Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

sábado, 28 de mayo de 2016

La "vacuna" del conocimiento Redacción Central


Vacunación | nuevaya
La "vacuna" del conocimiento
Redacción Central 

28/05/2016

Prevenir es la mejor forma de curar y el conocimiento, en este caso el de enfermedades, podríamos considerarlo como el primer paso para prevenir, toda vez que en este punto, el conocimiento viene siendo como una efectiva vacuna que nada cuesta y espanta males.

En ocasión de la celebración este sábado en Managua, organizado por el Ministerio de Salud (Minsa), de un Congreso Internacional de Enfermedades Respiratorias Agudas, que más fácil se identifican como IRA, vamos a aprovecharlo como pretexto para aumentar nuestros conocimientos sobre ese padecimiento.

Se trata, pues, de problemas infecciosos en las vías respiratorias que evolucionan en menos de 15 días y en ocasiones se complican con neumonía, de ahí que constituyan un importante problema de salud pública sobre todo en menores y en ancianos, los más vulnerables, que si no son tratados a tiempo y adecuadamente pueden hasta fallecer.

La compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, al referirse a esta reunión en el Hotel Camino Real Managua, alertó que la neumonía constituye un tema serio no solo para Nicaragua, ya que anualmente cobra la vida de 1,3 millones de niños en el planeta.

Precisó que la semana anterior se reportaron en el país 2,359 casos de neumonía, con lo que hace un total de 47,273 en lo que va de año 2016, dos por ciento menos que en igual lapso del año pasado, y hubo que lamentar el fallecimiento de 10 personas debido a este padecimiento.

Los factores ambientales que favorecen el IRA son la contaminación ambiental dentro o fuera del hogar y más donde ocurra hacinamiento.

El tabaquismo pasivo, la deficiente ventilación de la vivienda, cambios bruscos de temperatura, concurrir a lugares de concentración como teatros, cines, estancias infantiles a los que pueden asistir personas contaminadas porque, y este es otro de los factores, el contacto con personas enfermas abre las puertas para enfermarse dado que se trasmite con mucha facilidad.

¿Cómo se contagia? Pues por el aire, cerca de quienes tosen o estornudan; por contacto piel con piel, con simples apretones de manos o abrazo; en la saliva, a través de besos o bebidas compartidas, o por el contacto con una superficie contaminada, por ejemplo, el pomo de la puerta.

Los factores digamos que individuales son la edad, en primer lugar los menores de un año, y especialmente aquellos con solo dos meses de nacidos, la ausencia o interrupción de lactancia materna, desnutrición, infecciones previas que hacen de oportunistas, no completar el esquema de vacunación y la carencia de vitamina A.

Como se verá en estos dos puntos tratados, ambientales y personales, en nuestras manos está el control de muchas de estas variantes.

Y ¿cómo sabremos que podemos estar ante un caso de IRA? Pues si detectamos dificultades respiratorias, como puede ser el estar más acelerada que de costumbre, inapetencia que incluye no solo rechazo a alimentos sino también a líquidos que son el fundamental hidratante, fiebre por más de tres días…

Y, ante estos casos, no confiarse, no automedicarse, acudir en busca del criterio de profesionales y tener muy presente que con antibióticos no se previene la neumonía en los niños.

Las alertas nunca están de más y en este caso que tratamos ahora, debemos conocer que algunos pronósticos adelantan que posiblemente ocurra en algunas naciones un brote estacional adelantado de infecciones respiratorias.

mem/hl

http://www.lavozdelsandinismo.com/ciencia-tecnica/2016-05-28/la-vacuna-del-conocimiento/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total