Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

viernes, 24 de enero de 2014

“El enseñar y el aprender constituyen la tarea más espiritual del hombre”

Por: Javier Ramírez

El benemérito de las Américas Don Benito Juárez García, señaló al respecto que “La instrucción es la primera base de la prosperidad de un pueblo, a la vez que el medio más seguro de hacer imposible los abusos del poder.”Texto y Fotografía: Javier Ramírez.

El tema de la falta de maestros en las escuelas Primarias por falta de la firma para renovar sus respectivos contratos por parte del Ministerio de Educación es sumamente grave porque se están violando los Derechos Humanos de las niñas y niños en cuanto a mandato Constitucional de los Artículos 1, 2 ,3 y 4 que establecen que es obligación del gobierno de la República velar por la Vida, Seguridad, Salud y EDUCACIÓN de los ciudadanos guatemaltecos.

Así como también se están violando los derechos humanos de la niñez guatemalteca plasmados en importantes Convenios y tratados  internacionales, los cuales han sido suscritos y ratificados por Guatemala, como lo son la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Declaración de los Derechos del Niño, y la Convención sobre los Derechos del Niño.

Este año se está afectando gravemente a miles y miles de niños y niñas de las escuelas públicas a nivel nacional quienes han sido afectados al no estar recibiendo sus primeras clases ante la falta de sus respectivos maestros a quienes el Ministerio de Educación NO les han renovado su contrato.

Para evitar afectar a la población estudiantil con la falta de maestros  el Ministerio de Educación debería revisar y firmar los Contratos de los maestros desde el Mes de Noviembre o Diciembre para que en Enero cuando inician las clases regresen de manera normal a los planteles educativos tanto los maestros como los alumnos.

Desde mi humilde Punto de Vista, ningún gobierno, grupo, ó movimiento popular que ignore a la inmensa mayoría podrá tener repercusiones históricas de verdadera trascendencia en nuestra amada Guatemala. El bienestar social es una de las preocupaciones más importantes para nosotros los guatemaltecos en especial los que conformamos el 93% de la población pobre del país, porque el 7% lo representa la clase Burguesa y los Ricos Oligarcas, en donde están concentradas todas las riquezas de nuestra Nación.

En virtud a lo anterior los gobernantes que tienen la oportunidad de llegar a la presidencia de la República independientemente del partido que sea, deberían de retomar real y concretamente y no sólo en teoría o parcialmente, el mandato Constitucional del los Artículos 1, 2 ,3 y 4 que establecen que es obligación del Gobierno de la República  velar por la Vida, Seguridad, Salud y Educación de los 15 millones de   guatemaltecos.

En este sentido, el actual Gobierno Estatal debería retomar el camino y darle un fuerte impulso sin precedentes al rubro de la educación pública; a través los programas y proyectos sociales como la Educación Gratuita en todas las escuelas del país.

Por otra parte, es preciso que el Presidente de la República Otto Pérez Molina y la Ministra de Educación Pública Cinthya del Águila, recuerden que en todo Plan de Desarrollo Estatal, se debe de actuar de manera responsable, conforme a derecho y con total apego a la ley y jamás se debe olvidar fomentar, promover, impulsar y sobre todo garantizar la Educación Pública, pues esta NO es por voluntad propia impulsarla, sino más bien es un mandato constitucional plasmado en nuestra Carta Magna y las leyes que de ella emanan.

Para ahondar más al respecto veamos qué es lo que nuestra Carta Magna establece sobre ese sagrado derecho que tienen todas las niñas y niños de Guatemala al acceso de la  Educación Pública, así como lo que establecen los Pactos y Convenios Internacionales firmados y ratificados por Guatemala en cuanto a este importante rubro.

El Derecho a la Educación está garantizado a favor de todos los guatemaltecos; por el artículo 71 de nuestra Constitución Política de la República de Guatemala, el cual establece fundamentalmente lo siguiente:

Que toda persona sin distinción de raza, color, religión, sexo, posición económica, edad, idioma, opinión política, origen o cualquier otra condición, tiene derecho a recibir educación.

