Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

lunes, 2 de septiembre de 2013

Obama atrapado en el pasado que le recordó Daniel Ortega

Obama atrapado en el pasado que le recordó Daniel Ortega

2 de septiembre 2013

Más del 70% de los estadounidenses no quieren una nueva Irak, la mayoría del pueblo francés tampoco desea ver envuelto a su país en aventuras genocidas, ni las Naciones Unidas alientan un ataque a Siria. Si Occidente creyera en la “democracia” que le exige al pie de la letra al resto del mundo, rápido es concluir que ni un solo triquitraque extranjero explotaría en Damasco.

Pero las palabras en la lengua imperial de las potencias no significan lo que dice el diccionario de los hombres y mujeres de buena voluntad que habitan el planeta.  El presidente Barak Obama nos ha ampliado la definición del Premio Nobel de la Paz y lo que debe entenderse por Democracia: 

"Estamos preparados para atacar cuando quiera que queramos. Estoy preparado para dar esa orden, pero habiendo tomado mi decisión como comandante-en-jefe, basándome en lo que estoy convencido son nuestros intereses de seguridad nacional, también soy consciente de que soy el presidente de la democracia constitucional más antigua del mundo”.

Es, pues, muy propicio saber que el pasado arrastra al futuro, la bárbarocracia se presenta como democracia y a la matancina se le llama “Primavera Árabe”.

El 17 de abril de 2009, el Jefe de Estado, Daniel Ortega, en un relato histórico de los desencuentros de los Estados Unidos con Nicaragua y Cuba, recordó, en la V Cumbre de Las Américas, los errores bélicos y políticos a los concurrentes, especialmente al entrante presidente Barack Obama. 

“Esperamos que eso sea ya historia, queremos creer que eso sea ya historia. Porque tenemos culturas con sus propias características, que cuando converso en ocasiones con representantes, con congresistas norteamericanos, y empiezo hablar de todo esto, me dicen, eso es historia. Pero es que no puede ser historia para nosotros…”, advirtió con mucha visión el estadista nicaragüense.

“Yo no vine aquí para pensar en el pasado, vine aquí a pensar en el futuro. Debemos aprender de la historia y no debemos dejar que nos atrape”, replicó Obama en Puerto España, cuando estrenaba una parte del poder. El reestreno del “pasado” con todas sus extras, en la guantera del cargo, vendría luego.
 
Transcurrieron exactamente cuatro años y cuatro meses para que Obama, con los hechos, le diera la razón al comandante Ortega sobre quién quedó “atrapado en el pasado”. Si ayer fueron Nicaragua y Vietnam, Chile o Irak…, ahora le corresponde el turno a Siria.

Portaaviones, misiles y otras “abstracciones”

Obama dijo en la citada Cumbre: “todo país ha tenido su propio camino” y hay que recordar que “nuestros países, todos, fueron colonizados, por imperios.

No es cuestión de abstracciones o debates ideológicos, es cuestión si estamos logrando mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”. 

Las “abstracciones” de Obama consisten actualmente en cinco modernos destructores en el Mediterráneo, donde marca presencia con su VI Flota, la más entrenada en “debates ideológicos”: bombardeó Libia con “argumentos” contundentes.   

Preparados para el “debate” que dirige el Premio Nobel que ahora artilla la Paz, se encuentran los acorazados: USS Graveley, USS Barry, USS Mahan, USS Ramage y el USS Stout a lo largo de la costa siríaca, para que “todo país siga su propio camino”. Por si alguien se quiere salir de la ruta, la marina está equipada con casi 100 misiles de crucero Tomahawk, más 150 mil desde los submarinos. Y 2 mil 200 marines del USS San Antonio al este del Mediterráneo… por si acaso.

Para “mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”, Obama tiene listo dos portaaviones: USS Harry S.Truman y el USS Nimitz, fondeando en Medio Oriente.

Por si fuera poco, el Secretario de Estado, John Kerry, enriqueció la doctrina del Derecho Internacional, en una alocución sabatina a altos miembros del Congreso: Estados Unidos no puede quedar atado a la política exterior de otros países.  

Y esta es “la política exterior de otros”, representada por la posición oficial de la ONU: “Es la única en capacidad de establecer los hechos de manera imparcial y creíble, con respecto al empleo de artefactos químicos en el país árabe”. 

Sin esperar la relación científica de los inspectores de la ONU, ni escuchar las voces mayoritarias de protesta global contra la injerencia en Medio Oriente, los refinados “demócratas” exigen “castigo” contra el gobierno de Bashar Al Assad,  como ocurrió en el “pasado atrapado” con Irak. 

Los que recetan su “verdad”

Recientemente, en un discurso ponderado y que causó que ex presidentes como Hipólito Mejía, de República Dominicana, y  otros dignatarios reunidos en Managua le felicitaran, el comandante Ortega dijo que en Siria, partiendo de algo local, los inconformes fueron “inducidos y dirigidos por quienes piensan que ellos tienen la fórmula de la Libertad y la Democracia en el Mundo, que son los países europeos y los Estados Unidos”.

El mandatario lamentó que se quiera imponer “esas fórmulas a Culturas en las que no calza la Cultura Occidental;  donde, en todo caso, serán ellos los que con el paso del tiempo irán determinando qué rumbo tomar”. 

Las palabras del Presidente de Nicaragua van en paralelo al pensamiento de uno los más grandes historiadores de todos los tiempos, el inglés Arnold Toybee: “En su lucha por la existencia, el Occidente ha acorralado a sus contemporáneos y los ha enredado en las mallas de su superioridad económica y política, pero no los ha despojado todavía de sus culturas distintivas. Por muy apremiadas que se hallen, pueden aun considerar como suyas a sus almas”. (Estudio de la Historia. Compendio.)

Ahora, dijo el comandante Ortega, ya decidieron que el Gobierno sirio…utilizó armas químicas. Ya lo decidieron, ¿quiénes? Inglaterra, Francia, Italia, y los mismos Estados Unidos...Ya han instalado cohetes, preparando la aviación; o sea, los “demócratas”, los “civilizados”, la culta Europa, la civilizada Europa hablando de muerte, de guerra.  

Al rememorar  la limpia historia de Martin Luther King, medio siglo después de anunciar su hermoso sueño, el Presidente de la República sintetizó la historia hoy en desarrollo: “Vemos en el mundo que tenemos dos enormes Procesos: los Procesos de Integración, de Unidad, de Desarrollo Económico, de Desarrollo Social, de Entendimiento Político para la Paz, y para erradicar la pobreza. Y por otro lado, tenemos el mismo Modelo de dominación, Colonialista, Neocolonialista, Imperialista, que se niega a aceptar que sus tiempos se acabaron”.

Bien respondió Obama al líder histórico del FSLN: “Yo no vine aquí (a la Cumbre) para pensar en el pasado”. Llegó para actuar desde ahí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Seguidores

Páginas vistas en total