Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

viernes, 6 de mayo de 2016

La Voz de Daniel Ortega

La Voz de Daniel Ortega 
Por Marcio Vargas Arana

Nací el 13 de agosto de 1977, una linda coincidencia que es el mismo día del cumple del Comandante Fidel y de Tomás.

Bueno hoy tengo ganas de escribir de mi vida como sandinista desde niño y de porqué apoyo al gobierno del Comandante Ortega.

Como muchos saben vengo de una familia que siempre ha trabajado para el Frente, no es la razón, pero puedo decir que me cuentan que pasaba horas escondido bajo un comedor en Managua mientras la Guardia Somocista bombardeaba a la población en un hecho sin precedentes en nuestra historia, así mismo mis padres me cuentan que aprendí a los dos años el himno del FSLN y que lo cantaba calladito, sin duda tengo el sandinismo en la sangre, de eso no tengo duda.

Los años 80s son para mí recuerdos de un niño que vivía una Revolución única en la historia, recuerdo las manifestaciones, mis compañeros del colegio que fueron muertos en esa terrible guerra, los 19 de julios, mi mamá haciendo guardia con una metralladora checa cuidando la zona (una imagen inolvidable), las pocas horas al día que veía a mi padre, ya que era editor de Barricada y trabajaba de sol a sol, los refugios, los simulacros, cuando casi cae una bomba en mi escuela que nunca explotó, los desfiles, el pájaro negro invadiendo nuestro territorio, lo tengo tan presente como si fuera ayer, las imágenes de los contras con sus caras negras de asesinos, las sonrisas de los cachorros, mi sueño de un día serlo, las canciones de Silvio Rodrigues, de los Mejía que muy a menudo sonaron en mi casa y fueron las melodías de mi infancia, las banderas por todos lados, mi alegría al ser ANS, hacer guardia junto a un compañero mayor de clase muerto en las zonas de guerra, el canal 6, los de cara al pueblo, el noticiero sandinista, mi madre después de los cortes de algodón, mi papa que venía vestido de militar después de cubrir en la zona del caribe quizás de la más difícil la guerra, verlo un día venir del Salvador donde casi muere infiltrado como periodista de prensa Latina, son muchos recuerdos de esa época de gloria, sueños y sangre.

En el febrero del 90 lo tengo muy presente ver llegar a las 12 am a mi padre y sacar un arma que tenía que guardada en esas horas de incertidumbre donde no sabía ni comprendía la dimensión de una pérdida electoral tan dolorosa donde todos lloramos con el discurso de nuestro líder "Daniel" que aceptaba los resultados electorales, el inmenso silencio después de la pérdida de esas elecciones después de una manifestación inolvidable días atrás en un cierre de campaña que ha sido lo más grande que yo he visto en mi vida, 600,000 personas en una plaza que ya no es la misma.

Bueno llegaron los terribles 16 años, las espantosas huelgas que casi llegaron a guerra civil, recuerdo dormirme con las balaceras que se escuchaban por toda la ciudad, inolvidable ese discurso que llenó de inspiración a los sandinistas de Daniel con la frase "Gobernaremos desde abajo", el capitalismo que nos llegó como agua helada terrible, el famoso córdoba oro, los discursos mal dichos de Doña Violeta, recuerdo mi primera manifestación de oposición a los 14 años cuando intentamos tomarnos Radio Nicaragua.

La voz de Daniel siempre sonó en la defensa de las conquistas de la revolución, no recuerdo a Sergio ni a Mundo Jarquín ni a otros haber acompañado a los trabajadores de todos los sectores en esas terribles luchas que la derecha llamaba "asonadas". Pasó el tiempo ya en mi juventud me pude unir a la lucha por el 6%, mis primeras grabaciones en cámara, mucha violencia por una causa que considero que fue necesaria, los robos descarados de Alemán en el Mitch, después Bolaños en una situación donde teníamos hambre en el norte, apagones, huelgas y él sólo decía "no es mi culpa", pero la voz de ese hombre llamado Daniel Ortega siempre continuó, esos discursos que escuchaba de niño los sentía como una continuación, cuánto sufrimos cada derrota electoral, cuántos decían que ya era demasiado que Ortega se retirara, él insistía en defender los derechos de los más pobres sin descanso.

No quiero aburrir con tantos testimonios que tengo como cuando tuve la oportunidad de conversar con el Comandante en Cuba en el 2001 y comprender tantas cosas, esa batalla épica para lograr la victoria en el 2007, bueno ahora he conocido cada programa del gobierno in situ, he podido recorrer el campo y ver con mis propios ojos cómo ha beneficiado "Usura cero", Hambre cero", Casas para el pueblo", la cruzada de alfabetización, el fin de los apagones, la nueva juventud organizada del frente que nace muy formada y consciente. Estoy orgulloso del FSLN, de mi Presidente y no dudaré en elegirlo de nuevo para que Nicaragua siga por el buen camino y seguir escuchando su voz de dignidad, justicia y amor por los pobres.

Ahora yo soy padre, mis hijos crecen en paz, amor y progreso.

Durante toda mi vida he escuchado la voz de Daniel en las buenas y en las malas y quiero ser franco en decir que quiero seguirla escuchando por muchos años más. Que siga al mando el mejor Presidente en la historia de nuestro país.

VIVA DANIEL Y VAMOS POR MÁS VICTORIAS

MARCIO VARGAS ARANA

DIRECTOR DE CINE Y TV

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total