El estado es el encargado de impartir educación preescolar, primaria y básica, la educación pre-primaria, primaria y básica son obligatorias; toda educación que imparta el estado será gratuita. (Artículo 74).

La educación que se imparte tenderá a desarrollar armónicamente todas las facultades del ser humano y fomentará en él, a la vez, el amor a la patria y a la conciencia de solidaridad nacional y universal, en la independencia y en la justicia. (Artículo 72).

La educación será laica. Por lo tanto, debe mantenerse por completo ajena a cualquier doctrina religiosa. (Artículos 36 y 73).

La educación debe basarse en lo resultados del progreso científico y luchará contra la ignorancia y sus efectos, las servidumbres y los prejuicios. (Artículos 74 y 80).

El criterio que orientará a la educación deberá ser democrático, nacional y que contribuya a la mejor convivencia humana, características que aseguren el constante mejoramiento económico social y cultural de nuestro país; que atienda a la comprensión de nuestros problemas, al aprovechamiento de nuestros recursos, a la defensa de nuestra independencia económica y a la continuidad y acrecentamiento de nuestra cultura y que busque, además, robustecer en el educando el aprecio a la dignidad de la persona, a la integridad de la familia, a la convicción del interés de la sociedad, así como a los ideales de fraternidad e igualdad de derechos de todos los hombres. (Artículo 72, 79, 80).

Que evite los privilegios de razas, de religión, de grupos, de sexos o de individuos. (Artículos 71, 74,75 y 76).

Asimismo, el estado promoverá y atenderá todos los tipos y modalidades educativas incluyendo la educación superior necesarios para el desarrollo de la nación. Apoyará la investigación científica y tecnológica y cooperará al estudio de solución de los problemas nacionales. (Artículos 80 y 82).

A nivel Nacional:

“Ley de Protección Integral de la niñez y la adolescencia.”

Esta Ley nos indica en sus artículos 36, 37, 38, 41 y 43 los derechos inherentes a favor de los niños y los adolescentes. Nuestro derecho a la educación también está reconocido en importantes documentos internacionales, los cuales han sido suscritos y ratificados por Guatemala. Entre ellos enumeramos los siguientes.

A nivel Internacional:

“Declaración Universal de los Derechos Humanos.”

Esta declaración establece que todos tenemos derecho a la educación. Que el estado debe proporcionar enseñanza básica gratuita y obligatoria; así como también debe ofrecer instrucción técnica y profesional.

Que la educación deberá buscar el pleno desarrollo de nuestra personalidad humana y enseñarnos a respetar los Derechos Humanos, a comprendernos, a tolerarnos y a estimarnos, fomentando una mejor convivencia entre nosotros y a la amistad entre pueblos. También deberá contribuir con las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz; además de que los padres tienen derecho preferente a escoger el tipo de educación de sus hijos. (Artículo 26).

A nivel Internacional:

“Declaración de los Derechos del Niño.”

En el principio 7º de esta Declaración se establece que los niños tienen derecho a recibir educación, la cual será gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales. La educación deberá favorecer su cultura general y permitirles en condiciones de igualdad de oportunidades, desarrollar sus aptitudes, su juicio individual, y su sentido de responsabilidad moral y social a fin de llegar a ser un miembro útil de la sociedad.

A nivel Internacional:

“Convención sobre los Derechos del Niño.”

Esta convención establece el derecho de los niños a la educación sobre la base de la capacidad; asimismo proporcionarán a todos los niños información y orientación en cuestiones educacionales y profesionales, implementando medidas para fomentar la asistencia regular a las escuelas y reducir las tasas de deserción escolar.

La disciplina escolar debe de administrarse de modo compatible con la dignidad del niño. La educación buscará eliminar la ignorancia y el analfabetismo en todo el mundo y facilitar el acceso a los conocimientos técnicos y a los métodos modernos de enseñanza. (Artículos 28 y 29).

