Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

martes, 16 de septiembre de 2014

ROSINA SALUDO ROSINA: POESÍA Y CIRCUNSTANCIA

ROSINA SALUDO
ROSINA: POESÍA Y CIRCUNSTANCIA
Por Winston Orrillo

La precaria salud me impide estar, aunarme al homenaje que, muy justamente, hoy, con este Conversatorio, se rinde a Rosina Valcárcel, escritora relevante en el Parnaso Peruano y, asimismo, una mujer que vive las dolorosas circunstancias de nuestro bienamado país, tan ahíto de desaguisados que, a veces, son el mejor caldo de cultivo para la depresión endógena, y cuyo paradigma más lamentable es José María Arguedas, y su voluntaria exclusión de nuestro mundo.

Rosina, sin embargo, no solo combate con el verso, con el gonfalón de sus poemas, sino que integra ese no muy numeroso contingente de seres comprometidos con la lid de los que queremos que el mundo –nuestro mundo- no se precipite al apocalipsis, sino que, premunidos de un pensamiento raigal: el de Vallejo, el de Neruda, el de Nicolás Guillén, el de su propio padre, el gran poeta Gustavo Valcárcel, creemos que la poesía no puede ser, solamente, procurar el verso bello y enhiesto, sino, asimismo, buscar la felicidad para las mayorías: hacer que la poesía sea un diáfano amanecer para aquellos, hoy relegados a un mundo de vicisitudes trágicas, pero superables.

Rosina Valcárcel, poeta entrañable, antropóloga, periodista de antenas bien atentas al acontecer del orbe, de nuestro orbe, hoy recibe un justo homenaje al que no podemos dejar de aunarnos.

Admiro su poesía, su permanente rebeldía para domeñar las formas cada vez más mutantes, pero que ella sabe embridar con maestría y con un gran cúmulo de lecturas, porque la poesía, como se sabe muy bien, no es solo producto de la inspiración, sino que ella demanda un trabajo férvido, una entrega intensa y extensa en todos sus libros, en sus numerosos poemarios que, sobre todo, quedan como un legado inexhaustible para las nuevas generaciones.

Libro a libro, verso a verso, la poeta ha llegado hasta un sitial que, creemos, le permite hacer que su canto sea una melodía que, ya, poco a poco, va perteneciendo a todos.

Saludo, pues, a una escritora, a una poeta, y a su obra pugnaz, con la que abre nuevos caminos en la lírica que hoy se hace en nuestro inabarcable y país, en trance de cambios urgentes.


La Calera, Lima, setiembre de 2014

2 comentarios:

  1. Despierto con asombro y emoción, gracias al compañero Manuel Moncada del pueblo de Nicaragua, de ese pueblo sandinista maravilloso, que construye su presente y porvenir, ha sido editado el saludo fraterno del poeta Winston Orrillo a mi obra Poesía Reunida, 1966-2013 (Lima, Fondo Editorial Cultura Peruana, 2014) y a la actividad que se efectuará mañana jueves 18 en el Centro
    Cultural Ricardo Palma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto me alegra compañera Rosina por haberle despertado asombro y emoción con la edición del saludo que el poeta Winston Orillo brinda a su Poesía Reunida.

      Eliminar

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total