Portada de antigua versión de Revista Libre Pensamiento

lunes, 18 de julio de 2011

Al árbol debemos…

 Al árbol debemos…
Por Lenin Cardozo


Los Arboles
De los arboles todo sabemos
menos ¿Que son los arboles?
Parecieran incapaces de moverse
 fijados en la tierra.
Viajan sin retorno por el paisaje de la vida.
Junto a nosotros en alianzas amorosas
(O en incomprensibles odios torvos).
Presentes ellos allí en su locuaz silencio.
A la vera de la existencia siempre,
en medio de una realidad sin respuestas
(Lubio Cardozo, poeta venezolano)

Para las culturas antiguas, el árbol además de ser parte de la esencia de sus vidas, por ser su primer cobijo,  proveedor de frescas sombras y refugio de aves, buscadas para la caza; también mostraban, admiración, respeto, veneración, ante su fortaleza de erguirse hacia los cielos, plantarse con firmeza en la tierra y adaptarse a los ciclos de los tiempos. 

Ellos, significaban la conexión entre la tierra y el cielo. Era el simbolismo de la verticalidad, de la vida en completa evolución.  Sentían, que cada hombre o mujer lleva en su interior un árbol, que los impulsaba a crecer de la mejor manera. Oír a los arboles, les permitía entender su destino y predecir el futuro.  Los arboles, eran a su vez, los  protectores de todo lo material y espiritual.


Los del mundo de las ciencias, de todos aquellos que estudian a los arboles, la admiración sigue siendo infinita.  Son los organismos de mayor tamaño y mayor tiempo de vida en la tierra. Su altura aun no la puede explicar la ingeniería, y su capacidad como procesadores químicos, sigue siendo  indescifrable.  Toman agua y sales de la tierra y lo llevan a sus hojas, hasta más de 100 metros.  Por medio de la fotosíntesis de las hojas que combinan el agua y sales con el dióxido de carbono del aire, logran producir los nutrientes para alimentarse.


Verdaderos filtros naturales, para eliminar el dióxido de carbono y contaminantes que existe en el aire.


En el presente, los arboles ocupan el  6 por ciento de la superficie de la tierra y aun así, ellos permiten la vida de más de la mitad de las especies biológicas en el planeta.  Cuando se tala un árbol, se va una vida y un protector de muchas especies.  La existencia de ellos es tan importante, que falta inteligencia para entender tanta indiferencia y crueldad de los humanos para con ellos.


¿Que nos paso? Que perdimos la capacidad de admirar y venerar,  a estos seres tan extraordinarios. A tal punto que en nuestra cotidianidad, un árbol no significa nada.  No hay tiempo para observarlos, para disfrutar de su belleza.  Simplemente, no hay nada para ellos.  Ni minutos ni segundos para contemplarlos o para protegerlos.  En nuestra cultura se borro  la noción de su existencia y con ello, nuestro principal arraigo con la naturaleza.

Por Lenin Cardozo

Sobre el autor: Lenin Cardozo (1960) Ambientalista venezolano.  Director Ejecutivo de los noticieros ambientalistas Canal Azul 24 (www.canalazul24.com), Blue channel 24 (www.bluechannel24.com) y ANCA24 Agencia de noticias ambientales para las Americas. Fundador de la ONG AZUL Ambientalistas (www.azulambientalistas.org).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Follow by Email

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Seguidores

Páginas vistas en total