De acuerdo a este documento internacional la educación deberá tener como objetivos los siguientes:

1) Desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física del niño hasta el máximo de sus posibilidades.

2) Inculcar al niño el respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales y de los principios consagrados en la carta de las Naciones Unidas.

3) Inculcar al niño el respeto a sus padres, a su propia identidad cultural, a su idioma, y a sus valores, (los valores nacionales del país del que sea originario y de las civilizaciones distintas a la suya).

4) Preparar al niño para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión, paz, tolerancia, igualdad de sexos y amistad entre todos los pueblos, grupos étnicos, nacionales y religiosos y personas de origen indígena.

5) Inculcar al niño el respeto al ambiente y al entorno ecológico que lo rodea.

Para finalizar solo me resta indicar que solo mediante la educación, el niño y el joven llegan a ser hombres conscientes de su destino, lo anterior en virtud de que la educación es un medio de obtener y ejercer la libertad, en vista de que la ignorancia también es una forma de esclavitud. El enseñar y el aprender constituyen la tarea más espiritual del hombre. Redacción y Edición para El Clarín de Colombia: Javier Ramírez.

PD/ El Presidente de la República Otto Pérez Molina, y la Ministra de Educación Pública Cinthya del Águila, debería de analizar concienzudamente que es de suma importancia para la sociedad guatemalteca en general que ellos, de manera responsable, garanticen que se dé cabal cumplimiento al rubro del bienestar social, que está plasmado con especial énfasis en el mandato Constitucional en los Artículos 1, 2 ,3 y 4 que establecen que es obligación del gobierno de la República velar por la Vida, Seguridad, Salud y Educación de los 15 Millones de guatemaltecos lo que debería de ser la prioridad del actual Gobierno Estatal.

Así como también garantizar que se cumplan cabalmente los Convenios y tratados  internacionales, los cuales han sido suscritos y ratificados por Guatemala, como lo son la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Declaración de los Derechos del Niño, y la Convención sobre los Derechos del Niño.

Teniendo como premisa las sabias y acertadas palabras del benemérito de las Américas Don Benito Juárez García, quien señaló al respecto “La instrucción es la primera base de la prosperidad de un pueblo, a la vez el medio más seguro de hacer imposible los abusos del poder.”

Por esta poderosa razón de peso podemos decir con toda propiedad que el presidente de la República Otto Pérez Molina, y la Ministra de Educación Cinthya del Águila, deberían de tomar responsablemente el problema de la falta de maestros en las escuelas públicas a nivel nacional ante la falta de firma y autorización de los contratos de los maestros.

Maestros ustedes son quienes forjan en clase a nuestros hijos inculcándoles desde tierna edad valores, morales, espirituales, civiles y amor a la patria que un día nos viera nacer, necesarios para incorporarlos a la sociedad como mujeres y hombres útiles y productivos.

Quienes sin lugar a dudas aportarán su conocimiento aprendido en las aulas escolares a través de las diversas ramas profesionales que ellos pondrán al servicio de la sociedad guatemalteca.

A través de EDG Noticias les brindamos un merecido y justo reconocimiento a las maestras y maestros que han ofrendado los mejores años de su vida en las aulas de las escuelas públicas y que forjaron a mujeres y hombres ilustres, presidentes, diputados, poetas, científicos, empresarios, médicos, y premios nobeles.

Gracias queridas maestras y maestros por garantizar responsablemente que el mandato Constitucional, así como también los Convenios y tratados  internacionales, los cuales han sido suscritos y ratificados por nuestro país sean aplicados en Guatemala. Sin olvidar en ningún momento como lo han hecho los Gobiernos Estatales anteriores y el que está en turno que “El enseñar y el aprender constituyen la tarea más espiritual del hombre.” Javier Ramírez.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total