Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

lunes, 9 de noviembre de 2015

A 98 años de la Revolución que cambió al mundo

A 98 años de la Revolución que cambió al mundo
POR EL COMUNISTA 


La revolución que cambió el mundo

La gran revolución socialista de Octubre de 1917 en Rusia fue uno de los acontecimientos más importantes del siglo XX para el conjunto de la historia de la humanidad: por primera vez, no se propone una revolución para reemplazar una forma de explotación por otra, más avanzada, sino para abolir toda explotación y opresión y construir una sociedad sin clases, la “Tierra sin Amos” de La Internacional.

Rodeado y atacado desde el primer día, enfrentándose con tareas nuevas y gigantescas, el primer Estado socialista materializó logros sobresalientes y promovió la lucha de los trabajadores y los pueblos, cambiando por completo la faz del planeta.

La Revolución de Octubre sigue siendo hoy en día la principal referencia para los que luchan por la soberanía, la democracia y el socialismo.


No hay otros eventos [que] hayan causado tales sentimientos fuertes y contradictorios a una escala global como la Revolución de Octubre: para los trabajadores, obreros, intelectuales progresistas y los pueblos oprimidos de todo el mundo, representó la realización de los ideales de liberación y emancipación y una fuente de inspiración y de enseñanzas a sus propias luchas y un fuerte sentimiento de solidaridad.

La gran burguesía y las potencias imperialistas, la vieron desde el principio como el principal objetivo a batir, se movilizaron en contra de sus poderosas características – ideológicas, diplomáticas, económicas y militares – para aislar, debilitar y derrotar al primer Estado socialista. Esta realidad dual marcó toda la existencia de la Unión Soviética y posteriormente todo el campo socialista.

El establecimiento de un gobierno obrero y campesino, las primeras medidas adoptadas, la naturaleza de sus objetivos supremos y la resistencia victoriosa a la agresión militar de 14 potencias capitalistas, junto con la reacción interna, elevó a la vez la admiración y el apoyo del proletariado en todo el mundo, expresando en las calles su apoyo al poder soviético: ‘Manos fuera de Rusia’.

La tenacidad del poder soviético joven demostró, en sus primeros años, los logros políticos, económicos, sociales y culturales extraordinarios que consiguió en condiciones espantosas, dejando en claro que la Revolución de Octubre no fue, como muchos reclamaban, un “accidente histórico”, sino el comienzo de una nueva era: la era de la transición del capitalismo al socialismo.

Sólo un poder revolucionario, aceptado y apoyado por los trabajadores y las masas populares, sería capaz de tomar la pérdida de la guerra civil y la agresión extranjera, que terminó en 1921. Sólo un poder así, dirigido por el Partido Bolchevique y apoyados por los soviéticos hizo posible construir los cimientos económicos del socialismo en condiciones de permanente estado de sitio, de bloqueo y de agresión en esa construcción materializada. En la Rusia de los Soviets nació, entonces algo nuevo.

Enseñanzas y el ejemplo

La insurrección victoriosa del 7 de noviembre de 1917 y el proceso de construcción del socialismo en Rusia y los territorios, que siguió después en 1922, y que se unieron a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, dejaron a los revolucionarios de todo el mundo unas experiencias y enseñanzas preciadas: el partido, su organización y principios de organización; el papel del Partido, la clase obrera y las masas; la necesidad de alianzas políticas y sociales; el desarrollo de la teoría del Estado y la revolución; la dialéctica entre lo general y lo particular y cuestiones potenciales que permanecen hoy como cuestiones centrales de la teoría marxista-leninista.

Pero la epopeya revolucionaria que comenzó el 7 de noviembre de 1917 fue también un ejemplo edificante, lleno de significado, para demostrar que no había poderosos obstáculos suficientes para detener la acción directora de la clase obrera, los trabajadores y los pueblos, todo dirigido y guiado por sus partes y las organizaciones de vanguardia.

Cometer errores es típico de los pioneros y encontraron formas creativas para corregirlos y superarlos, empezando de nuevo una y otra vez, después de la Guerra Civil y la invasión nazi-fascista, a sabiendas de retirarse cuando era necesario para avanzar rápidamente impetuosamente después, los comunistas, la clase obrera y el pueblo soviético se lanzaron con entusiasmo a la construcción de la nueva sociedad.

