similar al de Unión Soviética’. http://www.hispantv.com/noticias/ee-uu-/363861/ron-paul-trump-colapso-union-sovietica
[10] Actualidad.rt. “En un mundo al borde del colapso, la gente está cazando Pokémon”. https://actualidad.rt.com/sociedad/215681-cazando-pokemon-hunde-civilizacion-diagnostico
[11]Georgina Higueras. Desigualdad, el camino hacia el abismo.  http://www.elperiodico.com/es/opinion/20180108/desigualdad-el-camino-hacia-el-abismo-georgina-higueras-6532803

[12] Aditya Chakrabortty. Usted está presenciando la muerte del neoliberalismo (desde dentro). http://www.eldiario.es/theguardian/Usted-presenciando-suicidio-neoliberalismo_0_522148474.html
[13] Claudia Cinatti. Discusiones sobre el fin del capitalismo y lo que vendrá. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=232076
[14] Alejandro Nadal, Daniel Raventós. Traducción: José Manuel Sío Docampo. Sentido y justicia de la Renta Básica. www.sinpermiso.info/textos/sentido-y-justicia-de-la-renta-basica
[15] World Socialist Movement, “Auges y recesiones económicas: ¿qué los causa?” http://www.worldsocialism.org/spanish/auges-y-recesiones-econ%C3%B3micas-%C2%BFqu%C3%A9-los-causa
[16] Stuart Medina Miltimore / Andrés Villena Oliver. “El señuelo de la Renta Básica Universal, cómplice necesario para el remate del neoliberalismo”. http://www.worldsocialism.org/spanish/auges-y-recesiones-econ%C3%B3micas-%C2%BFqu%C3%A9-los-causa
[17] Friedrich Nietzsche. El Anticristo. Mestas Ediciones. Segunda edición: Diciembre, 2016. pp. 108-112.
[18] Romaimperial. Causas de la caída del Imperio Romano. http://www.romaimperial.com/causas-de-la-caida-del-imperio-romano/
[19] Friedrich Nietzsche. ECCE HOMO. Mestas Ediciones. Primera edición: Septiembre, 2016. pp. 16-31. 
[20] Brzezinski tiene pánico de que la masa despierte – YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=JJODmYqOHu8
[21] Actualidad.rt. Brzezinski: “La resistencia populista impide un nuevo orden mundial”. https://actualidad.rt.com/actualidad/view/111579-brzezinski-resistencia-populista-orden-mundial
[22] Federico Engels. Anti-Dühring. La revolución de la ciencia por el señor Eugen Dühring. http://www.fundacionfedericoengels.net/images/PDF/engels_antiduhring_interior.pdfp. 206.
[23] Cecilia Zamudio. Sobre la fábula del “capitalismo bueno". http://www.rebelion.org/noticia.php?id=236196
[24] Pasqualina Curcio. A los 100 años de la Revolución Bolchevique ¿fracasada o boicoteada? http://www.15yultimo.com/2017/11/01/a-los-100-anos-de-la-revolucion-bolchevique-fracasada-o-boicoteada/
[25] Actualidad.rt. Socialismo o capitalismo: ¿Por qué los jóvenes de EE.UU. cambian sus preferencias políticas? https://actualidad.rt.com/actualidad/254417-socialismo-capitalismo-jovenes-eeuu-preferencias
[26] Oleg Yegórov. Encuestas revelan que los rusos siguen teniendo nostalgia por la URSS. http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/11/06/encuestas-revelan-que-los-rusos-siguen-teniendo-nostalgia-por-la-urss/#.WkUi99-WaM8
[27] 25 años después de Gorbachov, los rusos añoran la URSS. https://www.elespanol.com/mundo/europa/20161223/180482374_0.html
[28] Actualidad.rt. Corazones 'rojos': La mayoría de los ciudadanos exsoviéticos añora la URSS. https://actualidad.rt.com/sociedad/view/114970-urss-ciudadanos-anorar-tiempos-sovieticos
[30] Atilio Boron. REVOLUCIÓN RUSA. TEXTO COMPLETO. http://www.atilioboron.com.ar/2017/11/revolucion-rusa-texto-completo.html

1 comentario:

  1. La Humanidad por naturaleza siente necesidad de generar cambios en las estructuras políticas y civiles es una de las razones por las dos grandes guerras mundiales por las que ha pasado la humanidad, pero actualmente las personas sienten deseos, se odian entre si no aceptan a otras razas, quieren otra guerra tal ves el exterminio de la raza humana, lo vivo en mi País todos los dais, inicia la mañana de cualquier día de la semana lo primero que ves la cantidad de muertos sin importar si son hombres pacíficos, mujeres, ancianos, niños, y asi en muchos países todos los días matan asesinan por violencia crimen o guerras injustas, o políticas de gobiernos corruptos, nuestras actitudes desean piden, con urgencia una tercera guerra de exterminio, nadie respeta a nadie, ahora somos mas violentos, robos, asaltos la justicia no existe por que también es corrupta, los lideres solo piensan en cuanto se llevaran a su casa a la buena o a la mala, compran armas que no satisfacen el hambre de una Nación, Que Somos, hemos perdido la sensibilidad de ser humanos

    ResponderEliminar

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total