Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

viernes, 11 de noviembre de 2016

REVIVIR SIN TEMORES NI COMPLEJOS LA UTOPÍA TRANSFORMADORA.




Fernando Dorado

Popayán, 7 de noviembre de 2016

Las revoluciones burguesas en Europa se desarrollaron a lo largo de 4 siglos (si incluimos la Guerra de Independencia de Flandes o Guerra de los 80 años que se inició en 1568). Durante todo ese proceso la burguesía se fue constituyendo en un sujeto social que se identificaba poco a poco e impulsaba sus intereses económicos, políticos y culturales.

Las revoluciones proletarias propiamente dichas se inician en 1871 con la Comuna de París. Recién llevamos 140 años de forcejeos, en donde el proletariado ha ido transformándose y en donde sus luchas se han visto entorpecidas por los intereses "nacionales" de sectores de la burguesía que han desviado las luchas anti-capitalistas hacia procesos nacionalistas que terminan fracasando.

Basándose en esas derrotas, muchos pensadores pro-capitalistas intentan elaborar ideas y teorías derrotistas sobre la imposibilidad de acabar con el sistema de explotación capitalista, igual que hacían los defensores del feudalismo, de las monarquías y de las formas de dominación colonial que trataban de desalentar a los dirigentes burgueses sobre la inutilidad de sus esfuerzos revolucionarios.

La verdad es que en el proceso de transformación de un modo de producción a otro (del feudalismo al capitalismo, y del capitalismo a una sociedad post-capitalista) no sólo "juega" la revolución social y política. Influyen más o menos los siguientes procesos que podemos definir así: 1. La relación del ser humano con la naturaleza; 2. Los cambios tecnológicos; 3. La evolución de las relaciones sociales; 4. La organización del proceso productivo y los cambios en el trabajo; 5. la representación mental del mundo (cultura); 6. Las revoluciones políticas que determinan la forma del Estado que regula a la sociedad para poder "vivir juntos".

Hoy están confluyendo paulatinamente esos procesos hacia la posibilidad real no sólo de superar el sistema capitalista sino de liquidar la "economía crematística" que apareció con la propiedad privada hace más de 2.500 años. Por ello se habla de "salto civilizatorio". La naturaleza clama por el cambio; la tecnología ofrece las posibilidades pero debe ser arrebatada al monopolio del capital; aparecen por todas partes formas de relaciones sociales colaborativas; los procesos productivos y el trabajo amplía cada vez más su carácter social y las fuerzas productivas existentes garantizan el bienestar de la totalidad de la población mundial; la humanidad se va reconociendo por encima de divisiones nacionales, étnicas o culturales; y el deterioro creciente de la democracia representativa (burguesa) genera enormes crisis políticas que obligan al gran capital a impulsar formas de gobiernos autoritarios y autocráticos que son la antesala de nuevas revoluciones políticas.

No será un proceso fácil. Los fenómenos que estamos viviendo como la descomposición política de la elite imperial de los EE.UU. y de Europa; los conflictos que se originan en la decadencia del mundo occidental y la aparición de una realidad multipolar con el surgimiento de nuevas potencias económicas y militares (China, Rusia, India); las crisis económicas recurrentes y cada vez más profundas; la criminalización de la economía y las guerras coloniales de nuevo tipo que son la base de la nueva acumulación de capital por despojo y saqueo de recursos naturales; y muchos otros fenómenos similares (migraciones incontroladas, desequilibrio ambiental, crecimiento del fanatismo religioso y racial, etc.) son sólo manifestaciones de un capitalismo moribundo que busca sobrevivir reviviendo formas de explotación con formas de servidumbre y esclavismo moderno.

Lo que está haciendo falta es revivir sin temores ni complejos la utopía transformadora sobre la base de no intentar "decretar" la muerte del capitalismo sino de avanzar en paralelo, construir "lo nuevo" para que vaya reemplazando "lo viejo", que "lo colaborativo" y asociativo vaya socavando al monopolio privado, que lo verdaderamente democrático se vaya imponiendo sobre lo autoritario y antidemocrático; que el orden y el control corporativo vaya siendo desplazado por un nuevo orden basado en la libertad y la conciencia social; que la salvaje competencia capitalista vaya siendo derrotada por una emulación de nuevo tipo basada en la creatividad y el desarrollo de nuevas moralidades eco-humanas.

Para hacerlo bien, la juventud debe alimentarse de conocimientos y experiencias y revisar todo, evaluar con rigor lo existente y crear sus propias visiones, sin fanatismos ni nuevas religiones, sin ídolos ni caudillismos innecesarios, con nuevas formas de organización que correspondan con las nuevas realidades que vivimos. Sin fantasmas que asusten y sin ilusionismos que paralicen. Otra vez estamos frente a un mundo por ganar.

E-mail: ferdorado@gmail.com /Twitter: @ferdoradohttp://bit.ly/2exGOF1


Tomado de: 

http://www.redaccionpopular.com/articulo/revivir-sin-temores-ni-complejos-la-utopia-transformadora

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total