Los logros junto al ritmo impresionante y las difíciles condiciones en las que se produjeron nos dejaron un testimonio impresionante de la capacidad transformadora de las masas organizadas y en movimiento, con un impacto en todo el mundo.

En cuanto a las pérdidas registradas a finales del siglo XX, con las dramáticas consecuencias que hoy conocemos bien -la subida brutal de explotación de los trabajadores y la opresión del pueblo y de la proliferación de guerras imperialistas son algunos de los ejemplos actuales- que de ninguna manera niegan estas enseñanzas, experiencias y logros de la Revolución rusa.

Experiencias en la construcción de sociedades socialistas y la lucha de los comunistas y el pueblo son elementos esenciales de la futura construcción del socialismo en nuestros países hoy en día y sus características, expresadas ​​en programas comunistas.

Un proyecto que vive en la lucha de hoy

En la etapa actual, la lucha por objetivos inmediatos, de una política patriótica y de izquierda y de una democracia avanzada, que registre los valores humanos en el futuro de nuestros países, se supone que es parte constitutiva de la lucha por el socialismo. Se trata de dar los pasos acertados hacia la meta de la sociedad sin clases.

Como fue el caso en Rusia en 1917, la construcción del socialismo nacida de la combinación dialéctica de las leyes generales del desarrollo social y la realidad concreta de cada país, en sus múltiples y diversos aspectos.

Entre los objetivos fundamentales de la revolución socialista en nuestros países debe estar la abolición de la explotación del hombre por el hombre, la creación de una sociedad sin clases antagónicas inspirada en valores humanistas, en el transito de una ‘democracia’ se entiende en la complementariedad de sus derechos económicos, sociales, políticos y culturales y la intervención permanente y creadora de las masas populares de todos los aspectos de la vida nacional.

Dimensión mundial de los logros

En poco más de una generación, los territorios que conformaban la Unión Soviética pasó de semi-feudalismo, el oscurantismo y el retraso técnico a una gran potencia industrial, con altos niveles de creación cultural y pionera de la conquista del espacio -Era soviético el primer satélite artificial de la Tierra, el Sputnik, y el primer hombre en alcanzar el cosmos, fue el soviético, Yuri Gagarin.

En el campo de la economía, fue particularmente significativa la liquidación de la propiedad privada de los terratenientes y los grandes capitalistas, la colectivización de la agricultura y la instauración de la propiedad pública y la gestión de los sectores económicos clave, que, liberados de las limitaciones del sistema capitalista, se constituyeron en palancas del progreso, el desarrollo y la justicia social.

Fue el socialismo quien consolido la jornada de trabajo de ocho horas, el derecho a vacaciones pagadas, la liquidación de desempleo, el derecho a la maternidad, la emancipación de la mujer y la igualdad entre hombres y mujeres, la protección de la infancia, la salud y la educación gratuita, el derecho a la vivienda, entre otras muchas garantías laborales y sociales.

En términos sociales y culturales, la Revolución de Octubre avanzó en el tiempo, lo que para muchas personas eran meras aspiraciones, primero la eliminación del analfabetismo y el acceso generalizado a la creación y el disfrute de la cultura y las artes, se convirtió en una realidad. También la potencia soviética salvaguardó los muchos dialectos de los antiguos habitantes del imperio ruso, dotados después de la Revolución de alfabetos y promovió las lenguas nacionales, desapareciendo por completo el llamado problema nacional.

En términos de participación democrática, la Revolución de Octubre y la construcción del socialismo en la URSS permitió a millones de trabajadores, campesinos y otros trabajadores estar integrados en la dirección y gestión de la vida económica y social del país – desde la fábrica hasta la cooperativa, de la aldea a la unión- . El sacrificio y la dedicación fue el gran trabajo de la épica revolucionaria que comenzó el 7 de noviembre 1917.

