Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

viernes, 12 de agosto de 2016

EL IMPERIALISMO DE LA MUJER EN EL PODER



EL IMPERIALISMO DE LA MUJER EN EL PODER
Mumia Abu-Jamal

29-7-2016

Si se cumplen las esperanzas Demócratas, Hillary Rodham Clinton pronto se convertirá en Presidente número 45 de los Estados Unidos de Norteamérica, la primera de su sexo en la historia del país.

Aún cuando éso es en verdad remarcable, se debe notar que la mayoría de la población norteamericana es femenina, lo que en verdad muestra lo poco democrático que es el sistema político de los Estados Unidos. 

La brillante esposa del segundo Presidente de los Estados Unidos, Abigail Adams, (esposa de John Adams), le imploró con estas palabras, "Recuerda a las damas."

Pero John Adams, como la mayoría de los esposos, ignoró lo que su esposa le pidió, y casi dos siglos pasaron para que la mujer gane el derecho al voto en los Estados Unidos.

Sin embargo el mundo ha tenido un buen número de mujeres líderes, y buscando superar a sus homólogos masculinos, muchas de ellas, (desde Cleopatra, del Egipto Ptoloméico, a las reinas de Inglaterra), desataron la furia de la guerra. 

En tiempos modernos, Golda Meir de Israel, Índira Gandhi de la India y Margaret Thatcher de Inglaterra disfrutaron del juego sangriento que antes era, "el deporte de los reyes".

Meir hizo guerra contra los árabes, Thatcher desató sus tropas contra Argentina por las Islas Malvinas, y Gandhi ordenó la guerra interna contra los Sikhs, destrozando el sagrado y venerado Templo Dorado de Amritsar.

Mujeres, en puestos de poder, deben asumir una postura super-masculina, muscular y altamente militar. Ellas hacen éso para probar que, después de todo, son, "uno de los muchachos." Y Hillary Rodham Clinton ya en verdad es, "uno de los muchachos."

Como Senador, Rodham Clinton votó por la Guerra de Irak, considerada por los mejores analistas de la política internacional como el peor error global de los Estados Unidos.

Como Secretaria de Estado ella prevaleció para desestabilizar Libia, y mandó armas a los islamistas que estaban contra Kadafy. Sobre el asesinato de Muammar el-Qaddafi, Rodham Clinton famosamente se vanaglorió en una entrevista televisada: "Llegamos. Vimos. ¡Y él murió!" Libia es hoy un osario que lentamente arde en llamas.

Neoliberales como ella son tan guerreristas, son tan centrados en soluciones militares que el principal oponente de Rodham Clinton, el maniático Donald Trump (¡un Republicano!) la llama, belicista. (Lo malo de todo es que, ¡él está en lo correcto!).

Al ascender Hillary Rodham Clinton al trono imperial, su poder de tomar decisiones es lo que más importa y preocupa, no su sexo. 

Las mujeres gobernaron hace un tiempo todo el mundo.

Ellas pueden hacerlo otra vez.

Esperemos que las mujeres gobiernen con sabiduría, compasión y misericordia.

Y no vestidas con pantalones largos, gritando a voces que están listas para hacer el juego de la muerte porque ellas simplemente son, uno de los muchachos.

--© ‘16maj

Traducción libre del inglés enviado por Fatirah Aziz, Litestar01@aol.com,


REFUGIO DEL RIO GRANDE, Texas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total