Un proyecto vibrante y atractivo

Los efectos liberadores y emancipadores de la Revolución de Octubre no se limitaron a el vasto territorio de la Unión Soviética. Impulsado por el éxito de los bolcheviques, los trabajadores y los pueblos del mundo se embarcaron en la lucha por la conquista de derechos.

En los meses y años que siguieron a la Revolución, surgió en los Estados capitalistas una impresionante ola de luchas obreras, algunas de carácter insurreccional; las corrientes revolucionarias de la clase obrera se reforzaron y adquirieron preponderancia. Tras el establecimiento de la Tercera Internacional, en 1.919, se formaron partidos comunistas del mundo inspirados por el Partido Bolchevique forjado por Lenin.

En los territorios coloniales y dependientes, se ensanchó la lucha contra el colonialismo y la soberanía y la independencia nacional. Decididamente, se puso en marcha un gran cambio en el mundo.

Pero es sobre todo a partir de 1945 cuando el prestigio de la URSS alcanzó el más alto exponente y los ideales del socialismo tuvieron un mayor poder de atracción, debido al papel decisivo del ejército y el pueblo soviético, encabezado por su partido comunista, en la victoria sobre los nazis -fascistas y el heroísmo que en muchos países, los comunistas y otros antifascistas mostraron en la resistencia a la ocupación.

En los países capitalistas, los trabajadores ganaron derechos y garantías laborales y sociales; en diversas partes del mundo tuvieron lugar revoluciones populares señalando como objetivo el socialismo, que permitió la creación del sistema socialista mundial. Dirigido por sus movimientos de liberación, muchas personas obtuvieron la independencia de sus países derrocando al sistema colonial.

El imperialismo, que nunca ha cambiado su naturaleza, se vio obligado a frenar algunos de sus impulsos más agresivos, a pesar de que nunca cesó de ser hostil en las relaciones contra la URSS y el campo socialista, en la guerra fría, la carrera armamentista, el boicot económico, la desestabilización interna política y diplomática y el patrocinio anti comunista.

Cambiar el equilibrio de poder en el ámbito internacional causado por la desaparición de la URSS y el campo socialista llevó a retrocesos de civilización violentos. Sin embargo, las luchas actuales de los derechos de los trabajadores y los pueblos en defensa de la paz, la soberanía y la democracia tienen la marca de octubre. Sean o no plenamente conscientes de ello.

Naturaleza de clase

La Revolución de Octubre de naturaleza de clase se hizo evidente en los primeros dos decretos realizados por el II Congreso de los Soviets de diputados obreros, campesinos y todos los soldados Rusia, poco después de la proclamación del poder soviético, el 7 de noviembre 1917 (25 de octubre en el calendario vigente en ese momento en el país).

El ‘Decreto sobre la Paz’ y el ‘Decreto sobre la Tierra’, adoptados incluso antes de que los trabajadores y campesinos hubieran elegido al gobierno, encabezado por Lenin, revelaban ya las intenciones y objetivos de los revolucionarios rusos, que se inspiraron en las aspiraciones más profundas del proletariado y el campesinado del vasto país.

El ‘Decreto sobre la Paz’, aprobado -es bueno no olvidar- cuando miles de rusos todavía se desplomaban en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, propuso a todos los pueblos en guerra una “paz justa y democrática” sin anexiones ni indemnizaciones, la abolición de la “diplomacia secreta “y la cancelación de los tratados celebrados por el “Gobierno de los terratenientes y capitalistas de febrero al 25 de octubre de 1917”. El Decreto también se manifestó en la determinación del “éxito de llevar a cabo, la causa de la paz y, al mismo tiempo, la causa de la liberación de las masas de trabajadores y la población explotada de toda esclavitud y de toda explotación”.

Dado que el ‘Decreto sobre la tierra’ respondió a la demanda central de los campesinos rusos, aplastados por los grandes terratenientes, su primer artículo decretó la abolición inmediata de la propiedad terrateniente de tierras sin compensación y el segundo determinó el “paso al control de los Soviets de las propiedades de los terratenientes, con todo su ganado y aperos, edificios y todas las dependencias”.

Texto elaborado gracias a la aportación del Diario “Avante!”


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total